Puebla, México; 8 de agosto de 2021.

Karen Flores.

Brenda Cano / Diseño.

Nos suspendieron en el tiempo,

suspendieron el ciclo de nuestra vida,

nos crecieron la noche, tétrica y fría,

nos cubrieron de polvo los ojos y el alma,

nos cortaron los diez dedos de las manos,                                                                                                                          y los diez dedos de los pies.

Así se borra también nuestra historia.

Con los pueblos indígenas.

Recuerda todas esas veces que tus conocidos afirmaron no rechazarlos por su color de piel, su apariencia física o su lengua. “En el México de hoy ya no se discrimina”, se repiten una y otra vez para aliviar la conciencia.

Pero también los escuchas decir:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones, sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Y entonces te preguntas de qué sirve el presumir sentirse orgulloso de la diversidad mexicana unas cuantas veces al año, sólo porque la conmemoración lo amerita. En qué ayuda a los 18 millones de indígenas que viven cada día en la pobreza extrema que publiques aquellas fotos luciendo ese traje típico que obtuviste en un regateo durante tu viaje.

Pero hoy los recordamos, ¿no?

En México, 45 de cada 100 menores víctimas de trata pertenecen a comunidades indígenas y 85% de ellos son niñas: pequeñas destinadas también al trabajo forzado, al matrimonio, a la explotación sexual, al embarazo infantil.

¿Qué es México para ellas?

Quizá sólo un lugar despiadado, adolorido y hambriento.

Nos suspendieron

como polvo en el espacio:

diminutos y separados volamos en el vacío

como humo sin cuerpo,

insignificantes, fríos y callados.

Eso son.

Una realidad que nadie quiere mirar, mucho menos reconocer.

¿Por qué será?, te cuestionas. Y entonces lo ves.

Marginación. Pobreza. Exclusión. Hambruna.

Asesinatos, desapariciones, despojos.

Violencia y desigualdad.

Los nadies: los hijos de nadie,

los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados,

corriendo la liebre, muriendo la vida,

jodidos, rejodidos…

“Esta noche está lloviendo y hay miles de niños durmiendo a la intemperie, que no comieron. Pues, ¿qué nadie siente ese dolor?”, expresa la activista Ofelia Medina ante el incremento en el número de desplazados internos en Chiapas. Familias enteras que huyen de los conflictos armados, de la expropiación de sus tierras, de la insuficiencia alimentaria.

Ni dinero o mudas extras llevan consigo.

A veces sin siquiera hablar español para pedir auxilio, o justicia.

Y hace tan sólo unos días, un nuevo éxodo de más de 2 mil indígenas de comunidades mayas y tzoltziles. En Chiapas, organizaciones que piden urgentemente ayuda humanitaria para los desnutridos menores y ancianos que escapan de esos ataques directos de grupos armados que les arrebatan lo poco que tienen.

Con el riesgo a contagiarse de Covid mientras corren despavoridos y se hacinan en albergues que se encuentran al borde de su capacidad. Sin acceso a la salud.

Pero para el mundo, casi nada se pierde.

Sólo ellos.

Los nadies,

que cuestan menos

que la bala que los mata.


Bibliografía

Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México. (22 de febrero del 2021). Llama CDHCM a revertir desigualdad, discriminación y pobreza de las personas indígenas en la Ciudad de México.

Flores Soto, Alondra. (15 de julio del 2021). En Chiapas hay más desplazados: Ofelia Medina. La Jornada.

Galeano, Eduardo. (1989). Los nadies. El libro de los abrazos. Siglo XXI Editores.

García, Ana Karen. (13 de junio del 2021). Trabajo forzado, matrimonio, embarazo infantil y explotación sexual, el destino de muchas mujeres indígenas víctimas de trata. El Economista.

Leyte, Ana Liz. (13 de julio del 2021). Calculan que en Chiapas hay 12 mil personas desplazadas sólo de Chenalhó, Chalchihuitán, Aldama y Pantheló. Aquínoticias.

López Díaz, Andrés. (6 de mayo del 2019). Nos suspendieron. +DeMx.

Redacción. (18 de julio del 2021). Piden ONG proteger a menos desplazados de Pantheló, Chiapas. La Jornada.

Usi, Eva. (16 de enero del 2021). Ofelia Medina: “En México se vive una pobreza aterradora”. DW.

Deja un comentario