30 mayo, 2024

Toman militares control del Edoméx

Toman militares control del Edoméx

Miguel Alvarado

Toluca, México; 23 de abril de 2019. La seguridad del Estado de México será cuidada por militares. La llegada de 17 mil efectivos de la nueva Guardia Nacional a territorio mexiquense, un cuerpo formado por marinos, soldados y policías federales con mando militarizado, fue anunciada por la Federación y corroborada por la Secretaría de Seguridad estatal.

La propuesta original sobre dotar de atribución a las fuerzas armadas para que se hicieran cargo de la seguridad pública data del sexenio de Felipe Calderón, cuando en su Plan Nacional de Desarrollo convocó a la milicia a salir de sus cuarteles para hacerse cargo del combate al narcotráfico. Esa estrategia fue seguida en el sexenio de Enrique Peña Nieto, que buscó dotar de una figura legal las actividades de las fuerzas armadas. El resultado inmediato de esas acciones fue la fragmentación de cárteles en células o bandas más pequeñas y locales, pero igual de mortíferas, y el fortalecimiento de seis cárteles en el país, entre ellos el de Jalisco Nueva Generación, los Zetas, del Golfo, del Pacífico y Sinaloa, a los que se les denominó como Delincuencia Organizada Trasnacional (DOT) debido a que sus operaciones alcanzan a otros países, sobre todo Estados Unidos. Los índices de inseguridad aumentaron de manera significativa y a éstos se sumaron otras estadísticas: cerca de 250 mil desplazados de manera interna debido a amenazas de la DOT y más de 200 mil ejecuciones relacionadas con el crimen organizado en 12 años.

La decisión del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de entregar la seguridad pública a militares, sigue el mismo camino y aunque ha señalado que los mandos y las directrices son otras, así se hará uso de los mismos elementos que Calderón y Peña. Esos mismos mandos serán también los encargados de entrenar a los miembros de nuevo ingreso, y que conformarán desde la Guardia Nacional una especie de tercer ejército, que de inicio será más grande que la propia Marina.

En el Estado de México se ha aceptado la presencia de por lo menos 13 cárteles, según la Fiscalía estatal. El más importante de ellos es el de la Familia Michoacana, al que el gobierno de Felipe Calderón declaró extinto. Asentado en la Tierra Caliente de Michoacán, Guerrero y el Edoméx, es liderado por Johnny Hurtado Olacoaga, El Mojarro o El Pez, por quien se ofrece una recompensa de medio millón de pesos. Hurtado pelea de manera permanente el sur mexiquense a otras organizaciones como los Rojos y lo que queda de los Guerreros Unidos. El sur es una de las regiones más ricas en minerales pero también la de mayor pobreza social y abandono por parte del gobierno.

Al norte del Edoméx la Fiscalía ubica a un cártel denominado El Grupo, que domina Atlacomulco, Acambay, Jocotitlán, Polotitlán y San Felipe del Progreso, una zona por donde pasa el ducto de Pemex Toluca-Tula.

El cártel más poderos de México, el de Jalisco Nueva Generación, también está presente en la entidad, en el valle de México, que comparte territorio con el cártel del Nuevo Imperio. Otras bandas importantes en la entidad son la de Los Sapos y la de Monterrey, así como la Unión Tepito. En una entidad cuyo promedio de homicidios es de 10 diariamente, contra 79 que se cometen en todo el país, y con cerca de 36 mil policías estatales y municipales para cuidar a 17 millones de habitantes, la llegada de la Guardia Nacional supondría una gran ayuda, pese a los antecedentes innegables que muestran lo que sucede cuando en México las fuerzas armadas salen a las calles.

La Guardia Nacional está dotada de una Coordinación Operativa que en principio estaría bajo un mando civil, pero que finalmente, se resolvió, compartirán la Marina, la Sedena y la Policía Federal.

Cuéntaselo a todos

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín de noticias