Maco Antonio Rodríguez

Toluca, México; 8 de septiembre de 2021.

De pronto todo se movía; las toallas del tendedero oscilaban al mismo ritmo que las lámparas del techo o incluso las puertas de la cocina. Se fue la luz y llegó el ruido: eran los vecinos que narraban dónde fue que se encontraban. Algunos estaban en la cama, dormidos; otros más preparando la cena pero también hubo quien salió con el cabello aún mojado a las calle, pues se estaba bañando cuando todo pasó.

Las noticias de inmediato arrojaron un primer dato: “sismo de 6.9 grados sacude a Acapulco”, eran algunos de los encabezados. Pero no sólo Guerrero, a pesar de ser ahí el epicentro, tuvo afectaciones derivadas del sismo; también Toluca, la capital del Estado de México.

Minutos más tarde se corregiría la cifra, pasando de 6.9 a 7.1 grados en la escala Richter. El gobierno mexicano presto desmintió los rumores de suspensión de clases y de un supuesto tsunami; incluso que el sismo haya sido magnitud 7.4 grados como señalaron algunos medios informativos como CNN.

Los daños fueron múltiples aunque de inicio trabajadores de Protección Civil de los tres niveles de gobierno dijeran lo contrario. Un muerto en Coyuca de Benítez, Guerrero, fue el primer dato duro. Aunque también se supo de bardas caídas, falta de luz y otros daños materiales.

En Toluca, por ejemplo, se contabilizaron al menos 15 servicios atendidos a consecuencia del sismo.

El primero de ellos fue reportado a la Coordinación Municipal de Protección Civil y Bomberos. Se trata de un predio situado en la calle Lerdo de Tejada, a un costado del Teatro Morelos, cuya barda se encuentra en riesgo de colapso, lo que provocó la movilización de los uniformados pues, cabe señalar, el 21 de agosto del año en curso una pared de aquel predio, en el que sostiene desde hace años el cascarón de una vieja casona, se vino abajo debido a la intensidad de las lluvias.

Otros más tuvieron lugar en diversas delegaciones y sub delegaciones de Toluca donde se reportaron leves agrietamientos. De igual manera, un olor a gas trasladó a los trabajadores del ayuntamiento al Andador Marte y Saturno pues en ese punto hubo fuga del gas.

No en todas sus visitas encontraron desperfectos, de hecho así fue en la mayoría de sitios acudidos; sin embargo, en otros más como la colonia Santa Ana Tlapaltitlán sí hubo que trabajar para evitar daños mayores. Ahí se tuvo que cortar en partes un árbol que cayo sobre los cables de telefonía.

Pocas, pero también cayeron rocas en San Miguel Apinahuisco sobre el paso peatonal; pero fueron retiradas ya. En Manuel Buendía Téllez Girón el viento, las lluvias y el sismo hicieron que un poste con señalética se desprendiera parcialmente de su base.

Finalmente, dos predios sí resultaron con daños de mayor consideración: el primero fue el propio palacio municipal de Toluca, ubicado en la calle Independencia, en cuyo primer nivel se hallaron agrietamientos y el segundo fue en la calle Del Campo, de la delegación Santiago Tlaxomulco donde algunas láminas y vigas de madera se vinieron abajo cayendo sobre un tinaco de 110 litros de agua potable.

Deja un comentario