Marco Antonio Rodríguez

Toluca, México; 10 de abril de 2021.

Esto es en San Mateo Oxtotitlán entre las calles Corralitos y Girasol, aquí se ubica uno de los tantos monumentos a la inmundicia e irresponsabilidad humana que hay en Toluca, un municipio cuyas autoridades invierten, según la solicitud de información 00140/TOLUCA/IP/2019, unos 468 mil pesos diarios en la recolección, traslado y disposición final de la misma.

Y no, no es culpa del ayuntamiento, o no del todo, sino de la gente que aún sabiendo los daños a la salud que trae consigo la contaminación ambiental, decide tirar en terrenos baldíos todo tipo de basura: llantas de coche, escombro, botellas, pañales, condones u otros objetos. Y claro, quemar cualquier pastizal que ve a su paso.

De acuerdo con la Dirección General de Servicios Públicos del gobierno municipal, en Toluca se producen diariamente 900 toneladas de basura; es decir, un promedio de 1.8 kilogramos por habitante. Por su parte, en su última medición de 2020 el INEGI reveló que en todo el país se generan cada día 107 millones 55 mil 547 kilogramos de desperdicios, lo que da un promedio diario de 854 gramos por persona. Cabe señalar que el 87 por ciento de los tiraderos en el país son a cielo abierto y sólo el 13 por ciento posean las regulaciones sanitarias.

Los contaminantes en el suelo, aguas subterráneas y en la cadena alimentaria pueden causar diversas enfermedades y una excesiva mortalidad en la población, desde efectos agudos a corto plazo –como intoxicaciones o diarrea–, hasta otros crónicos a largo plazo, como el cáncer, advierte la ONU y sin embargo la ciudad se ha tapizado de basura gracias, claro está, a la negligencia de sus habitantes y a la escasa o nula educación ambiental en temas como reciclaje de desperdicios.

Las delegaciones San Pablo Autopan, Cacalomacán, San Lorenzo Tepaltitlán, Santa Cruz Azcapotzaltongo, la subdelegación de San Nicolás Tolentino, y Paseo Matlatzincas son las zonas más contaminadas de la capital mexiquense a pesar de contar con depósitos, tiraderos y servicios de recolección de basura a domicilio.

En el artículo 17 del Bando Municipal DE Toluca se establece que es obligación de la población “abstenerse de arrojar basura, desperdicios sólidos o líquidos, biológico infecciosos, peligrosos y/o de manejo especial […] a la infraestructura hídrica, vía pública, parques y jardines; así como a las alcantarillas, pozos de visita, cajas de válvulas y cualquier otra instalación similar” además de “entregar sus residuos sólidos domésticos al personal de los vehículos recolectores, debidamente separados en orgánicos, inorgánicos reciclables, inorgánicos no reciclables y sanitarios o higiénicos”.

Pero eso no importa, como tampoco importa que a inicios de junio de 2019 el gobierno municipal estableciera multas que van de 485 a los 6 mil pesos o hasta cárcel a quienes arrojaran basura en las calles. Quizás entonces sea cierto aquello de que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano.

Deja un comentario