Toluca, México; 16 de octubre de 2021.

Karen Davelz

Las historias no siempre siguen los caminos desde los cuales inician. 

A pesar de tener una madre que empunta rebozos, Maryluz Morales decidió que su rol dentro de la familia tenía otra visión. Sin embargo, la conexión con su pasado le ha dado la oportunidad de ser parte de una tradición que nunca imaginó, la llevaría a coleccionar y difundir parte del patrimonio cultural familiar y de su entidad.

Más de 200 rebozos construyen la personalidad de Maryluz y una colección que comenzó sin ningún propósito y que hasta el día de hoy, le ha dado enormes satisfacciones, y a pesar de que no es una artesana de estas prendas, conoce y comparte el amor por su uso.


Sabe de inmediato cuál es su técnica cuando los observa, mientras pasa sus manos por encima para nombrar el material del que están hechos.

Ella no sabe dónde quedarán sus rebozos cuando falte, pero sabe que su labor se queda en los recuerdos de aquellos que han visto su colección y en cada una de las experiencias que ha tenido gracias a ella.

Deja un comentario