24 mayo, 2024

Documentan la desprotección de trabajadores en medios de comunicación

Documentan la desprotección de trabajadores en medios de comunicación

Toluca, México; 19 de agosto de 2022

Miguel Alvarado. Director editorial VcV

P R E S E N T E

En el Estado de México muchos medios de comunicación (si no es que todos) son negocios que viven del dinero gubernamental y la explotación de los trabajadores. Entre ellos se encuentran los reporteros, enfrentados a la creciente precarización laboral.

 Uno de estos medios es Milenio Estado de México, en el cual -y pese a tener proyección nacional- las condiciones laborales son peores que en algunos medios locales, una situación que se sabe pero que se minimiza porque el nombre de la empresa pesa en muchos.

Sin embargo, las irregularidades y violaciones a los derechos de los trabajadores inician desde que uno firma su contrato para trabajar por honorarios (que debe renovarse cada cierto tiempo), un documento al cual nunca se tiene acceso. En mi caso lo solicité por años, sin obtener respuesta alguna.

Los sueldos son similares a los que ofrecen los periódicos locales pero no pagan igual a todos, aunque la actividad y el puesto sea el mismo, el sueldo va de los 4 mil a los 6 mil pesos quincenales de acuerdo a la persona. Este salario se mantiene igual, sin cambios, sin que importe la antigüedad, porque así uno tenga 2 o 20 años, no hay aumentos.

Pese a ser “colaborador externo” y no tener ningún tipo de prestación, se cumplen cuotas y horarios de entrega con un día de descanso a la semana y con la obligación de estar disponibles las 24 horas del día los 7 días a la semana (sí, incluyendo nuestro día de descanso).

En los últimos años quitaron algunos beneficios como el de sumar días de vacaciones y la nueva dirección decidió que sólo se pueden solicitar 6 días al año sin importar cuántos años lleves ahí. Lo anterior, aunado a que pedirlas requiere semanas o hasta meses de insistencia y ni siquiera se puede pensar en reclamar los días de asueto.


Los jefes de área y directivos pasan días sin atender mensajes o llamadas y eventualmente, cuando recuerdan que tienen que dirigir al equipo de trabajo, su seguimiento se convierte en hostigamiento laboral, además de que “se comunican” con insultos y gritos.

No se otorga capacitación ni equipo de cómputo. No a todos les dan identificación como reporteros ni les renuevan el teléfono. Encima, solicitar viáticos es un reto que requiere meses para que le regresen a uno lo invertido (si es que lo hacen) y por 4 mil pesos a la quincena hay que poner de la bolsa para realizar las coberturas. 

Aunque se trabaja por honorarios, realizan retenciones a nuestro sueldo, pero en mi caso fue imposible solicitar la devolución anual en el SAT porque no detectaron dichos pagos. 

Derivado de los abusos, las malas condiciones y el deficiente liderazgo de los jefes, la rotación de empleados es constante y muchos de los espacios que quedan vacíos lo deben atender los que siguen en la empresa, sobrecargándolos de trabajo que, como es natural ahí, no genera un aumento en las remuneraciones. 

Acerca de este tema, la rotación laboral ha estado acompañada de diversas demandas contra el medio, contra la dirección estatal y contra los jefes de área. Esto es un tema sabido por todos los niveles y áreas del periódico, pero se tolera y se encubre, ya que muchos de los que llegan a las jefaturas no pasaron ningún filtro, están ahí por amiguismos.

Y aunque las condiciones son pésimas, sin capacitación, sin crecimiento laboral y además uno paga de su propia bolsa algunas cosas que debería pagar Milenio, éste no nos respalda cuando hay problemas. Ni siquiera es capaz de darles a todos una identificación del periódico, que nos atosiga con sueldos bajos y desiguales, nos obliga a soportar malos tratos y hostigamiento y en contraparte no tenemos ningún incentivo.

Incluso, algunos jefes de área se atreven a amenazar a los reporteros con correrlos de su precario puesto “porque hay una fila de gente que quiere ese lugar”, y con eso se aprovechan de nuestras necesidades y vocación.

Sirva esta carta como una denuncia, pero también como una advertencia. Gracias por los espacios para su difusión. 

Atte.

Trabajadores de medios de comunicación del Estado de México.

Tags

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias