19 julio, 2024

Emprende Otzacatipan lucha contra empresa de gas

Emprende Otzacatipan lucha contra empresa de gas

Brenda Cano: diseño. Ramsés Mercado: imagen e información. Redacción VcV

San Mateo Otzacatipan, México; 6 de marzo de 2023

Una gasera llegó para instalarse a 200 metros de dos pozos de agua que abastecen a esa comunidad, que tacha de ilegal. Esa gasera lo que será próximamente se encuentra en la entrada principal de la avenida de San Mateo Otzacatipan, en el llamado Arco de Piedra, símbolo religioso de la comunidad católica de ese lugar.

“Cualquier accidente nos pone en riesgo a todos nosotros. Ahora, quienes construyen no cuentan con los permisos necesarios”, dice Agustín y de acuerdo con indagaciones de los habitantes en el ayuntamiento de Toluca, y tampoco tienen medidas de seguridad ni estudios de impacto ambiental. Los pobladores afectados han convocado a una marcha en la comunidad para denunciar a la gasera.

Otra de las preocupaciones es la contaminación de los mantos acuíferos de la zona, en la que una buena parte es rural y se necesita una porción importante para riego de cultivos. La gasera se ubica  a un costada del Arco de Piedra, que da acceso a la población y que engalana al pueblo. De acuerdo con los usos y costumbres, el Arco de Piedra tiene la función específica de recibir al santo patrono, San Mateo, en las temporadas de procesiones y fiestas locales, en el ámbito católico.

El razonamiento de la comunidad es sencillo pero categórico, y refleja además el grave problema de ocupación de tierras, explotación rapaz de recursos humanos y el despojo que sufren los habitantes originarios.


“Nosotros estuvimos aquí antes que ellos”, dice sin dudar Agustín, y no se cambiarán tradiciones ni usos y costumbres.

Los delegados de la comunidad hasta ahora se han lavado las manos en este problema que podría encaminarse hacia un conflicto por tierras y por la invasión a las tradiciones del pueblo. “Pero sí saben”, dice otra de las afectadas.

“Y es que probablemente ya la corrupción actuó y han dado los vistos buenos”, dice Agustí, triste, abatido y preocupado. La semana pasada comenzaron a construir en ese lugar. Enmallaron el terreno y desde ese momento dijeron que era una gasera, de la cual aún no se sabe el nombre ni quién es el dueño. Agustín sabe que hasta la mitad de las construcciones para gaseras son ilegales, que así se hacen y que incluso pueden ser financiadas por el crimen organizado.

Los habitantes exigen que la obra se cancele definitivamente.

Tags

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias