Miguel Alvarado: texto. Ramsés Mercado: imagen e información. Karen Colín: diseño.

Toluca, México; 25 de julio de 2022.

Pasa sus manos por las páginas punteadas de su libro y las marcas que las hojas tienen. Sus dedos reconocen las señales y van leyendo la historia que él mismo ha escrito en el el idioma de Braille. Él tiene una debilidad visual que le impide ver las letras impresas y sabe de primera mano lo difícil que resulta encontrar lecturas que pueda leer por sí mismo. Tiene 18 años y abraza su libro con orgullo, porque no es fácil escribir uno en un país que no lee ni tampoco escucha.

Emiliano Cuenca Pichardo y Andrés Bustamante Ortiz, su maestro, escribieron un libro con apoyo de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Se trata de Polinizasong, editado e impreso por la Universidad Autónoma del Estado de México. Y no es un libro más. Está escrito en Braille, el sistema de escritura para débiles visuales y ciegos, y está dirigido a chicos que padecen estas afecciones.

-Me gustaría que lo leyeran jóvenes con estas discapacidades, porque casi no hay libros en Braille y donde hay tienen que encargarse. Es para cualquier edad porque es entretenido- dice Emiliano, uno de los autores, quien reconoce la problemática de obtener este tipo de volúmenes.

La UAEMéx, sin embargo, tiene una oferta de libros en Braille, aunque sus colecciones apenas se están formando.


-En otras librerías ni siquiera saben lo que es el Braille -dice Emiliano, quien remarca que hacer Polinizasong fue un disfrute, así como un reto editorial.

Lamenta que en Braille no exista una suficiente oferta que incluya géneros como el de terror, que es uno de sus favoritos.

Emiliano Cuenca ha recurrido a audiolibros para acercarse a la literatura pero quien lo ha hecho sabe que no es fácil encontrar lectores de calidad o incluso radioteatros que acerquen al público, el cual es variopinto pues además de los débiles visuales también personas sin tiempo han encontrado en esas opciones al menos un espacio para escuchar en las distintas plataformas que ofrecen esta variante.

Pero libros en Braille son otra cosa.

– También pido que me lean -dice el joven autor- pero no me gusta que me lean porque prefiero hacerlo yo. Yo soy fan de La chica del tren, el de It, de Stephen King, entre otros.

Por su lado, el profesor Bustamante, coautor de Polinizasong, apunta que conoció a su compañero de letras en la preparatoria, donde le daba clases. Claro, el profe se dio cuenta de la imposibilidad padagógica, de las limitantes que él tenía para enseñarle. No sabía cómo hacerlo.

– Lo que podíamos ofrecerle es que hiciéramos el libro. Juntamos materias y leímos y escribimos como teníamos que hacerlo. Entre todo, fue muy divertido y llegó un punto en el que esas diferencias de edades e intereses se fueron disolviendo y nos permitieron formar el libro- dice el profe.

Emiliano, que sabe escribir en Braille, decidió que el libro estuviera dirigido a niños y por eso la Universidad se interesó.

-El libro se llama así porque aborda a los animales polinizadores, además de las abejas. La idea salió de una película. Hay un grupo de insectos polinizadores que se ven afectados por los plaguicidas. Pero les gusta música y forman una banda para comunicarse con los humanos. Porque encuentran en la música su manera de acercarse y convencer de cambiar prácticas contaminantes- dicen los autores.

El libro cuesta 170 pesos y está disponible en las tiendas de la Universidad.

Deja un comentario