26 mayo, 2024

«¡No nos volverán a robar!»

«¡No nos volverán a robar!»

Miguel Alvarado: texto. Karen Colín: diseño.

Ciudad de México; 4 de agosto de 2022.

Lo que menos esperaba Mario Delgado, presidente nacional de Morena en la conferencia en la que anunció como ganadora a Delfina Gómez, que el tema de ese anuncio no fuera el triunfo de la maestra de Texcoco, sino las irregularidades que se registraron en la pasada jornada interna de Morena en la que se eligió a consejeros estatales en el Estado de México y en todo el país.

– Morena está más fuerte que nunca- atajó Delgado los cuestionamientos- pero donde haya duda, adiós, se repite la elección.

Así, aunque en una tensa calma, el triunfo de Delfina, que era el tema central, se fue por un agujero cuando la sesión de preguntas comenzó. Las caras de Citlalli Hernández, secretaria general de Morena, de María Luisa Alcalde, secretaria del Trabajo y de la diputada Ivonne Cisneros se torcieron. Cruzadas de brazos, no tuvieron más remedio que dejar hablar a su líder, que minimizaba acarreos, mapachismo, personas rellenado boletas, violencia, compra de votos, denuncias, la opacidad en los conteos de las urnas, de las que hasta ese momento no se sabía dónde estaban y otras irregularidades.

Eso y que el senador Higinio Martínez, mandara al diablo a quienes intentaron localizarlo para que externara públicamente su apoyo a la ganadora, se impregnó en el estrado como una muestra de que los procesos del partido fundado por AMLO siguen los caminos más torcidos de “los adversarios”. Higinio Martínez no sólo no ganó, sino que quedó en el tercer lugar entre los cuatro participantes finales de la encuesta, muy lejos de Delfina, a quien en este proceso se da como ganadora, además, de la candidatura de su partido a las elecciones del 2023.


Por su lado, desde un video previamente grabado, Duarte hizo lo mismo, sin aspavientos. Pero Higinio, el tercero en discordia, no apareció y tardó casi dos horas en que alguien le escribieran, en sus redes sociales, un mensaje, que era casi el mismo que ha publicado en los últimos días y que lo pone como un mártir de la política a quien no se le ha hecho justicia y como alguien que sabe acatar lo que algunos de sus seguidores llaman ya elección de Estado.

La rueda de prensa se fue desabarrancando y se convirtió en una reunión al estilo del PRI o del PAN en la que se glorificó la grandeza de Morena, de López Obrador, de la maestra Delfina y de sus oponentes morenistas. Mario Delgado tuvo que decir cosas que no quería decir, pero que las circunstancias lo obligaron. Hizo contacto por vía digital con dos de los perdedores, el alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis, y con Horacio Duarte, director general de Aduanas. El primero, con la cara contrita, no tuvo más remedio que sumarse al jolgorio por la maestra. Descompuesto pero no mudo, llenó de halagos a la ganadora y muy rápidamente se sumó a los trabajos electorales que vendrán.

“Respeto y acepto la decisión del partido de que la maestra Delfina Gómez Álvarez sea la coordinadora de Morena para el Estado de México. Nunca he necesitado un cargo para luchar contra los abusos y la corrupción. Es una cuestión de principios y de convicción. No se me dio la oportunidad de gobernar el Estado de México, pues así es esto. Todos sabemos que a veces se pierde y a veces se gana. La lealtad, que es la principal virtud que debe imperar en política, la manejo como algo sustantivo en mi vida”.

Después, nada, pero para entonces el show ya iba a terminar.

Mario Delgado anunciaba entonces que él mismo le daría la noticia de la victoria a Delfina Gómez, porque ella desconocía los resultados, lo cual era apenas cierto porque de antemano se había decidido que la profesora sería la candidata, primero en 2017 y luego en enero de 2022. No se esperaban sorpresas y no las hubo. Tampoco hoy las hubo, porque los resultados fueron dados a conocer a representantes de los aspirantes a primera hora de la mañana.

A Delfina Gómez le dijo el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que habría una segunda oportunidad cuando ella perdió en 2017 la elección para gobernador contra el priista Alfredo del Mazo. “Y todo sería diferente”, le remarcó. Desde entonces han pasado algunas cosas para Morena, como el triunfo presidencial de AMLO. Después, con dinero y en el control del poder los procesos electorales los llevaron a gobernar 22 entidades.

La secretaria de Educación hizo lo que tenía que hacer en esa comunicación en directo. Mostró sorpresa y se dijo agradecida de por vida con los morenistas, que han confiado de nuevo en ella como lo hace también la población mexiquense. Delgado se deshizo en elogios. Frases como “su sencillez nos conquista. Posee una honestidad a toda prueba. Es lo contrario a los que hoy gobiernan el Estado de México, territorio que conoce porque ella fue delegada y la opinión del pueblo es que Delfina encabece los trabajos. Le pedimos que nos ayude a formar comités de defensa en el Edoméx”, fueron cayendo una por una y la profesora no tuvo más remedio que sonreír y al mismo tiempo hablar.

-Hooolaaaa- fue lo primero que dijo la maestra al emocionado Mario Delgado, quien seguía adulándola- acepto de todo corazón, es un trabajo titánico en el que vamos a servir a los más pobres. Me comprometo a dar lo mejor de mí. Primero hablaré con el presidente Obrador y decirle de mi decisión, y ya empezar a asumir esta responsabilidad.

– ¡Vamos por la revancha! ¡No nos volverán a robar!- le respondió exultante Delgado, mientras sonreía para las cámaras y los reporteros.

Y con eso, la áspera elección interna, que ya ha dejado los primeros damnificados y encolerizados militantes, terminaba. O eso creía el presidente de Morena, que miraba a sus acompañantes con la cara que sólo un triunfo así puede provocar.

Los resultados de los participantes

Después de las 12 del día, Mario Delgado y otras figuras morenistas daban inicio a la exposición en la que explicarían que Delfina era la ganadora con 37.4 por ciento de las votaciones; que el alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis, quedaba en segundo sitio, con 11.8 por ciento; que el poderoso pero enojón Higinio Martínez se iba a la tercera posición con un bajísimo 8.1 por ciento y que Horacio Duarte tenía 4.8 por ciento.

La diputada Ivonne Cisneros era la encargada de dar esa explicación, la cual concluía que Delfina era la elegida por el pueblo del Estado de México, una entidad de 17 millones de habitantes, para representarlo. Pero esa encuesta también medía otras cosas, y algunas tendrían que preocupar a los morenistas, que como siempre, como lo ha hecho la izquierda siempre, se declaran ganadores antes de que las votaciones comiencen.

Ortega reveló que la calificación que el presidente de AMLO recibía de los mexiquenses era apenas de 6.5, una cifra que linda en lo reprobatorio y que matizó señalando que, en contraparte, el gobernador priista Alfredo del Mazo había obtenido 4.9 puntos de calificación. “Reprobado”, dijo ella, muy orgullosa. Lo que no dijo, aunque se proyectó en la pantalla que usaba para mostrar los gráficos, es que el 13 por ciento de quienes habían calificado a AMLO lo habían reprobado con 5 puntos. Y del otro lado, el 9 por ciento había reprobado con 0 a Del Mazo.

La diputada mostró, entre otros datos, que apenas al 10 por ciento de los mexiquenses le interesa “mucho” la política pero que el 35 por ciento de los encuestados votaría hoy por Morena; que el 14 por ciento lo haría por el PRI y que 6.3 por el PAN. El resto estaba desintegrado entre minipartidos y quienes no sabían qué hacer con su sufragio.


Otros datos que Morena desprendió de la encuesta dicen que el 42 por ciento nunca votaría por el PRI, que 13.3 no lo haría por el PAN y que el 11 por ciento no iría con Morena, que tendrá que hacer caso de que el 11 por ciento de los encuestados dijo tener mala opinión de Delfina y el 8 por ciento cree que es deshonesta y que además no cumple lo que dice.

En esta votación participaron las encuestadoras Covarrubias y Mendoza, que realizaron dos ejercicios “espejo”, que buscaba respaldar la encuesta realizada por Morena y darle validez. Esos tres ejercicios fueron aplicados a mil 536 personas de la entidad, que tiene un padrón electoral de 10 millones de inscritos, en el periodo comprendido entre el 28 y 30 de julio. Los resultados tienen un grado de confianza de 95 por ciento y se trató de un ejercicio “cara a cara”, como dijo Delgado, en el que se usaron tablets.

– ¿Cómo califica la actuación de Delfina en Educación, pues de lo que hizo no se sabe nada, al menos públicamente?- preguntó entonces una reportera a Delgado, que comenzaba a hacer caras. Así y todo, contestó.

– Pues reorganizó el regreso a clases, no se nos olvide que hubo una pandemia. […] No comparto la opinión de quienes quieren denostar y yo me pregunto a quiénes sirve esto. Pues a la derecha porque quisieran ver un partido dividido.

La victoria de Delfina se había publicado por adelantado y diarios como Milenio mandaban como nota principal el triunfo en la segunda encuesta de la secretaria de Educación de México. Otros medios apuntaban que el director de Aduanas, Horacio Duarte, había sido avisado por lo menos 48 horas antes que él no iba y ordenaba a su equipo que acatara los resultados, que la Comisión de Encuestas de Morena adelantaba casi una semana. Delfina, les dijo, sería la coordinadora de los Comités en Defensa de la Cuarta Transformación y por eso mismo la candidata del partido a la gubernatura del Edomex, cuando para esa elección falta casi un año.

– Si aspiras a ser gobernador, ponte a trabajar tu distrito. Porque las rutas de las candidaturas no tienen que ver con los temas de organización del partido. Y ahora estamos en una nueva etapa, ahora quienes queden en los comités estatales [van a tener que hacer] chamba, chamba, chamba, porque tenemos muy claro que para el 2024 la meta no va a ser menor que tener un comité vivo, organizado por cada sección electoral”, decía un día ante Mario Delgado, preparando ya la derrota de los tres aspirantes, aunque no dijo que en el Estado de México la mayoría de quienes ganaron el derecho a ser consejeros pertenecen a la esfera política de Higinio Martínez. Se calcula que el senador ganó poco más de 200 posiciones en las jornadas de la semana pasada, más de la mitad de los 410 escaños del Consejo Estatal de Morena, de acuerdo con el diario electrónico La Política Online.

En el Estado de México la mayoría de los ganadores están relacionados con diputados, alcaldes, senadores o son ellos mismos quienes ganaron los comicios internos. También son hijos de líderes de organizaciones de comerciantes ambulantes, como señalan las listas de Toluca. En Morena están incrustados panistas, priistas y perredistas, de los cuales la dirigencia de Morena prefiere no decir nada y pasar por alto.

– No, no hay acarreo, lo que pasa es que hubo trabajo de los liderazgos- dijo Mario Delgado cuando le preguntaron por las elecciones internas, y de acuerdo con el presidente nacional de ese partido, Mario Delgado, “solamente en un fin de semana registramos a 3 millones de personas”.

¿Cómo funcionará Morena con una estructura que se balancea a favor de Martínez y que lleva en la candidatura de Delfina Gómez otro mensaje o intención, el primero de ellos que el presidente López Obrador no quiere al senador como fuerza preponderante en el Estado de México? La derrota de esta mañana del senador, a quien se conoce como PRIginio en el Edoméx, había sido anticipada por todos, pero también por el propio Martínez, quien a pesar de tener las señales claras siguió participando.

Sin embargo, desde enero de este año avisaba también a su núcleo que si no ganaba simplemente se desactivaría su poderoso Grupo de Acción de Política, que no operaría en favor de nadie. Esto se sabrá en su momento y dueño del Congreso estatal, de gran parte de los municipios de valle de México y ahora del Consejo Estatal, lo que haga o no pesará en los comicios.

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias