18 mayo, 2024

Cafarnaúm es un perro sarnoso

Cafarnaúm es un perro sarnoso

Stella Cuéllar

Ciudad de México; 10 de julio de 2022

Cafarnaúm es una película libanesa dirigida por Nadine Labaki, que se estrenó en 2018. Es un filme de denuncia, que muestra las atrocidades que vive un niño de 12 años.

Insultos, golpes, vejaciones, miseria y todo lo que ésta conlleva es lo que tienen día a día Zain y sus hermanos, y miles más.

Zain es un niño sirio refugiado en Líbano, pero podría ser un niño de la Sierra Negra de Puebla o de algún pueblo de Oaxaca o Chiapas, o de casi cualquier estado de la república, o de las zonas marginales de cualquier lado, porque la miseria y la violencia ligada a ella no tienen nacionalidad ni frontera.

Ahí está Zain, pálido, delgadito, como enfermo de penas, con una mirada triste, inocente, pero también profunda y llena de frustración y rabia.


Ahí está Zain con sus escasos 12 años y la poca fuerza que éstos le dan, defendiéndose a él y a otros; haciéndose cargo de un pequeñito, aún más indefenso, frágil y vulnerable que él mismo, y lo hace hasta donde le dan sus fuerzas; hasta el límite.

Cafarnaúm es la ciudad donde vive Zain, que en la vida real es un refugiado sirio que llegó a Líbano con su familia después de que su ciudad natal fuera atacada por tropas irregulares. Fue en las calles de Cafarnaúm que la directora del filme lo encontró y lo invitó a trabajar en la cinta. Al termina, el joven actor y su familia buscaron protección en Noruega y ahora viven en Europa una vida normal.

Zain es un niño lúcido, un niño sensible y humano, inmerso en un mundo de adultos crueles, abusivos, infames, de esos que abundan y son producto de años, de siglos de maltrato y supervivencia a costa de lo que sea. Así son tantos y tantos adultos de cualquier parte del mundo donde hay misera y desolación.

En ese sentido, el filme muestra el horror universal de la pobreza, las andanzas, penurias y horror de los nadie, de los que no tienen nombre ni papeles; de los que no son nada ni pertenecen a ningún lugar; los de a pie, los que valen menos que un zapato.

La película pega, pega fuerte, directo al rostro, o mejor… directo a la conciencia.

Zain, de 12 años, llevado al límite, demanda a sus padres por haberlo engendrado.

Y uno lo comprende, porque a veces la vida es un perro sarnoso, un perro con rabia, un perro que muerde; un perro que muere en la banqueta, donde se pudre y apesta y aún así es invisible para todos.

Así es la vida de muchos, de demasiados. Y uno, uno solo mira.

Dirección: Nadine Labaki. Guion: Nadine Labaki. Historia: Labaki Jihad Hojeily. Música: Khaled Mouzanar. Fotografía: Christopher Aoun. Reparto: Zain Al Rafeea, Yordanos Shiferaw, Boluwatife Treasure Bankole, Kawthar Al Haddad, Fadi Kamel Youssef, Cedra Izam, Alaa Chouchnieh, Nour el Husseini, Elias Khoury, Nadine Labaki.

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias