Redacción VcV

Toluca, México, 26 de junio de 2022.

Cuatro personas que gritaban adentro de un bar que pertenecían al cártel del narcotráfico de la Familia Michoacana, fueron detenidas por la policía. Cierto o no, su presunción les costó la libertad.

Se metieron a uno de los bares que hay en el tramo de la avenida Venustiano Carranza y comenzaron a beber y drogarse hasta que alguien llamó a la policía estatal.

Al llegar, los uniformados fueron amenazados por los tipos, que se dijeron familiares cercanos de Jhonny y Alfredo Hurtado Olascoaga, capos de la Familia en el sur del Estado de México.

Después de efectuar la revisión protocolaria, los policías hallaron entre sus pertenencias una réplica de arma de fuego tipo escuadra, un cargador, cuatro teléfonos celulares de diferentes marcas, ocho pulseras conocidas como esclavas, un reloj de oro, 104 mil pesos en efectivo, un envoltorio plástico cuyo interior contenía un polvo blanco, con características propias de la cocaína y también se aseguró un vehículo sedan de la marca Volvo.

En lugar de los hechos, los oficiales aprehendieron a quienes dijeron llamarse Gaudencio “N”, Marcos “N”, Érick “N” y Víctor “N” de 46, 29, 22 y 28 años, respectivamente. Al momento de ser detenidos, los sujetos supuestamente amenazaron con atentar en contra de los policías y refirieron ser familiares cercanos de líderes del grupo criminal.

Se trata de los bares de siempre que llegaron a la calle de Venustiano Carranza hace años y nadie los ha podido mover. El Irish y La Trompetía, sobre todo, siempre han estado involucrados en problemas.

Los elementos de la Secretaría de Seguridad (SS), en coordinación con policías municipales, detuvieron a los implicados por probables delitos contra la salud y portación de arma prohibida. Efectivamente, los individuos podrían pertenecer a un grupo criminal con origen en el estado de Michoacán.

Los hechos sucedieron la tarde del viernes, cuando personal de esta dependencia del Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C5), atendió el reporte.

Los cuerpos de seguridad estatal y municipal que realizaban despliegues operativos, hicieron presencia en el sitio, donde solicitaron al encargado del establecimiento les permitiera ingresar a la parte alta del lugar, donde había un área privada.

Ya con autorización, al llegar al punto observaron a cuatro sujetos sentados en una mesa, de los cuales tres aparentemente consumían supuesta droga.

Después de hacer saber los derechos que la ley concede, los hombres junto con los indicios asegurados, fueron presentados ante la agencia del Ministerio Público con sede en Toluca, donde se inició la carpeta de investigación por probables delitos contra la salud, portación de arma prohibida y lo que resulte.

Así, por nada, los presuntos alborotadores fueron detenidos. Falta ver si pueden en encerrarlos y después mantenerlos en prisión.

Deja un comentario