30 mayo, 2024

Llega viruela del mono a Toluca: hay dos casos y 3 más en Edoméx

Llega viruela del mono a Toluca: hay dos casos y 3 más en Edoméx

Redacción VcV

Toluca, México; 28 de julio de 2022.

Los dos primeros casos de viruela del mono o símica se registraron en Toluca y fueron confirmados por el secretario estatal de Salud, Francisco Fernández Clamont, quien además ubicó otros tres en Texcoco, Zumpango y Neza.

El funcionario dijo que una parte de los pacientes detectados había viajado al extranjero, lo cual sigue la misma ruta de tránsito que siguieron los primeros casos de coronavirus. También precisó que otra parte de los contagiados son inmunosuprimidos por alguna otra enfermedad, aunque se negó a precisar su orientación sexual.

Los pacientes, hasta ahora, se encuentran estables y se han tratado en sus domicilios. La viruela del mono es una infección viral que genera lesiones y malestar general como dolor de articulaciones, dolor de cabeza, crecimiento de ganglios en algunas regiones del cuerpo. 

Por ahora, en el Edoméx, como apenas se ha detectado, no ha generado ningún tipo de ocupación hospitalaria aunque la Organización Mundial de la Salud ha emitido una alerta de sanidad. Funcionarios de esa organización han asociado esta enfermedad con homosexuales, pero hasta el momento no está determinado de ninguna manera que sea un padecimiento asociado a la sexualidad.

“Seguimos con la vigilancia epidemiológica en todo el Estado de México. La alerta se generó a nivel de la OMS por la cantidad de casos a nivel mundial pero México afortunadamente no tenemos una elevación de casos y en el Edomex sólo cinco”, dijo el funcionario estatal, quien también precisó que los más susceptibles a este virus son personas inmunodeprimidas que padecen artritis, lupus, VIH o SIDA, hipertensión, cáncer, diabetes y quienes han sido trasplantados.

De acuerdo con la OMS, el riesgo de contagio es bajo a pesar de que los brotes ya se contaban en 14 países, desde el 10 de julio de este año. La OMS apunta que los casos en América ascienden ya a mil 325, según la última actualización epidemiológica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que incluye datos hasta el 8 de julio.

El 81 por ciento de los contagios fueron reportados por Estados Unidos (53 por ciento) y Canadá (28 por ciento), donde se ha producido un incremento relativo de 77 y 31 por ciento en los últimos siete días, respectivamente. Durante el mismo periodo, Brasil y Perú reportaron un incremento de 198 por ciento y 500 por ciento, respectivamente.

De los 472 casos de los que hay información disponible hasta el 10 de julio, sobre el género y la edad, el 75 por ciento corresponde a hombres entre 18 a 44 años. De los 168 casos con información disponible sobre la orientación sexual, el 94 por ciento se identificaron como hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y de estos, 24 por ciento son VIH positivos. De 52 casos con información disponible sobre lugar probable de exposición, el 35 por ciento refirió eventos sociales con contacto sexual. 

De los 145 casos con información disponible, 92 son trabajadores de la salud. Se está investigando estos casos, para determinar si la infección fue causada por exposición ocupacional.

¿Qué es la viruela del mono?

De acuerdo con la OMS, se trata de una enfermedad causada por un virus, al que se conoce como el de la viruela del mono. Es zoonótica viral y puede transmitirse de animales a humanos. También se puede propagar de persona a persona. Curiosamente, la enfermedad se llama así porque se detectó en varios simios de un laboratorio en 1958. Sin embargo, la mayoría de los animales susceptibles de contraer la dolencia y después contagiar a las personas son roedores, como las ratas gigantes de Gambia, los lirones o los perros de las praderas.

La enfermedad se encuentra comúnmente en las selvas tropicales de África central y occidental, donde viven los animales que pueden ser portadores del virus y es endémica. En algunas ocasiones, se puede encontrar también en personas fuera de esas regiones africanas que podrían haberse contagiado después de visitarlas.

Las lesiones por viruela del mono suelen aparecer en las palmas de las manos.


Los síntomas generalmente incluyen fiebre, dolor de cabeza intenso, dolores musculares, dolor de espalda, poca energía, ganglios linfáticos inflamados y erupciones o lesiones en la piel.

La erupción generalmente comienza en el primer o tercer día del comienzo de la fiebre. Las lesiones pueden ser planas o ligeramente elevadas, llenas de líquido transparente o amarillento, para después formar costras, secarse y caerse. El número de lesiones en una persona varía entre unas pocas y varios miles. La erupción tiende a presentarse en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. También se pueden encontrar en la boca, los genitales y los ojos.

Los síntomas suelen durar entre dos y cuatro semanas y desaparecen por sí solos sin tratamiento. Si cree que sus síntomas podrían estar relacionados con la viruela del mono.

En la mayoría de los casos, los síntomas de la viruela desaparecen por sí solos en unas pocas semanas, pero en algunas personas pueden provocar complicaciones médicas e incluso la muerte. Los recién nacidos, los niños y las personas con inmunodeficiencias pueden correr el riesgo de sufrir síntomas más graves y morir por la enfermedad.

Las complicaciones de los casos graves incluyen infecciones de la piel, neumonía, confusión e infecciones oculares que pueden provocar la pérdida de la visión. Entre el 3 y el 6 por ciento de los casos identificados en donde la viruela de mono es endémica ha terminado en defunciones. Muchos de estos casos son niños o personas que pueden tener otras afecciones de salud. Hay que tener en cuenta que estas cifras podrían ser una sobreestimación porque la contabilidad de los casos en los países endémicos es limitada.

Esta afección se puede propagar a las personas cuando entran en contacto físico con un animal infectado. Los animales que hospedan este virus pueden incluir roedores o primates. El riesgo de contraer dicha enfermedad a través de los animales puede reducirse evitando el contacto sin protección con animales salvajes, especialmente aquellos que están enfermos o muertos (incluido el contacto con su carne y sangre). Es crucial recalcar que cualquier alimento que contenga carne o partes de animales debe cocerse, especialmente en los países donde la viruela de mono es endémica.

Las personas que tienen la enfermedad son contagiosas mientras tienen síntomas (normalmente entre las primeras dos y cuatro semanas). Se puede contraer esta afección a través del contacto físico con alguien que tiene síntomas. Las erupciones, los fluidos corporales (como fluidos, pus o sangre de lesiones en la piel) y las costras son particularmente infecciosos. El contacto con objetos que han estado en contacto con la persona infectada como la ropa, ropa de cama, toallas u objetos como utensilios para comer también pueden representar un foco de infección.


Pueden resultar también infecciosas las úlceras, lesiones o llagas puesto que el virus puede propagarse a través de la saliva. Por lo tanto, tendremos un alto riesgo de infección si convivimos con personas contagiadas en nuestra casa o si lo hacemos con parejas sexuales. También las personas que trabajan en el sector de la salud están más expuestas.

El virus puede además transmitirse de una mujer embarazada al feto a través de la placenta, o mediante el contacto de un padre infectado con el niño durante o después del parto a través del contacto de piel con piel.

Sin embargo, no está claro si las personas que asintomáticas pueden transmitir la enfermedad.

Corre mayor riesgo de infección cualquier persona que entre en contacto físico con alguien con síntomas o con un animal infectado. Es probable que las personas que fueron vacunadas contra la viruela tengan cierta protección contra la infección. En 1980 la viruela se convirtió en la primera enfermedad humana en ser erradicada, por lo que se detuvo la vacunación contra esta enfermedad. Por tanto, los más jóvenes son más propensos a contraerla. Sin embargo, las personas que fueron vacunadas contra la viruela también deben tomar precauciones para protegerse a sí mismos y a los demás.

Puede disminuir el riesgo de contagio limitando el contacto con personas que sospechen tener la dolencia o sean casos confirmados.

Quien necesite tener contacto físico con un enfermo debe llevar una máscara médica cuando esté físicamente cerca de ellos, especialmente si tosen o tienen lesiones en la boca. Debe evitarse el contacto piel con piel y si tiene algún contacto directo use guantes desechables. Use máscara si tiene que tocar la ropa o ropa de cama de una persona infectada.

Se recomienda lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o usar un desinfectante para manos a base de alcohol, especialmente después de haber entrado en contacto con la persona infectada, o con su ropa (incluyendo sábanas y toallas) u otros elementos o superficies que haya tocado o que puedan haber estado en contacto con su sarpullido o secreciones respiratorias.

Hay que lavar la ropa, toallas y sábanas de la persona contagiada y los utensilios para comer con agua tibia y detergente. Debe limpiarse y desinfectarse cualquier superficie contaminada y elimine los desechos contaminados de manera adecuada.

Los niños pueden contraerla y suelen ser más propensos a tener síntomas graves que los adolescentes y los adultos. El virus también lo puede transmitir la mujer al feto o a un recién nacido durante el nacimiento o por contacto físico.

Hay varias vacunas disponibles para la prevención de la viruela que también brindan cierta protección. Recientemente, se desarrolló una vacuna para la viruela (MVA-BN, también conocida como Imvamune, Imvanex o Jynneos) que fue aprobada en 2019 para su uso en la prevención de la viruela del mono y aún no está ampliamente disponible. La OMS está trabajando con el productor de la vacuna para mejorar su acceso. Las personas que han sido vacunadas contra la viruela en el pasado también tendrán cierta protección.

Los síntomas a menudo desaparecen solos sin necesidad de tratamiento. Es importante cuidar la erupción dejándola secar si es posible o de ser necesario cubrirla con un vendaje húmedo para proteger el área. Para casos graves, se ha aplicado la inmunoglobulina vaccinia (VIG), un antiviral que se desarrolló para tratar la viruela (tecovirimat, comercializado como TPOXX) que también se aprobó para el tratamiento de la viruela del mono en enero de 2022.


Desde 1970, se han localizado casos humanos de viruela del mono en 11 países de África: Benín, Camerún, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Gabón, Côte d’Ivoire, Liberia, Nigeria, República del Congo, Sierra Leona y Sudán del Sur.

En mayo de 2022, se identificaron múltiples casos de viruela del mono en varios países no endémicos. Esto no es lo habitual en los patrones anteriores de la enfermedad. 

La afección se puede propagar de una persona a otra a través del contacto físico cercano, incluido el contacto sexual. Sin embargo, actualmente se desconoce si se puede propagar por vías de transmisión sexual (por ejemplo, a través del semen o los fluidos vaginales). Sin embargo, el contacto directo de piel con piel con lesiones durante las actividades sexuales puede propagar el virus.

El riesgo de infectarse no se limita a las personas sexualmente activas o a los hombres que tienen sexo con hombres. Cualquiera que tenga contacto físico cercano con alguien que es contagioso está en riesgo. Cualquiera que tenga síntomas que podrían ser viruela del mono debe buscar el consejo de un trabajador sanitario de inmediato.

La OMS apunta que cualquier persona que tenga contacto físico cercano de cualquier tipo con alguien con viruela del mono está en riesgo, independientemente de quiénes sean, qué hagan, con quién elijan tener relaciones sexuales o cualquier otro factor.

Covid, inacabable

El secretario de Salud mexiquense señaló, por otra parte, que en la entidad hay 16 mil 34 casos activos con una ocupación hospitalaria del 13 por ciento en camas generales y 5 en camas con ventilador, con una tendencia a la baja. Esta es la quinta ola de contagios en la que el pico más alto fue de 20 mil pacientes. Por el momento no se tiene previsto hacer jornadas masivas de detección ya que se estarán dirigiendo a pacientes sintomáticos y a los hospitalizados se le practican las PCR.

A la fecha se han aplicado 32.2 millones de dosis del suero de distintas farmacéuticas, de las cuales 443 mil han sido aplicadas a menores de entre 10 y 12 años por lo que se prevé que para el 2 de agosto se llegue al medio millón.

Francisco Fernández prevé que una sexta ola de contagios por coronavirus tenga lugar en diciembre de 2022.

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias