18 mayo, 2024

La vida invisible de una zona industrial

La vida invisible de una zona industrial

Adriana Lizbeth de Jesús González/ Escuela Superior de Fotografía Lumière: imagen y texto. Brenda Cano: diseño.

Toluca, México; 11 de diciembre de 2022

La capital del Estado de México se ha considerado desde siempre como una de las ciudades que más aportan al Producto Interno Bruto. Se trata de una de las sedes más importantes de la industria manufacturera y destaca especialmente las industrias automotrices, metalmecánicas y la de alimentos y bebidas.

La zona industrial de Toluca ha sido desde hace mucho tiempo una importante fuente de empleos para las familias mexiquenses y personas que vienen desde otras partes de país, incluso del mundo, a formar parte del mundo laboral. Es curioso poder ver cómo dentro de un mismo espacio geográfico pueden encontrarse muchas características diferentes y opuestas que en conjunto se unen para dar identidad al lugar, desde las grandes empresas que facturan millones de dólares al año hasta las calles descuidadas y en mal estado que las rodea.

En este trabajo fotográfico nos adentramos a una zona que en determinados días y a ciertas horas está llena de movimiento, tráfico y ruido, con personajes que aparecen sacados de un mundo surrealista pero que se esfuerzan, desde su propia trinchera, en obtener un sustento honesto.


Aquí también abordamos la problemática de las grandes brechas salariales que existen y que son tangibles en los medios de transporte que conviven diariamente en estas calles.

De la misma forma observamos cómo dentro de una zona que es uno de los pilares importantes para la economía del país, no existen condiciones dignas en las que sus trabajadores puedan desplazarse y que logre que ciclistas, “cochistas” y transporte público puedan llevar un orden y se enfrasquen en la batalla interminable de quien le estorba al otro.

Finalmente, encontramos una discreta mirada a la peculiar dinámica social que se implementa cuando se trata de la hora más esperada por todos, la hora de comer, donde por treinta o cuarenta minutos los protagonistas que conviven en esta zona pueden relajarse para aguantar una jornada de ocho horas o más, repitiendo este ciclo día tras día y pasándolo de generación en generación, fomentando así la dinámica laboral en la zona industrial de Toluca.

Instagram: @lizanaphoto Facebook: Lizana Fotografía Profesional

Tags

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias