Miguel Alvarado: texto. Brenda Cano: diseño. Ramsés Mercado: imagen.

Toluca, México; 5 de octubre de 2022

El 503 de la calle 16 de Septiembre está precintado, y aunque las tiras amarillas que la policía colocó desde el 3 de octubre de este año están por caer, señalan inequívocamente el domicilio de Lucero, una joven estudiante de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México que fue asesinada precisamente en su hogar. La puerta, cuya cubierta es de cristal, se encuentra rota, como si alguien hubiera forzado la entrada. Ese boquete, un puñetazo en realidad, no preparaba a nadie acerca de lo que pasaba adentro.

El asesinato de Lucero ha causado estupor e indignación en la comunidad universitaria y en Toluca. Ella fue ultimada por un hombre que se ha identificado como Lev Norman, de 24 años, y que fue capturado cuando caminaba por una calle de San Mateo Atenco, un municipio conurbado a la capital mexiquense, cuando la policía lo capturó.

Iba vestido de mujer y llevaba consigo una bolsa negra de plástico. En esa bolsa había echado la cabeza cercenada de la joven, y partes de sus miembros inferiores. También le fue decomisado un cuchillo de unos 30 centímetros manchado de sangre. El asesino había ya atacado al hermano de la víctima, quien había ido a buscarla y se encontró con el asesino, quien se le fue encima hiriéndolo. Fue el hermano, Cristian, quien dio aviso a las autoridades.


La joven apenas tenía 23 años y la comunidad universitaria ha ido precisando los sucesos. Primero, señalan estudiantes, que el asesino Lev Norman era estudiante de la Facultad de Ciencias, aunque había sido dado de baja en 2019 debido a su comportamiento violento.

También aseguraron que el asesino ya conocía a Lucero, pues habían coincidido en la Facultad en algún momento.

Una de las primeras versiones decía que se habían conocido por redes sociales y que Lev Norman había asesinado y mutilado a la chica porque estaban participando en un “reto virtual” que se habían encontrado en internet. Sin embargo, las precisiones realizadas por ex compañeros permite ubicar de otra manera al asesino.

De cabello largo, Lev Norman vestía cuando lo capturaron una blusa rosa, mallas negras e iba sin zapatos. También iba lesionado y sus manos estaban embarradas de sangre, que se imprimió hasta en la patrulla a la que fue subido, pues puso dedos y palmas en la carrocería. Ha sido acusado de feminicidio. Los hechos ocurrieron en la calle 16 de Septiembre y Juan Aldama, en el Barrio de Santiago, en San Mateo Atenco.

La comunidad de la Facultad de Ciencias de la UAEMéx se manifestó al respecto diciendo que “Lucero merece justicia. Exijamos a las autoridades que hagan su trabajo para que este crimen no sea uno más de los que quedan impunes diariamente en el país. Exijamos la pena máxima para este criminal que cobardemente arrebató los sueños de Lucero, quien en vida siempre fue una persona alegre, amable y risueña”.

Por su lado, la UAEMéx condenó el asesinato y señaló que colabora con la Fiscalía estatal para encontrar justicia para Lucero.

Deja un comentario