30 mayo, 2024

Las cartas esperanzadoras que despidieron el año en el Zócalo de la CDMX

Las cartas esperanzadoras que despidieron el año en el Zócalo de la CDMX

Stella Cuéllar: texto. Miguel Alvarado: imágenes

Ciudad de México; 31 de diciembre de 2022

Ir al Zócalo de la CDMX siempre es una experiencia espléndida. Sin importar si hay o no motivo de fiesta, a nosotros nos encanta ir. Es un lugar de reunión de todos los capitalinos y de muchos que visitan la ciudad. Siempre hay familias completas, incluidos los abuelos, y también son muy comunes las parejas de enamorados de todas las edades.

Pero ir al Zócalo en épocas festivas, como es la Navidad o el fin de año, es aún más grato. Hoy, último día hábil del 2022, era además el último día de la feria y queríamos disfrutar a la gente, y vaya que fue lindo.

Nos tocó el desmontaje de los enormes árboles de Navidad que armaron con flores de Nochebuena y nos encantó ver que todas esas flores las regalaron a la gente. Las colas eran enormes, pero todo el que quería una se formó y disfrutó ver a los trabajadores trepados haciendo una cadena humana, como en los tiempos de los terremotos, pero esta vez, en lugar de escombros y pedazos de lozas, lo que se pasaban de mano a mano eran flores de Nochebuena, y la gente se iba feliz.

Señoras, jovencitas, señores y abuelitas, chicos y grandes abrazaban su maceta, le acomodaban sus hojas y flores con cuidado y se retiraban de la fila deseando feliz año nuevo a quienes seguían formados. Cerquita, casi a un lado de esto, mucha gente se subía al martillo, a la rueda de la fortuna, al carrusel o al gusano motorizado. También había mesas y sillas en las que niños y niñas, sentaditos, armados con lápices y colores, escribían sus cartas a los Reyes Magos, que luego colocaban en los muchos arbolitos adornados e iluminados para servir como buzones de esos textitos, no pocas veces muy conmovedores.

“Queridos Reyes Magos: no les pido nada para mí, sino que les suban el sueldo a los policías y les den uniformes nuevos. Mi papá es policía”.

“Queridos Reyes Magos, hagan que se termine el covit-19”.

“Queridos Reyes Magos, no me traigan nada a mí, pero que mi mami vuelva a estar bien y esté feliz”.

“Queridos Reyes Magos, quiero por favor que me traigan un casco de soldado”.

“Queridos Reyes Magos hagan que pueda estudiar danza y seguir con mi escuela de siempre”.

Otros chicos piden carros o camiones con control remoto; una muñeca bebé; un telescopio para ver las estrellas; unos más piden patines; y otros ropa, tenis o sudaderas, también “algo para mi hermanito”, y no faltan los que piden “que ya regrese mi papá”, o “que ya no vivamos con mi abuelita”.


Solo por leer estas cartitas valió la pena ir al Zócalo. Ahí siempre sucede algo que me hace crecer, reconciliarme con la gente, o sentirme parte de este México de a pie.

Me gustó que fueron muchos los que me pidieron que les sacara una foto con sus celulares, y posaban con la hija, o la novia; con la familia completa, o esa chica solita, de unos 15 años, que sonreía luminosa, porque le enviaría esa foto a su mamá.

Nosotros hicimos lo propio: nos sacamos fotos en el arco de luz y esperanza, también abajo de la enorme piñata multicolor; comimos gaznates y compramos unos avioncitos hermosos que regalaremos a un par de chicos que queremos y nos esperan en Toluca.

Debo decir que la iluminación del Zócalo este año fue bonita pero austera; solo está iluminado el Zócalo, pero ninguna de las calles que llegan a él. En los comercios también se ven pocas luces y pocos tienen adornos, como árboles.

Me llamó mucho la atención que en ninguno de los muros iluminados con luz se dibuja un nacimiento, pese a que las fiestas eran por Navidad y Año Nuevo. En su lugar hoy lucen frutos, cacahuates, pocillos de ponche y nochebuenas, y otros motivos que no se asocian tan directamente con la celebración católica. Supongo que de este modo las autoridades quisieron ser más incluyentes, pero no lo sé. Así, aunque lindo, a mí en ese sentido me quedó un poco a deber, aunque la piñata monumental sí es espectacular y hermosa.

Qué bueno que fuimos hoy. Si hubiéramos llegado un poco más tarde ya nada nos hubiera tocado porque se desmantelará la feria debido al montaje del escenario en donde mañana se presentarán los Ángeles Azules, que serán el plato fuerte de la celebración de fin de año.

Tags

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias