Miguel Alvarado

Toluca, México; 12 de mayo de 2021.

La elección de nuevo rector en la Universidad Autónoma del Estado de México es un simulación. Lo dice un sector organizado de la sociedad en la entidad y lo dice también el grupo de Alumnos Organizados de la Facultad de Derecho, que ha exigido al Consejo Universitario se abstenga de simular un voto el próximo 14 de mayo”. Esto, en respuesta a la decisión de que solamente un candidato compita en estas elecciones, después de que dos de ellos se bajaran durante las campañas y a una más ni siquiera se le permitiera inscribirse.

La última en renunciar fue Yolanda Eugenia Ballesteros Sentíes, inscrita desde el principio sin ninguna posibilidad. Su renuncia dejó solo en el camino a Carlos Eduardo Barrera Díaz, a quien se considera parte de grupo de ex rector Jorge Olvera.

El otro aspirante era Luis Raúl Ortiz Ramírez, en principio el favorito para suceder al actual rector Alfredo Barrera, pues pertenece a su primer círculo. Sin embargo, Ortiz debió dejar la aspiración nada más inscribirse. En el entorno de quien era el abogado de la UAEMéx, había cinco denuncias en su contra y una investigación del Órgano Interno de Control, iniciadas por docentes suspendidos.


Los Alumnos Organizados de la Facultad de Derecho externaron, mediante un comunicado, que no se reconocería el triunfo ni el rectorado del único aspirante que continuó, Carlos Eduardo Barrera Díaz, porque no hay verdadero ejercicio de la democracia y no se aplicó un método confiable de elección, por lo que el proceso que está en marcha puede considerarse como fraude.

Además, los Alumnos Organizados emplazaron al director de la Facultad de Derecho, J. Dolores Alanís Tavira, así como a miembros del Consejo Universitario, a deponer su voto y desconocer el actual proceso porque sólo así se defenderán los principios de justicia y democracia que marca el artículo 2 de la Ley Universitaria.

“Hemos convenido  que si esta mal llamada elección llegase a consagrarse, el Consejo Universitario, además de violar la Legislación Universitaria por intercambiar el sentido de la votación por una ‘aprobación de candidato’, estaría perdiendo su legitimidad y credibilidad ante la comunidad universitaria por prestarse a un simulacro que recae en un fraude al aprobarse registros de candidaturas para Rector que luego han sido desechadas sin argumentos preponderantes o de fuerza mayor […] y por consiguiente engañar intencionalmente a la comunidad universitaria al hacer creer que aspiran a dicho cargo”.

Esta aprobación de candidato será realizada vía electrónica “con la ausencia total de quienes tiene la obligación de recoger esa opinión”, dicen los Alumnos Organizados, que exigieron una respuesta inmediata al Consejo Universitario.

Las elecciones estaban previstas para el 14 de mayo, pero la renuncia de Ballesteros Sentíes ha reducido esa jornada a un mero “reconocimiento”, sin votación, sin contrincantes y sin autoridades que sigan el proceso.

Deja un comentario