Redacción VcV

Toluca, México; 6 de febrero de 2020. ¿Puede la basura ser usada para crear arte? ¿Cómo puede integrarse el sonido a una obra que además es una denuncia?

Con la instalación Membrana modular, expuesta en el Centro de Innovación en Cultura y Casa de la Mora de la Universidad Autónoma del Estado de México, el artista Adrián Aroko lo hace, pues realiza una crítica acerca de la producción exacerbada de basura electrónica en las grandes urbes.

El creador detalló que la pieza es una instalación sonora, que funciona a través de la interacción con altavoces y transmisores de microondas. “Al alterarse por el movimiento de algún cuerpo humano, la obra genera sonidos”.

La pieza, manifestó, cuya elaboración tomó alrededor de dos años, fue realizada con material reciclado como puntos de acceso, módems y repetidores de señal.

Membrana modular, expresó, está compuesta por 27 dispositivos electrónicos, que ya eran chatarra y ahora cumplen un segundo ciclo de vida útil, al formar parte de esta exposición artística.

“Los avances tecnológicos provocan que desechemos, cada vez más rápido, de los productos que adquirimos. Así que este trabajo es una crítica al consumismo, a la cantidad de basura electrónica que generamos”.

Por ejemplo, refirió, la mayor parte de las antenas que se encuentran en la ciudad funcionan a partir de microondas, las cuales tienden a desaparecer por la evolución de las ondas milimétricas, así que la vida útil de estos dispositivos se terminará y las antenas se volverán desechos. Adrián Aroko lanzó un llamado a ser responsables con el uso y compra de dispositivos electrónicos e hizo un llamado a reutilizar cualquier producto que tenga la posibilidad de otro ciclo de vida, antes de arrojarlo a la basura.

Deja un comentario