Redacción VcV

Xochicuautla, México; 29 de noviembre de 2021.

El gobierno del Estado de México y la empresa Autovan, propiedad del compadre de Enrique Peña, Juan Armando Hinojosa, incumplió acuerdos con los ejidatarios de Xochicuautla, ubicada en el municipio de Lerma, en los que se estipulaba la construcción de pasos peatonales para la comunidad hacia los bosques de agua, sagrados para esa comunidad. Por eso, los pobladores cerraron la autopista Toluca-Naucalpan, cuyo trazo partió a esa y a otras comunidades hace años, que se declararon en resistencia e impidieron la realización de la obra. Al final, los acuerdos alcanzados por las partes permitieron, ventajosamente para el gobierno, que “la carretera del licenciado Peña Nieto”, como se le llamaba entonces, pudiera concluirse.

-Se estableció que cuando se terminara la carretera se terminarían esos puentes, así como unos escurrideros de agua- explica Antonio Miguel Reyes Valdés, del Consejo Supremo Indígena de San Francisco Xochicuautla, quien también señala que ya le había anticipado al gobierno que, en caso de no cumplir, ellos cerrarían el paso.

Las autoridades estatales no han respondido a esos reclamos y a los habitantes los refiere al municipio, que no tiene injerencia alguna en el trato que se realizó

-No lo podemos resolver con ellos, podríamos resolver con la parte estatal y conjuntamente con la empresa Autovan para que agilice este tipo de trabajos, para que no tengamos el rezago que hasta ahora presenta todo.

Los comuneros señalaron que analizan otro tipo de protestas y movilizaciones, en caso de que el gobierno estatal encabezado por Alfredo del Mazo Maza, primo-hermano de Peña Nieto. Por lo pronto permanecerán en el tramo de la autopista que está cerrado y que pasa por sus tierras.

-Estos problemas no los causamos nosotros. Ellos querían pasar sus carreteras por aquí y creo que nosotros hicimos los acuerdos para poder llegar a buenos términos. Y hoy estos, sobre estos términos tendríamos que tomar decisiones, es un poco difícil cerrar este paso y causar problemas a quienes pasan por aquí, es una lástima porque quienes van a su destino se tienen que regresar. Pero eso es una torpeza del mismo gobierno, que no cumple con cosas muy claras y muy platicadas ya- señala Antonio Miguel.

Los pobladores mantienen el paso cerrado y ellos mismos se ponen como barrera, con pancartas y lonas en las que avisan el motivo del cierre, y que también involucran al gobierno federal. Autovan construyó esa carretera desde 2008 por 4 mil 400 millones de pesos por 39 kilómetros. Sin embargo, los costos de la empresa fueron pagados por el propio gobierno estatal, que además le otorgó una concesión por 30 años a los constructores.

Deja un comentario