Miguel Alvarado

Toluca, México; 19 de octubre de 2021.

Apenas tiene cuatro días inaugurado y el Parque de la Ciencia, construido sobre la antigua explanada Ángel María Garibay, ya ha generado dos conflictos serios. El primero se relaciona con la intención de cancelar rutas de transporte por el centro de la ciudad por parte del gobierno. Y ahora, esta mañana, con la lucha por espacios para el comercio semifijo.

Los ambulantes que trabajan en la explanada del Cosmovitral, un área que fue integrada de manera natural al nuevo parque, ya no pueden ponerse a trabajar ahí debido a una prohibición por parte de las autoridades municipales y estatales, que además favorecen a organizaciones como la Confederación Nacional de Asociaciones Sociales y Comerciales, dirigida hasta hace poco por Esmeralda de Luna, una lideresa que ahora incursiona en ámbitos políticos y empresariales, y que trata de acaparar los espacios de venta pública en la ciudad. 

En el caso del área que circunda al nuevo Parque de la Ciencia, los espacios representan el punto de quiebre entre los ambulantes y los comerciantes establecidos. Esta mañana, por ejemplo, los locatarios trataron de proteger las áreas públicas enfrente de sus negocios y pusieron sobre las banquetas sillas y tablas para evitar que los ambulantes desplazados del Cosmovitral, ubicado a unos 200 metros, se instalaran en la zona. Los establecidos alegan que se trata de una competencia desleal, se genera suciedad, inseguridad y robos, sobre todo de celulares, como ha pasado en otras zonas. A todo eso, ahora añaden el costo que puede tener “la mala imagen” que el nuevo parque, dotado de una vistosa cúpula plateada en donde se ha instalado un planetario, pagará debido a la presencia del comercio en las calles.


Pero los ambulantes no tienen a dónde ir. Ellos mismos han sido rehenes de sus propios líderes, que abusan de ellos y los utilizan para dirimir, incluso, sus pleitos personales con otras organizaciones o con el gobierno de la ciudad. Así que los comerciantes establecidos piden lo que han solicitado siempre y que a estas alturas parece algo imposible, porque además es algo que siempre se ha exigido.

Así, la calle de España, en contraesquina con Santos Degollado, amaneció cerrada con vallas. Calles y acceso están cercados con esos obstáculos y hasta las 10:30 de esta mañana los establecidos se reunían para tomar una determinación. Sin embargo, media hora después, un grupo de ambulantes llegó a la zona y comenzó a instalar puestos de frituras y alimentos, principalmente. En pocos minutos, las desiertas calles se poblaron de gente y productos. Las sombrillas o parasoles, las sillas, las mesas, los fogones, los carritos móviles le dieron un aspecto de carpa a la calle y ahí, como en otros lados, los ambulantes comenzaron a vender.

Es cierto, la apariencia del parque ha cambiado aunque ninguno de ellos vende adentro. Pero también es cierto que este fenómeno describe perfectamente que la prioridad para una ciudad como Toluca no era un parque ni un planetario que costaron 350 millones de pesos, más 10 millones adicionales cada año para mantenimiento. La prioridad para Toluca, de acuerdo esta verbena permanente de comercio perseguido, criminalizado y explotado por unos cuantos, es la generación de empleos, lo cual no sucederá

Deja un comentario