26 mayo, 2024

Trabajan en hospital López Mateos en condiciones infrahumanas

Trabajan en hospital López Mateos en condiciones infrahumanas

Ramsés Mercado: información e imagen. Miguel Alvarado: texto.

Toluca, México; 24 de octubre de 2022

Una crisis de derechos humanos, de insumos y de autoridad es la que atraviesan trabajadores del hospital Adolfo López Mateos, en la ciudad de Toluca. Aunque esa crisis, permanente en lo que va del sexenio del gobernador del Edoméx, Alfredo del Mazo, y de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha provocado incluso casos de arresto, como lo denuncia Andrea “N”, quien trabaja en el López Mateos.

En ese sentido, médicos que laboran ahí denuncian además la detención de Fernando “N”, uno de sus colegas, en la Ciudad de México, el 18 de octubre de 2022, en el hospital Primero de Octubre. Adscrito al ISSSTE, sus compañeros reclaman que la instancia a la que pertenece lo abandonó y que incluso la institución lo criminalizó.

-Ahora ya fue liberado, sin embargo, los cargos no han sido retirados- señala Andrea, médica internista y quien forma parte de quienes han parado parcialmente labores en protesta por ésa y otras situaciones, en el hospital toluqueño López Mateos.


El grupo al que pertenece también exige que sus derechos sean respetados, y temen que lo que le pasó a Fernando “N” les pase a ellos.

-Nosotros aportamos material de nuestra bolsa para curar a nuestros pacientes- señala Andrea, quien confirma que el López Mateos es uno de los nosocomios más castigados por la falta de insumos. Les faltan jeringas, guantes y otros aditamentos.

Ellos, señala Andrea, que han tenido que trabajar sin guantes obligados por el desabasto, lo cual pone en riesgo a los involucrados en esas revisiones. Principalmente los guantes han sido un gran problema en ese lugar.

-Nos pagan 936 pesos quincenales, es decir, ganamos 5 pesos por hora. Y con ese dinero no alcanza para mucho, pero además con esa cantidad debemos comprar guantes. Ese es un gasto que hemos cubierto nosotros desde hace mucho, no la institución- apunta ella, quien precisa que una caja de guantes cuesta alrededor de 200 pesos. Cada par de guantes se usa para la revisión de un solo paciente.

Otros insumos que médicos y enfermeros pagan son algodones y alcohol -llamadas torundas- porque en el departamento de Enfermería no hay. Además, se han comprado cintas.


Los residentes son obligados a realizar guardias de 36 horas seguidas, las cuales deben cubrir sin descanso o con siestas mínimas de una o dos horas, recargados en los escritorios o en lugares inapropiados para restablecerse.

-Hay muy pocas áreas de descanso. Nosotros somos casi 100 internos, y apenas hay unas tres camas para nosotros en todo el hospital. La verdad es que el trabajo es muy exigente. Pero además, para el tamaño de hospital que tenemos, somos muy pocos. Hacemos guardias de una sola persona para todo el servicio- denuncia Andrea.

La realidad, dice Andrea, que estas condiciones y situaciones no son culpa de sus jefes, los médicos residentes. La realidad es que simplemente no hay materiales para trabajar ni personal suficiente. Y esta es una situación por la que pasan todos los trabajadores del López Mateos. -Si nosotros no trabajamos, entonces nadie más lo hará- dice Andrea- y lo hacemos porque queremos mucho a nuestro hospital. Sin embargo, hay irregularidades como en todo el país, en el sector público. Necesitamos un espacio para hablar con los directivos, un espacio para que nos escuchen. Invitamos a nuestros compañeros internos de otras instancias para que se manifiesten y exijamos juntos nuestros derechos.

Tags

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias