18 abril, 2024

Enumeran padres y alumnos «lista de tragedias» en la normal rural de Tenería

Enumeran padres y alumnos «lista de tragedias» en la normal rural de Tenería

Tenancingo, México; 8 de febrero de 2023

Miguel Alvarado, director editorial VCV

A la opinión pública

P R E S E N T E

Para comprender el deterioro que ha sufrido la Escuela Normal Rural Lázaro Cárdenas del Río, ubicada en Tenería, en el municipio de Tenancingo, en el Estado de México, es necesario describir la importancia y trascendencia que tuvieron las escuelas normales rurales (ENR) en el país, hasta llegar a los cambios actuales y denigrantes que han convertido una educación de calidad en una simulación que forma futuros delincuentes.

Las ENR surgen de las Escuelas Normales Regionales y las Escuelas Centrales Agrícolas, las cuales se constituyeron a principios de los años veinte. Las normales regionales tenían un papel muy importante en la formación de maestros lo suficientemente capacitados para enseñar a leer y a escribir a gente de escasos recursos, y llevar conocimientos indispensables de agricultura y ganadería a campesinos y ganaderos de la región, y a los lugares en donde dichos maestros desarrollarían su práctica profesional.

Con Plutarco Elías Calles como presidente de México, se gestan las Centrales Agrícolas como un Proyecto de Nación que contribuiría aún más a las exigencias y necesidades de aquel momento. A principios de los años treinta, las dos instituciones se fusionaron para dar origen a las Escuelas Regionales Campesinas, las cuales, ya con un Plan de Estudios de cuatro años, tenían la misión de formar a maestros rurales y a técnicos agrícolas (todos ellos de origen campesino), lo que contribuiría al desarrollo de una autosuficiencia local y nacional en pro de las comunidades más marginadas y desprotegidas del país.

En 1926, las Regionales Campesinas se transformaron en Escuelas Normales Rurales, y en 1927 se fundaba la Escuela Normal Rural Lázaro Cárdenas del Río, de Tenería. Para 1931 ya existían alrededor de dieciséis de estas escuelas.

La organización como la pedagogía que identificó a las nuevas ENR estuvo sustentada en un nuevo orden posrevolucionario a fin de hacer valer los principios de justicia, respeto, igualdad, equidad, empatía, tolerancia, amor al prójimo, entre otras cosas, creando así nuevas generaciones con otra forma de pensar y actuar, con conciencia social, capaces de sensibilizase y revelarse ante las atrocidades cometidas por quienes explotaban a los campesinos y usurpaban sus tierras.

Por esta razón, la educación rural se convertiría en una necesidad de primer orden, que iba más allá de enseñar a leer o escribir, de enseñar a cultivar y cosechar, una necesidad que tenía que ver con lo moral y lo humano; inclusive, una necesidad relevante para el mismo gobierno, ya que dicho proyecto se convertiría en una oportunidad de escapar de la pobreza que caracterizaba al pueblo mexicano.

Sin lugar a dudas, las ENR serían la única oportunidad para que el estudiante campesino saliera de todo aquello que lo atara a trascender social, profesional y culturalmente. También brindaba la posibilidad de ser “verdaderos gestores de cambio” en el contexto donde tendrían que desenvolverse profesionalmente hablando, los cambios tenían que ver con enseñar:

•             A leer y escribir.

•             Introducir nuevas técnicas para la agricultura y la ganadería.

•             Aprender a ser patriotas.

•             Instruir cómo procesar y comercializar los productos del campo.  

•             Fomentar valores universales.

•             Poner en práctica valores de cordialidad.

•             Promover valores de civismo.

•             Difundir valores de ecología.

En pocas palabras, la educación que impartía era de calidad y calidez, pero ante las dificultades y represiones que se vivían en ese momento en contra de las ENR, para defenderlas, a lo largo y ancho del país fueron surgiendo muchos luchadores sociales como Pablo Gómez, Lucio Cabañas, Genaro Vázquez, Othón Salazar, José Santos Valdez y Misael Núñez Acosta, por mencionar algunos. Así como había gente que luchaba por un mejor porvenir del pueblo mexicano, también existía una sociedad totalmente radical a la que no le convenía para nada que el pueblo despertara. “Un pueblo sin educación era presa fácil de la manipulación de su mente y la explotación de su inteligencia, sus bienes y su trabajo”.

Las normales rurales fueron tomando más fuerza, encaminadas hacia una sociedad moderna implementando así los principios de justicia social contemplados en la Constitución de 1917; entre ellos, la soberanía popular y la garantía de los derechos individuales y sociales del hombre.

En 1935, un grupo de jóvenes entusiastas vieron que mantener en pie y en buenas condiciones a las normales rurales no era del todo fácil. Fue necesaria una reorganización que las hiciera más fuertes, se comenzó a velar por los derechos de sus alumnos y trabajadores, así como de la clase explotada, puesto que seguía viva la mala intención y el despotismo porfirista. Así es como nace la “Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México” (FECSM), ya con Lázaro Cárdenas como presidente del país.

Entre los principios fundamentales de la FECSM estaban:

•             Defender a los alumnos de las injusticias

•             Defender los derechos del pueblo

•             Luchar por una educación para los hijos de campesinos, siguiendo la línea Marxista-Leninista

•             Luchar contra la ignorancia, injusticia, maltrato y esclavitud

Para aquel entonces, la educación que se impartía en las ENR con carácter de internado era rica y basta, además de que se diferenciaba totalmente de las demás escuelas normales del país, porque contaba con alimentación y hospedaje, pero se educaba bajo “cinco ejes rectores” que hacían que los alumnos recibieran una formación integral y así podían adquirir herramientas indispensables que los volvía más aptos al resolver problemas y atender necesidades personales, escolares y comunitarias.

Los cinco ejes que regían a las ENR son los siguientes:

1.           Cultural, en el que a través de clubes se desarrollaban habilidades y se adquirían excelentes herramientas danza folclórica, música, teatro, poesía, oratoria y lectura para promover y preservar las tradiciones, costumbres y cultura.

2.           Deportivo, donde se favorecía una educación física y mental de manera equilibrada y disciplinada; así se lograba disfrutar del buen deporte por medio del futbol soccer, volibol, basquetbol, beisbol, taekwondo y natación en las ramas varonil y femenil.

3.           Académico, recuperando lo planteado por el Plan y Programas de estudio entonces vigente, así como la adaptación de proyectos académicos con base a las necesidades del contexto y la comunidad estudiantil. Asimismo, generando condiciones que permitieran participar en investigaciones y en otras experiencias académicas que contribuyeran al fortalecimiento de una educación integral. Además, este eje se vinculaba con todos los demás y daba prioridad a la parte intelectual del alumno al acercarlo a la lectura, visitar bibliotecas, práctica profesional, por citar algunas actividades importantes.

4.           Módulos de producción, espacio donde se formaba los estudiantes para capacitar a los campesinos con nuevas técnicas relacionadas con actividades de agricultura, porcinocultura, bovinocultura, avicultura, apicultura y tecnología para una mejor productividad.

Brindar una educación integral en una ENR generaba gran respeto y admiración, pues se exigía a los estudiantes disciplina relacionada con puntualidad, presentación personal, limpieza, organización, obediencia en el cumplimiento de comisiones y deberes, responsabilidad y compromiso, trabajo, por citar algunas actividades. Y el ambiente era algo parecido a un sistema militar, lo cual contrastaba con los principios de democracia y autogobierno.

Estudiar en una ENR era un reto, allí todos tenían una misión específica que cumplir, cito:

•             A las 5:30 de la mañana tocaba la banda de guerra de la Escuela.

•             5:35 se pasaba lista a todos los alumnos de las academias.

•             Entre 5:40 y 6:00 todos arreglaban sus dormitorios y se realizaban su aseo personal.

•             A las 6:00 iniciaba la primera clase.

•             7:00 se hacía la limpieza del patio, jardín o salón, según el área que correspondiera a cada grupo.

•             A las 8:00 se recibía el desayuno.

•             A las 9:00 se regresaba a clases.

•             A las 13:00 era la comida.

•             A las 15:00 empezaba una diversidad de actividades que iban desde cultivar tierras, cuidado de animales, talleres de carpintería, mecánica y hojalatería o ensayo de los clubes.

•             Además existían comisiones para hacer pan, tortillas, e incluso ropa; eso sin pasar por alto que en cada comida los mismos estudiantes servían y lavaban los trastes.

•             Los jóvenes estudiantes tenían dos horas libres entre las cinco y siete de la noche y después cenaban y tenían una hora obligatoria de estudio.

•             El toque de silencio se daba a las diez junto con el pase de lista para asegurar que cada estudiante estuviera en su dormitorio listo para dormir

Ante esto, no sólo los maestros y directivos se ocupaban de que las normas de las Escuelas Normales se cumplieran al pie de la letra, sino que también el Comité Ejecutivo Estudiantil hacía lo propio para que ningún alumno las infringiera.

El caso de la actual Tenería

Pero, ¿qué tiene que ver lo anterior con lo que hoy realmente es la Normal Rural de Tenería y que generó que perdiera el valor que representaba para la sociedad mexicana?

Los argumentos descritos anteriormente eran la esencia de lo que en realidad daba identidad a las ENR del país, y hoy al cumplirse un centenario de la fundación de las primeras de ellas, todos esos buenos momentos de gloria se han ido perdiendo, y los factores son muchos.

Por ejemplo, desde los inicios de la Normal de Tenería en 1927, y ya casi a sus 96 años de su existencia, las cosas en la escuela han cambiado no tan significativamente, con esto se quiere decir que ese brío que la caracterizaba dejó de existir. Sin presunción, era una de las Instituciones de más prestigio y relevancia de la FECSM y del país porque siempre estaba a la vanguardia en cuanto a educación y cultura se refería.

Desde el 2011, si no es que antes, muchas cosas raras empezaron a suceder al interior de la Institución, pero nadie entendía las razones del porqué. Al principio, se pensó en un primer factor debido al cambio del Plan y Programas de estudio, ya que éstos no respondían a las necesidades y características de una normal rural con modalidad de internado. Esto, por lógica, pasaba por alto algunos ejes rectores que en un principio eran tan importantes para la formación de un alumno normalista.

Pero con el paso de los años, hoy día se observan cosas demasiado graves que por miedo mucha gente no denuncia, incluyendo a padres de familia, alumnos, docentes, directivos y trabajadores de la educación.

Se comienza por enumerar los más prominentes, los cuales son quejas de algunos jóvenes estudiantes y de padres de familia que han sido víctimas de tantas crueldades:

1.           Al final de cada ciclo escolar, se hace la selección de jóvenes para nuevo ingreso a la normal, ahí sin ser alumnos todavía. Quienes están al frente de tal proceso (Comité Estudiantil y alumnos de apoyo), tratan a los aspirantes como gañanes, con palabras altisonantes, los amenazan, los minimizan, los intimidan, los acosan sexualmente, los golpean, les quitan sus pertenencias. Y a quien tiene una discapacidad, problemas de obesidad, o es de otra preferencia sexual de plano le dicen que se largue, que ese espacio no es para ellos y lo corren de la escuela.

2.           A la escuela normal sólo ingresan jóvenes que le caen bien al comité, recomendados de amigos y familia, sin faltar los recomendados por los directivos, a los que se les conoce como El Che, El Chaque, La Vaca, y gente de confianza.

3.           En el curso propedéutico las cosas se ponen más de color de hormiga. Ahí se puede observar maltrato psicológico y físico; los jóvenes son tratados como animales, no los dejan dormir, no les dan sus alimentos poniéndolos así a trabajar o a correr, dejan que se hagan del baño en la ropa, no los dejan asearse, los golpean brutalmente al grado que muchos de ellos han quedado paralíticos, mal de sus extremidades como piernas y cadera, o han perdido algún órgano interno de su cuerpo.

4.           Al inicio del ciclo escolar todo parece haber terminado, pero el martirio inicia para los jóvenes de nuevo ingreso. Las comisiones son mayores, hacen guardia toda la noche y no tienen derecho a protegerse de las inclemencias del tiempo, están sin comer, sin dormir, y cuando entran a clases, por el desgaste físico todos se pasan la mañana entera durmiendo.

5.           Durante todo el ciclo escolar, no tienen derecho a ir a su casa o de recibir visitas familiares, no pueden usar celular, se vuelven los mandaderos y son quienes hacen lo que la base estudiantil y el Comité quiere (como hacer el aseo de dormitorios, baños, limpiar zapatos, ir por bebidas alcohólicas, e inclusive se comenta que hasta drogas).

6.           A pesar de que los alumnos llegan a la escuela con muy buenos valores, portados y educados, al paso del tiempo el Comité Estudiantil adiestra muy bien a estos jóvenes, por ejemplo, les prohíbe hablar o tener cualquier relación o acercamiento con los docentes o trabajadores (con esto se restringe cualquier tipo de comunicación o de denuncias); se vuelven prepotentes, déspotas, altaneros, arrogantes, materialistas; y muchos de ellos, porque también sus excepciones, maltratan al personal de la normal.

7.           Se tiene conocimiento que a los alumnos que infringen las normas racistas y clasistas impuestas por el Comité se les pone sanciones económicas que muchos de ellos no pueden pagar, ya que provienen de familias de escasos recursos económicos.

8.           Se sabe que para que un alumno goce de privilegios especiales como no ir a clases, entre otras cosas más, tienen que dar una cuota hasta de cinco mil pesos.

9.           A aquellos que no pueden pagar sanciones, son encerrados en un socavón, a otros lo amarran ahí mismo hasta por un mes y no los dejan hacer sus necesidades, les dan de comer sobras de las que destinan para los puercos y los golpean.

10.         La mayoría de los alumnos de primero y algunos de segundo año tienen que pagar “derecho de piso” a los del Comité. No tienen derecho a ninguno de los privilegios de los que gozan los de tercero y cuarto año, tales como asistir a un evento o fiesta, visitar la biblioteca o elegir alguna preferencia por algún club o simplemente dedicarse a estudiar.

11.         Así también, muchos de los jóvenes que han sido golpeados gravemente y que han quedado paralíticos o perdido alguno de sus órganos internos, son amenazados para que no denuncien ante las autoridades lo acontecido, y cuando eso llega a pasar, compran a los licenciados y a los jueces, o callan a los padres de familia con dinero, porque denuncias hay y muchas, pero por estas razones no han procedido.

12.         Al paso de uno o dos meses de ingreso, los alumnos de primero no entran a clases; los de segundo, algunos; los de tercero “nunca” y los que asisten son gente comisionada (uno o cinco de ellos) para estar al tanto de todo lo que sucede dentro de las aulas, puesto que ellos entregan informes a los del Comité.

13.         A la hora de Honores en la explanada principal, un alumno encargado de parte del Comité pasa lista a los alumnos, al inicio y final de cada clase, aunque sólo sea a los comisionados de cada aula.

14.         Al final de cada semestre, aunque la mayoría de los alumnos no entren a clases nunca, por órdenes del Comité y de los directivos, obligan a los docentes a poner a todos una calificación mínima de 7. Inclusive hasta los fantasmas, porque muchos están matriculados, pero no están en la escuela.

15.         Los integrantes del Comité Ejecutivo Estudiantil, aunque nunca entran a clases, se autoevalúan ellos mismos poniéndose la calificación más alta de 10, y a sus allegados o de apoyo, de 9 para abajo.

16.         Cuando un alumno que se va por alguna circunstancia de la escuela, para que no tengan ningún problema para ingresar a otra, los alumnos del Comité dan órdenes a Control Escolar para que corrijan sus papeles, y con esto cobrarles cuota de miles de pesos.

17.         En cada aniversario y clausura se mandan hacer videos de difusión de la escuela, donde nada es cierto de todo lo que se menciona o se ve en ellos. Todo se maquilla. Los maestros son obligados para simular dar clases, los alumnos actúan estudiando, y así muchas otras cosas.

18.         Los alumnos del Comité generan proyectos como las Expodidácticas, actividad académica que resulta ser una vil mentira, porque nada de eso se hace en las aulas, que siempre están vacías, todo se organiza de un día para otro para justificar recursos; además a los docentes y técnicos docentes, por mucho tiempo no se les ha dado material, menos el que necesitan para llevar a cabo sus talleres, y últimamente los docentes realizan las actividades poniendo de su bolsa. El argumento de toda la vida es que el recurso no llegó o llegó a destiempo.

19.         Así como el proyecto anterior, también se generan otros cívicos y culturales ante SEIEM, los cuales se realizan durante todo el año, pero ninguno de los recursos económicos de dicha gestión es destinado para los propósitos que fueron creados, porque tienen factureros que hacen el trabajo sucio para justificar gastos.

20.         Muchos secretarios generales y otros integrantes de los diferentes comités que han existido en estos últimos años, se han ido de la escuela robándose millones de pesos. Se llevan hasta tractores y nadie hace nada. Es más, sus expedientes quedan totalmente limpios ante el ministerio público.

21.         En cada oficina hay jóvenes orejas, que están al tanto de todas las cosas que hacen o dicen los trabajadores para después pasar reportes al Comité, y así tomar cartas en el asunto.

22.         Todas las oficinas están cerradas y los únicos que tienen llaves de ellas son los orejas y los más allegados al comité como el tal Vaca, Chahí, Corona, Carlos Chaque, Cenobio, Leonela, por citar a algunos. Porque a la mayoría se les niega una llave, y cuando se tiene que hacer trabajo desde muy temprano, siempre se tiene que andar buscando a quien las tenga, y en ocasiones, ni siquiera se entra a oficinas a trabajar.

23.         La Dirección está secuestrada por los alumnos del Comité y sus ayudantes porque a la hora que ellos quieren corren del interior a las secretarias, y hasta a los mismos directivos (que son manejados como títeres) porque no son respetados tales espacios. Es más, ahí duermen las 24 horas algunos alumnos que hacen guardia y quienes están de orejas.

24.         Alumnos de apoyo al Comité prohíben la entrada a   quienes visitan la escuela, el Centro de Maestros y la biblioteca escolar.

25.         Los viajes de estudio realizados al sureste del país de parte de los alumnos de tercer año, son ocupados para ir a hacer desmanes, la mayoría se embriaga desde que salen de la escuela, algunos se drogan, asisten a prostíbulos; y algunos hasta han sido encarcelados por alterar el orden público.

26.         El almacén donde antes se tenía todo tipo de recursos materiales para todas las oficinas, está completamente vacío porque los alumnos del Comité como el tal Vaca, Chaque y otros allegados, saquean todo lo que llega ahí o se desvía para venderlo después en las comunidades cercanas.

27.         El almacén de la cocina del comedor está totalmente vacío debido a que los mismos alumnos del Comité dan órdenes a sus aliados para que los saqueen para consumo propio o vender al mejor postor, algunos ya presumen sus tiendas.

28.         Los alumnos del Comité obligan a los proveedores del comedor a alterar facturas para que puedan llevarse una buena ganancia.

29.         Mucha comida que le dan a los alumnos en el comedor es tirada a los puercos porque ni siquiera permiten que los trabajadores la aprovechen, y esto sucede diariamente.

30.         Todos los recursos que llegan para fortalecer a los clubes, al paso de unas semanas, son robados por los propios alumnos, así como también se escuchan rumores que muchos de ellos ni siquiera llegan a la escuela.

31.         Materiales como ropa, cobijas, así como los destinados para utilizar en las clases y en las prácticas profesionales son vendidos por los alumnos a otras personas, cambiados por bebidas alcohólicas o regalados a sus familiares.

32.         Todo lo que existe en la escuela de materiales, camionetas, carros, etcétera, son destruidos por los alumnos argumentando que son del gobierno.

33.         Todas las oficinas carecen de internet, así como de materiales indispensables como hojas, lápices, lapiceros; computadoras, impresoras y lo que se tiene ya es obsoleto; en pocas palabras lo que cada oficina necesita según su función.

34.         El internet que se tiene en el área de cómputo se cobra a la base estudiantil y a las visitas, no se sabe quién se queda con ese dinero.

35.         Del área de cómputo se han robado al mismo tiempo hasta más de cuarenta computadoras sin dejar huella alguna, y nadie da cuenta de eso, habiendo tanto joven que hace guardia de día y noche.

36.         Se menciona que en fiestas especiales como aniversario, Día del Estudiante, clausura y fines de semana existe la venta de alcohol al interior de la normal, y ni Comité ni directivos dicen nada o hacen algo al respecto.

37.         También se puede observar que muchos jóvenes andan como sonámbulos debido a que se oyen rumores que al interior de la institución existen personas como el tal Chaque que distribuyen drogas para que los alumnos las consuman. Pero a quienes más se observa en estas condiciones son a los jóvenes de primero.

38.         Los alumnos de cuarto año, en complicidad con los directivos, hacen tesis para titularse en sólo un par de meses, resultando todo este tipo de trabajos académicos una farsa y un plagio descarado.

39.         En la escuela están prohibidas las reuniones que no sean académicas para trabajadores y maestros.

40.         En cada reunión académica siempre tiene que estar presente un alumno escuchando lo que los docentes dicen, acuerdan u organizan.

41.         Cualquier alumno de Comité se toma la atribución de amenazar a los trabajadores y docentes, y muchos de ellos han sido corridos injustificadamente, porque según ellos tienen todo el poder (dicen ser la autoridad), y la parte sindical representada por el tal Vaca, Pegui, etc., sólo está de adorno.

42.         Los alumnos del Comité Ejecutivo Estudiantil, en contubernio con Carlos “El Chaque”, “La Vaca”, “El Che”, entre otros, han coartado toda posibilidad para que los docentes, técnicos docentes, y demás trabajadores de apoyo a la educación tengan mejores condiciones laborales, por ejemplo, el derecho a concursar por una plaza o recategorizarse.

43.         Y esto no sólo ha corrompido a los alumnos, también a docentes y directivos como el tal Vaca, que debe mucho dinero a SEIEM, dizque para fortalecer actividades académicas, pero todo se lo ha robado. Así, “Pegui”, representante sindical de la normal que ha pedido apoyos al SNTE Sección 17 para los trabajadores y se ha quedado con ellos; “Cenobio”, que vendía plazas a los ex alumnos de la División de Estudios Semiescolarizados de la Normal, extorsionando a muchos de ellos; o el tal “Chaque”, que ha cobrado a los docentes y trabajadores de apoyo para arreglarles una plaza en la escuela o meter a sus allegados, así como desviando recursos para enriquecerse, volverse prestamista y construirse una mansión.

Por ello, se hace una denuncia ante las autoridades civiles, educativas (SEIEM), estatales y federales para que hagan una auditoría a quien corresponda y una investigación de todo lo que aquí se menciona para terminar con todas estas injusticias, atrocidades y despilfarro, a fin de evitar una tragedia como lo acontecido años atrás con la normal de Ayotzinapa; y rescatar el prestigio del magisterio mexicano; en particular el valor que representaba la normal de Tenería como de sus futuros docentes.

Asimismo, extendemos este comunicado a los padres de familia de los jóvenes que ingresan en esta normal para que estén al tanto de todo lo que acontece dentro y fuera de ésta, y así evitar situaciones que ponen en riesgo la vida de sus hijos.

Por el bien de nuestros futuros maestros, de alumnos y sociedad en general, unamos esfuerzos para acabar con esto que tanto denigra.

Atentamente

Alumnos y padres de familia inconformes.

Tags

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias