Marco Antonio Rodríguez

Toluca, México; 10 de mayo de 2021.

En política nada es casualidad como tampoco lo es que el Estado de México cambiara el 26 de abril a semáforo amarillo, en el marco de un histórico proceso electoral que permite que algunos diputados y alcaldes puedan competir para repetir en sus cargos. Otros, como el presidente municipal priista de San Mateo Atenco, Julio César Serrano González, dirán adiós a sus funciones porque ya en dos ocasiones consecutivas han encabezado sus presidencia.

Gobernar San Mateo Atenco no es fácil. Lleno de problemas -presencia del crimen organizado, profunda desigualdad social a pesar de su poderosa industria zapatera, pobreza extrema en algunas de sus delegaciones, inundaciones y, en fin, la misma cara de los municipios depauperados de México- tuvo que sufrir una gestión tan pobre y distante de sus habitantes que Julio César Serrano, el actual edil, había cumplido, por lo menos hasta diciembre de 2020, apenas siete de sus 35 promesas de campaña. En proceso se encuentran doce de ellas y diez más no han sido ni siquiera iniciadas, de acuerdo a información de su propio gobierno entregada a esta Redacción mediante la solicitud de información con folio 00162/MATEOATE/IP/2020.

Así pues, le queda apenas un año a Serrano González para concluir el 80 por ciento de compromisos restantes y con ello hacer valer sus convenios fijados en el Plan de Desarrollo, documento en el cual afirmaba que “durante mi campaña política me comprometí a atender necesidades específicas de todos los barrios y colonias del municipio”.

Entre los trabajos inconclusos se encuentran, por ejemplo, incrementar el número de elementos policiales, construcción y/o equipamiento de Aulas de Medios en todas las escuelas públicas, implementación de programas contra adicciones en nivel primaria, mejora de espacios recreativos, capacitación de bomberos, programa de alertas vecinales vinculadas con el C2, colocación de botones de pánico en plazas públicas y pólizas de seguro de vida a elementos de seguridad pública, entre otras cosas.

*

Gastos: la radiografía numérica de la actual gestión

San Mateo Atenco es un pequeño municipio que se localiza en la porción central del Estado de México, y que de acuerdo con el censo del INEGI, tiene una población de 72 mil 579 habitantes, cuya principal actividad económica es la confección y venta de calzado. Para este año dispuso de 357 millones 731 mil 968 pesos; sin embargo, a dicha cantidad hay que descontarle un poco menos de la mitad, 144 millones 14 mil 85 pesos, que se destinan al sueldos de sus trabajadores, lo que se traduce en 40 por ciento del monto total, según detalla ese gobierno desde Transparencia. Cabe señalar que el gasto de Servicios Personales es el gasto más elevado y creció 5 millones 717 mil 329 pesos con respecto a 2019.

Su principal actividad económica era, por lo menos hasta antes de la pandemia, la confección y venta de calzado, sin embargo dicho oficio fue sustituido temporalmente por la elaboración de cubrebocas, lo cual salvó de la quiebra a algunos fabricantes.

Además, según muestra la carátula del Presupuesto de Egresos 2020, para ese año se contemplaron 10 millones 177 mil 334 pesos para el concepto de Deuda Pública a pesar de que un documento signado por la tesorera municipal, Valeria Guillermina Hidalgo Escutia, con fecha del 30 de junio de 2020, asegura que “el Ayuntamiento de San Mateo Atenco no cuenta con ningún Endeudamiento Neto que se derive de alguna contratación financiera con alguna entidad bancaria”. (SIC), por lo que ese dinero, según explica Iván Omar González Ordóñez, encargado del despacho de Transparencia, sería destinado para pago a proveedores y servicios requeridos en el desempeño de las funciones de los entes públicos.

De la distribución del presupuesto también destaca el correspondiente a arrendamientos (4 millones 534 mil 436 peso), pues por la renta de cuatro inmuebles para la instalación de algunas de sus oficinas, ese ayuntamiento gasta 88 mil 100 pesos mensuales; es decir, casi 3 mil pesos diarios. Por ejemplo, una bodega que ocupa para el resguardo de materiales cuesta a sus habitantes 31 mil 800 pesos al mes.

La solicitud de información PM/UIPPET/UT/213/2020 revela que la actual administración renta más espacios de los que posee y como inmuebles propios reporta únicamente a los edificios del Ayuntamiento, la Comandancia y la Casa de la Cultura.

El gobierno de ese municipio contempló también un millón 284 mil para el alquiler de equipo y bienes informáticos y otros 633 mil 236 pesos para vehículos, aunque para “arrendamiento de equipo e instrumental médico y de laboratorio”, en plena época pandémica, no se tenga destinado ni un solo peso.

*

Un municipio inundado… de impunidad

San Mateo Atenco tiene además pasajes sombríos en su historia, como el de septiembre de 2008, cuando los cuerpos de 24 jóvenes fueron encontrados en La Marquesa; todos ellos con señales de tortura: estaban golpeados y atados de pies y manos. Algunas versiones indicaron primero que se trataba de albañiles; sin embargo, las fotografías filtradas entre la prensa local ponían al descubierto otra realidad. En ellas se distinguía a hombres de entre 25 y 35 años, todos ellos con cabello corto tipo militar y también todos, sin excepción, llevaban la frente perforada por impacto de bala, o “tiro de gracia”, insignia común del sicariato. Armas de .38 y de .9 milímetros silenciaron sus vidas.

El entonces Procurador General de México, Eduardo Medina Mora, tuvo que aceptar que se trataba de integrantes del narcotráfico que fueron asesinados por un cártel opuesto. Algunos de los ultimados eran centroamericanos y el resto policías o militares.

El expediente AP/UEIDCS/302/2008 de la PGR vinculó a Antonio Careaga Ramírez, exdirector de Seguridad Pública de San Mateo Atenco, con este crimen, pero su aprehensión fue exprés –de apenas 40 días- pues detenido el 13 de noviembre de 2008, obtuvo su libertad bajo fianza en enero de 2009.

Para la PGR poco importó que el propio Careaga Ramírez admitiera cobrar 25 mil pesos de “cuota” a La Familia Michoacana a cambio de permitirles “trabajar” en esa zona, y haber invitado al “negocio” a su homólogo de Huixquilucan, Pedro Jaime Chávez Rosales.

*

También priista, Jair de Jesús Pichardo Zepeda es otra piedra en el zapato de aquella gestión encabezada por Serrano González: en septiembre de 2020 fue exhibido por subir a su muro personal de Facebook un par de fotografías donde aparecía abrazando a un cachorro de león y otro más de tigre de bengala. Tras la publicación, Pichardo Zepeda recibió comentarios que cuestionaban la procedencia de dichos animales, más por tratarse de especies en peligro de extinción -como lo es el tigre de bengala- y que de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) su posesión está prohibida.

Además, el artículo 59 de la Ley General de Vida Silvestre refiere que “los ejemplares confinados de las especies probablemente extintas en el medio silvestre serán destinados exclusivamente al desarrollo de proyectos de conservación, restauración, actividades de repoblación y reintroducción, así como de investigación y educación ambiental autorizados por la Secretaría”. Otros artículos que hablan al respecto son el 85, 87 y 122 de esa misma ley.

El político respondió que los animales pertenecen a Recica, la “fundación y hogar para animales rescatados de cautiverio o que estaban en circos”, como describen en redes sociales. Sin embargo, tal fue el cuestionamiento que generó la difusión de las citadas fotografías que el regidor optó por eliminarlas –o modificar la privacidad de su perfil- dejando en su lugar únicamente aquellas en las que se hace acompañar de políticos tricolor como César Camacho Quiroz o los primos Alfredo del Mazo Maza y Carolina Monroy Del Mazo.

*

La “nueva” apuesta

Ahora, el PRI ha enviado a competir por la silla vacía que deja Serrano González a Ana Muñíz Neyra, cuyo nombre no refiere nada. Sin embargo, una observación más atenta dice otra cosa.

Ella es la ex nuera de la ex alcaldesa de Toluca, María Elena Barrera Tapia. Además, su madre es Margarita Neyra, la responsable de la imagen institucional del ex presidente Enrique Peña desde que éste fungiera como gobernador. Fue tanto el apego de Peña por Margarita que incidió para que Alfredo del Mazo, su primo-hermano y actual gobernador de la entidad, la contratara para dirigir Televisión Mexiquense.

La familia Muñiz lleva la política en la sangre y otro de sus integrantes, José Neyra -hijo del icónico dirigente estatal de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) Armando Neyra Chávez- es dirigente de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM). Finalmente, José Reynol Neyra González (hombre cercano al ex dirigente estatal del Revolucionario Institucional, Carlos Iriarte Mercado), es vicepresidente de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM); fue secretario del Ayuntamiento en Huixquilucan y luego, de 2013 a 2015, alcalde de ese municipio. Fue también consejero político municipal, delegado municipal, subdirector de Administración y director de Bienes Asegurados y Arraigos en la antes PGJEM, hoy FGJEM, entre otros tantos cargos públicos.

Ana Muñiz Neyra, quien quiere ser alcaldesa de San Mateo Atenco, es por ahora síndica municipal en la actual administración. Y así, desde esa segunda mirada, la candidata del PRI tiene una familia que la respalda desde el poder y desde las relaciones políticas con el grupo político de Peña Nieto y por consiguiente de Alfredo del Mazo.

Deja un comentario