Miguel Alvarado: texto. Karen Colín: diseño: Ramsés Mercado: imagen.

Toluca, México; 21 de enero de 2022.

La única realidad de Toluca, en materia de seguridad pública, es que la policía municipal no cuenta con patrullas para recorrer la ciudad. Sin patrullas, a pie, no puede hacerse una estrategia de seguridad adecuada en una ciudad tan violenta. Las 480 patrullas con las que contaba la ciudad eran rentadas y ese contrato expiró. Fueron recogidas por la empresa CA Soluciones Financieras S.A. de C.V, el 31 de diciembre de 2021. Para ese momento Toluca estaba ya sumida en un caos de protestas por impagos de quincenas, aguinaldos y prestaciones porque quien era alcalde en ese momento, el morenista Juan Rodolfo Sánchez Gómez, aseguraba que la ciudad estaba quebrada, que no había recibido sus pagos y que no había manera de liquidar las deudas.

El quebranto era tal que no había, ni siquiera, para la gasolina de patrullas, carros de bombero y para el funcionamiento del servicio de Limpia. Días después, se reconocía que la deuda de Toluca alcanzaba los mil 400 millones de pesos.

La policía no se salvaba. Además de las quincenas que se les deben a los agentes, ahora sin patrullas no podrían recorrer el municipio. El nuevo ayuntamiento, encabezado por el priista Raymundo Martínez, tuvo una ocurrencia y quiso aprovechar la ausencia de patrullas como una ventaja. Así que a alguien se le ocurrió que si ya era inevitable que los agentes anduvieran así, entonces que lo hicieran como parte de un programa denominado Policía Pie a Tierra, y que en lugar de vigilar, porque no pueden hacerlo, que estos agentes trataran de vincularse con la ciudadanía directamente en sus casas, como marca ahora el protocolo que han seguido casi desde inicios de año.

Pero eso sólo funciona para apuntar nombres, algunos datos y nada más.

Los policías caminan por las colonias, eso sí, y algunos de sus testimonios ejemplifican que el programa de Policía Pie a Tierra apenas sirve para mantenerlos ocupados. “Hemos presenciado robos a mano armada y la verdad si antes en unidades nos mandaban al auxilio mucho después, peor aún caminando. No se puede apoyar ni ayudar a la ciudadanía de ninguna forma”, refieren agentes de la ciudad que han guardado anonimato, y que se encuentran preocupados por lo inefectivo que hasta ahora resulta el programa.

– Ahora el presidente municipal nos está obligando a realizar un operativo que se llama Puerta por Puerta, y vamos casa por casa tomando datos y haciendo croquis de las colonias para justificar nuestro trabajo. Muchas personas nos han reclamado diciéndonos que cómo es posible que nos prestemos a realizar dicho operativo si nos ponemos en riesgo de contagios. No contamos con armas o unidades para desplazarnos- señalan los agentes en tanto sostienen el protocolo que les han entregado para abordar a la gente en sus domicilios. “Estamos trabajando para Usted. Soy su policía del Programa Pie a Tierra Casa por casa”, dice ese documento.

Hoy por la mañana el tema de la policía y la seguridad en Toluca debió ser explicado por el alcalde Martínez, quien lo hizo mal y a medias: “estamos trabajando con lo que tenemos. Resolvimos un problema de uso de armas de fuego. Hay una licencia que hay que pagar, que no se había pagado en más de un año. Ya la portación de armas por parte de nuestros elementos es legal, ya no hay posibilidad de que por alguna circunstancia pudieran verse involucrarse en algún tema y cargar con algún delito”, dijo el edil.


Después dijo que el C2 que tiene Toluca será vinculado al sistema C5 del gobierno del Edoméx y que la sede de la Guardia Nacional será cambiada en breve, por lo que saldrá de las instalaciones que ahora ocupa en el barrio de El Seminario.

– A las autoridades no les importa que la pandemia está en alza de contagios y manda a todos los policías a caminar sin armas a colonias que son zonas rojas de asaltos y robos a locales, casas y personas. Es necesario que la gente sepa que no es porque los queramos molestar en sus domicilios y locales. Es más bien porque el presidente quiere utilizar ese operativo sin importarle el que su personal policiaco se contagie o contagie a la gente durante esas entrevistas. Ese acercamiento es una tontería- dicen los agentes, que siguen esperando a que lleguen unidades nuevas, lo cual, parece, tardará bastante.

Respecto de los adeudos que significaron las rentas de las patrullas, el alcalde ha dicho que se buscará una manera de liquidarlos. Lo mismo pasa con los proveedores, a quienes tampoco se les terminó de pagar ñor servicios y trabajos. La cartera vencida que en ese sentido enfrenta Toluca es de mil 400 millones de pesos.

El edil pidió que se confíe en la policía, aunque el índice de desconfianza respecto a ella es de 60 por ciento. Dijo que buscará garantizar los pagos a los agentes y cambiar las condiciones de la policía “porque es muy penoso que se haya llegado a una situación como la actual”.

Pero si para la policía ir a casas es inútil por donde se le vea, para el alcalde Martínez no es así. “Tenemos hoy un desafío, que la policía no sea un pasivo de la administración municipal, que sea el principal activo a través del trabajo comunitario pie a tierra, porque estoy convencido de que de esta innovaremos el liderazgo que tiene que ver con trabajar con la gente desde lo comunitario donde realmente nos necesitan”.

Toluca sí tenía dinero para pagar una parte de sus adeudos y recibió 239 millones 993 mil 700 pesos por concepto del Fondo General de Participaciones. Además, del Fondo de Fomento Municipal la capital del Estado de México recibió 31 millones 889 mil 809 pesos según el documento denominado “Acuerdo por el que se dan a conocer las participaciones federales y estatales pagadas a los municipios del Estado de México correspondientes al periodo de octubre a diciembre del ejercicio fiscal 2021”, contenido en la Gaceta de Gobierno correspondiente a enero de 2022, recientemente publicado por el gobierno estatal.

Deja un comentario