Miguel Alvarado: texto. Brenda Cano: diseño.

Toluca, México; 8 de agosto de 2022

Jubilados y pensionados por el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) reclamaron que esa instancia les cobre, de manera inconstitucional, cuotas para servicios de salud, la cual asciende al 6 por ciento mientras que para las personas activas ese cobro es de 4.62 por ciento. Además, acusaron divisionismo en su sector, lo cual se ha traducido solamente en protestas políticas y en exigir que renuncien algunos líderes y funcionarios, lo cual es inefectivo y no produce nada. Los jubilados promovieron un juicio de amparo en contra de ese cobro y otras irregularidades, el cual ganaron ya y esperan que el proceso siga su curso.

Graciela Muciño, profesora jubilada, recuerda que “los porcentajes fueron aprobados por la Cámara de Diputados del Estado de México en 2013, y desde entonces se aplican”.

La Suprema Corte de Justicia emitió en 2012 un decreto por el cual ni el ISSSTE ni el Seguro Social gravan las pensiones con cuotas de salud, pero en el ISSEMyM, como órgano autónomo estatal no se acata esa disposición. Recientemente, los jubilados y pensionados ganaron amparos al respecto, pero su lucha es individual, aunque se encuentran organizados.

“Tradicionalmente se ha tratado al pensionado del Estado de México como si no fuera importante. No tiene el peso que tienen otros servidores. La Unión de Pensionados y pensionistas del ISSEMyM (UPPIAC) se ha quedado en un limbo después de las últimas elecciones en las que se eligieron representantes, pero esta situación ha causado problemas porque no se tiene acceso formal a las prestaciones más elementales como son los préstamos personales, hipotecarios, prótesis, lentes, aparatos ortopédicos, préstamos para vacaciones, etc. El juicio de amparo no ha tenido una resolución definitiva de parte del juez”, apunta Graciela Santana, pensionista del ISSEMyM, quien señala que esos cobros de cuotas por servicios de salud son, por lo menos, anómalos, ambiguos y extraños y coincide en que los pensionados y pensionistas se encuentran desorientados, desinformados, en un estado de orfandad y no cuentan con una representatividad que tenga voz y voto en el Concejo del ISSEMyM.

La exigencia de un cambio en las cuotas para los pensionados va aparejada con otros reclamos. Por ejemplo, que no se les mire como un sector inútil, pues ellos han trabajado toda una vida y entregado sus mejores años al servicio público. La vocación de servicio la conservan pues fueron maestros casi todos o empleados de confianza con una probada capacidad laboral que necesitan participar en la construcción de un país que requiere de todos.

– Y más el Estado de México, en donde nosotros ayudamos a consolidar y construir estructuras culturales, educativas, administrativas y otras a lo largo de nuestra vida. Queremos que haya un cambio de criterio con respecto a los pensionados, que se nos trate con respeto y dignidad. No es posible que en otros países la tercera edad sea considerada como un tesoro nacional por lo que representa. Aquí no es así porque nos ningunean. Los dos o tres líderes presionan pretenden cambiar este estado de cosas con gritos y sombrerazos, cuando se pueden cambiar con propuestas, diálogo y voluntad política de las autoridades- señala Santana.

Los pensionados han realizado demandas de amparo y ganado ante las distintas instancias. Al mismo tiempo se dan cuenta que su salario ha bajado y que las prestaciones han ido desapareciendo o han sido canceladas. Estas prestaciones no son las mismas que tienen quienes están activamente trabajando.


En los cheques que cobran se les trata como “pensionados cautivos”, lo cual quiere decir que se les aplican los descuentos que las autoridades determinan, sin ninguna explicación para nadie.

-En nuestra demanda hemos realizado observaciones sobre nuestros derechos humanos. En lo referente a nuestras prestaciones se hace una demanda a la Cámara de Diputados, al gobernador Alfredo del Mazo, al secretario general de Gobierno, a la dirección del ISSEMyM, al presidente del Concejo del ISSEMyM, al coordinador de Nóminas de esa instancia y a la Gaceta de Gobierno- señala Muciño, quien remarca que hay más de 100 personas apoyando esa demanda y decenas más que los impulsan- dice Muciño.

El ingeniero Alberto Ignacio Reyes, otro pensionado, apunta que se busca además que la representatividad de este sector recaiga en una persona confiable. “Pero también hemos visto que el ISSEMyM no nos ha respondido adecuadamente y ha cometido violaciones a la misma ley a la que responde, por ejemplo, al artículo 33. La Cámara de Diputados ha aceptado leyes que no están de acuerdo con la Constitución, sino al contrario. Queremos ese amparo, pero también que el resto de los compañeros se beneficien de esto, que no nos perjudiquen más”.

La lista de carencias se agranda con la falta de medicamentos y un mal servicio médico. Además, otro problema radica en el gran desconocimiento que se tiene acerca de los servicios y prestaciones que debe otorgar el ISSEMyM. José Mendoza, un ex trabajador de la UAEMéx señala que hay grupos que no persiguen el bienestar de los pensionados y dejan de lado los principales problemas.

El juicio de amparo que llevan a cabo se promueve desde el expediente 631/2021-IV ante el juez segundo de Distrito en materia de Amparo y Juicios federales en el Estado de México. Esa instancia ha determinado conceder el amparo para que el ISSEMyM, como acción principal, “no aplique en la esfera jurídica de los quejosos la obligación de enterar la cuota del 6 % del monto de su pensión, prevista en el artículo 33 de la Ley de Seguridad Social para los Servidores Públicos del Estado de México y municipios, impugnado hasta en tanto se reforme, debiendo entregar el porcentaje mínimo, esto es, el del 4.625 % establecido en la fracción 1 del diverso artículo 32 de la legislación citada […]”.

Deja un comentario