Redacción VCV

Toluca, México; 9 de diciembre de 2020. Miguel García Palacios es oriundo del ejido de Dolores, en el municipio de Temoaya, y es piñatero en temporada navideña, actividad en la cual cuenta ya con más de 20 años de experiencia. Él junto a su hija Miriam y su nieto elaboran la tradicional piñata hecha de cartón o barro, con papel china o metálico de diferentes colores y engrudo.

Hace por ejemplo la de siete picos, misma que, a su decir, representa a una estrella de siete puntas por cada uno de los siete pecados capitales, siendo los colores llamativos símbolo de la tentación al pecado.

De acuerdo con don Miguel la situación de por sí era ya difícil y ahora con la pandemia de la covid-19 lo es mucho más, por lo que pasando la temporada navideña deja de producir este artículo para dedicarse a la jardinería y así poder sobrevivir.

“Si es buena temporada pus vendes lo que alcanzas a hacer: unas 600 o 700, y si es mala temporada elaboras el montoncito… o ya como se vaya vendiendo. Unas 200 o 150 piñatas. Tenemos que hacerlas con todo, con fe. Si no nos mata la pandemia pus’ nos morimos de hambre.” dice con frases cortas el hombre, sin apartar la mirada del papel china morado que sostiene entre las manos.

Piñatas hace de todo tipo, de cualquier tamaño y precio; sin embargo, lo que sí es que no ha incrementado sus precios a pesar de la pandemia pues “si de por sí no hay ventas, menos si les subo”. Las pequeñas valen 20 pesos pero también ofrece otras en 45 hasta 150 pesos.

De origen otomí, don Miguel no niega sus raíces y, por el contrario, las mantiene como estandarte pues recuerda cada que puede las enseñanzas de sus antepasados, sea en su oficio o en los consejos que dejaron consigo. Al ser cuestionado sobre la disminución de sus ventas se anima a expresar que “cuando uno se llena de miedo de todos modos se va a morir”, por lo que lanza un llamado a las personas a convivir con las debidas medidas de higiene pero no dejar de hacerlo pues de lo contrario “los va a matar el miedo”.

Don Miguel necesita vender para sobrevivir. Cerca de 113 mil 677 empleos formales se han perdido derivado de la pandemia del coronavirus en el país y ni hablar de los informales o de los pequeños negocios como el suyo. De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sólo en junio se perdieron 83 mil 311 puestos. La economía del país se paralizó primero y hoy se reactiva a cuentagotas. Muchos cerraron sus negocios y no volvieron más a abrirlos.

Fotografía: Ramsés Mercado

Deja un comentario