Fernanda García

Toluca, México; 29 de junio de 2022.

La reproducción en cautiverio necesita de ingredientes exactos para que se logre y se asegure la supervivencia de las especies. Esto es lo que pasó en el Bioparque Estrella, ubicado en Chapa de Mota, en el Estado de México. Luna, una pequeña loba marina americana, nació durante el último eclipse lunar y se ha ganado el corazón de quienes la cuidan.

Hija de Fat y Lily, las estrellas del show de Bucaneros del Bioparque Estrella, la pequeña ha ganado fuerza para disfrutar la vida a lado de su madre, que ha desarrollado el instinto maternal de manera eficaz, reconoce Érick Jesús Aguirre Martínez, coordinador del Área de Lobos Marinos. Eso le ha permitido crecer como una cachorra sana aunque su valoración se sigue haciendo “a distancia”.

En el área vivían ya Chispa, Fat, Lily y Chato, por lo que el nacimiento de Luna ha llegado a alegrar el recinto, ya que es la primera de su especie que nace en cautiverio en este parque, que alberga a 60 especies distintas en un ambiente de libertad controlada.

“La reproducción en cautiverio en animales como los lobos marinos no es tan complicada si tienes buenos cuidados, los cuales nosotros tenemos. Pero por sencilla que parezca no sólo implica el tiempo de gestación sino también los cuidados que tienen los cachorrillos después de nacidos. En este caso Luna tiene una lactancia muy buena desde que nació”, dijo Aguirre.

Aunque no lo parezca, en cautiverio se puede reducir el índice de mortalidad de los recién nacidos, y en el caso de los lobos marinos, eso pasa hasta en un 50 por ciento, pues su alimentación y cuidados neonatales, si bien está a cargo de las madres, son vigilados por profesionales.

Gerardo López Santamaría, gerente de Marketing en el Bioparque Estrella, considera que los animales que viven en zoológicos o parques controlados aumentan su calidad de vida y longevidad, ya que son constantemente monitoreados y no se enfrentan a los peligrosos de sus hábitats naturales como lo representan los depredadores, los fenómenos meteorológicos o la escasez de comida.

“Normalmente lo que sucede con ellos es que doblan la esperanza vida en lugares como nosotros. Fat es un macho que en libertad llega a vivir entre 12 y 14 años y en lugares como los de nosotros llegan hasta los 30”, dijo.

En cuanto a la reproducción de otras especies, López Santamaría cree que ésta se ha dado de manera exitosa dentro del parque.

“Por lo regular se han reproducido bastante bien, es el caso de los monos arañas, de las cebras, incluso también de leones y tigres. En general, en toda la colección que tenemos, la verdad es que la reproducción es bastante buena y todo se debe al cuidado de todo el personal, de los colaboradores que formamos Bioparque.

Le buscan nombre a Luna

Aunque ya la llaman de cariño “Luna”, la tradición en el Bioparque Estrella es permitir que los visitantes se involucren en la búsqueda de un nombre, y serán ellos quienes le den el nombre definitivo a la cachorra de lobo marino.

“Luna nació el 16 de mayo justamente en el eclipse lunar, por eso es que nosotros la estamos llamando Luna, pero tenemos una dinámica en la que los visitantes pueden participar para elegir el nombre de la cachorrita, ahorita va ganando Luna”, dijo Érick.

Actualmente el Bioparque Estrella es hogar de más de mil 500 animales de distintas especies que disfrutan no sólo de una libertad controlada, sino de los cuidados y amor de los humanos, lo que convierte la visita en una experiencia educativa y llena de aventura.

Fotografía: Ramsés Mercado.

Deja un comentario