19 julio, 2024

Por la señal de San Rocanrol

Por la señal de San Rocanrol

Marco Antonio Rodríguez
Toluca, México; 27 de marzo de 2019. Como editor en jefe de la revista Play Boy México, Arturo Flores escribió alguna vez que “el respeto al concierto ajeno es la paz”. 

¿Qué se puede esperar para la noche de un martes en la capital del Estado de México? Probablemente una ciudad paralizada, muda, fría e indiferente, dados los grupos lacras emanados de una sociedad marchita, con los que difícilmente se acaba dada su capacidad de reproducción incesante.

La noche hoy se baña de acordes y sus cambios drásticos: de la balada romántica de Pandora al rock liviano y casi popero de La gusana ciega

Las canciones de amor siempre han robado espacio a la muerte, pero como lo que se busca es tener de chile, mole y pozole, de súbito Las Víctimas del Doctor Cerebro asumen la batuta; de ahora en adelante tendrán, aunque sea sólo por un rato, la libertad total para hacer y deshacer; para diluir la barrera entre público y artista y hacer comunión santiguados con la señal de San Rocanrol.

Con el grupo completo en el escenario no hay vuelta atrás; al menos mientras luces y bocinas se mantengan encendidas. Abajo los camarógrafos van de derecha a izquierda, de arribabajo, repitiendo la coreografía a la inversa, siempre buscando el mejor ángulo, la iluminación, el mejor cuadro. 

Pobres de quienes, conforme la vieja usanza, trabajan con cámaras o lentes análogos donde enfocar es tarea suicida.

En el escenario el único estático es el baterista, pues entre otras cosas lleva la pierna izquierda lesionada. Los demás, cuando no cuelgan de los tubulares que dan soporte a las instalaciones de lámparas y pantallas, brincotean creyendo que el buen rock se mide de manera proporcional al riesgo que tenga implícito. Lo dejan muy en claro: disfrutan lo que hacen y por ello la gente aplaude. Se lanzan al público para ser acariciados y desplazados por el oleaje humano.

Si algo caracteriza a Las Víctimas es la energía que transmiten en cada presentación: el movimiento y gritería son un instrumento musical más de la banda y, en sentido estricto, el principal.

Entre los músicos pasean criaturas monstruosas que cargan fuego y reviven al personaje principal de la obra de Mary Shelley: Frankenstein, porque así se llama la canción que el conjunto ha decidido estrenar esta noche ante el público toluqueño, que cada vez grita más hipnotizado por el misticismo de la banda.

Qué decir de las coreografías que improvisan tanto artistas como público al calor de la noche en la gélida Toluca y su repentino olor a mota.
La noche es un coctel de ritmos que terminan tronando el esqueleto de quienes hoy, por voluntad o no, se santiguan con siglas de rock en lo que resta del #FestivaToluca2019.

Checa la galería fotográfica en nuestro Facebook: https://bit.ly/2HLmkfa

Tags

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias