Redacción VcV

Toluca, México; 30 de junio de 2021

Yadira Muñoz Cuenca y su esposo son jóvenes y tienen cuatro hijos. Todavía parecen más cuando se abrazan de Elías para acompañarlo mientras duerme o cuando toma de su mamila. A simple vista, Elías parece un niño normal pero la leucemia que padece hace que su vida sea distinta, y que la vida de la familia haya cambiado de manera drástica, casi de un día para otro.

– Nos cambió la vida. No estamos preparados para lo que viene, pero en este proceso sabemos que Dios es muy grande-, dice Yadira, quien recuerda que los doctores pronosticaban en un principio que Elías tenía el 70 por ciento de posibilidades de morir, pero a medio año de tratamiento, ella muestra a Elías orgullosa.

Aquí está, dice, mientras los ojos le brillan y ella misma se convierte en algo que es fuerza y esperanza al mismo tiempo y precisa que el niño tiene un año y un mes, y que está esperando un trasplante de médula ósea, que tiene una etiqueta de urgente.

– Si yo no lo contara, cualquiera diría que este pequeño no tiene nada -relata Yadira-, pero él se ha aferrado a la vida. Nosotros nos dimos cuenta porque se le empezó a inflamar la sien izquierda, le salió un chipotito. Pensábamos muchas cosas, que a lo mejor era un golpe, que alguno de sus hermanos lo habría tirado.

Las visitas a los médicos comenzaron, primero para descartar tumores. En esa etapa los análisis demostraban que se trataba de algo muscular, algo inflamado. Sin embargo, días después, el estómago de Elías ya se había distendido de manera anormal, lo cual le provocaba vómitos, que desvió la atención hacia una infección. Los medicamentos que en ese momento se le dieron no surtían efecto.

-Vamos con un pediatra y éste diagnosticó que eran el vaso y el hígado los que estaban inflamados. Se notaban en las piernas unos puntos rojos, que alertaron también. Nos enviaron al Hospital del Niño y ahí, con un estudio de sangre, el 5 de diciembre del 2020, no dicen que es leucemia- recuerda la madre.


Restaba, entonces, saber de qué tipo de leucemia se trataba. Finalmente, el diagnóstico fue que Elías padece de leucemia linfoblástica aguda tipo B, una de las más mortales y difíciles de tratar, sobre todo a la edad que tiene Elías. A esa enfermedad se le agregó todavía “una carga tumoral”, lo cual disminuía, y con mucho, la esperanza de vida del niño.

-Pero… pues… ¡aquí está!- señala Yadira mientras ve al niño, que se acomoda en su carriola, entre sonriente y somnoliento. A la familia de Yadira la apoya una asociación, “Extiende tu mano”, porque el costo de los tratamientos es elevado y debe pagar algunas medicinas, que ha podido comprar a precios todavía accesibles, y dice que apenas una o dos veces han batallado para encontrar lo que necesitan.

La asociación ha realizado compras solidarias que apoya a familias que se encuentran en casos similares al de Elías, y también provee de albergue para quienes lo necesitan. Pero además se ha organizado una rodada de bicicletas con causa, que se realizará el domingo 4 de junio.

-Se apoyará a Elías y a otra niña, Nicole, que padece lo mismo. Quien gestiona esta actividad se llama Ingrid Maya, que realiza esta Séptima Rodada, en la que habrá exposición de motos, autos, una función de lucha libre y conciertos en la delegación de San Buenaventura, en Toluca., desde las 11 de la mañana.

Junto a Yadira y junto a Elías está la cuna azul del niño. Atrás, en la pared, cuelgan los retratos de los niños y de la pareja. Lo que viene para Elías es el trasplante de médula ósea, cuyo donante será uno de sus hermanos. Pero la operación y la convalecencia requieren de cuidados especiales, consultas, estudios del donador y otras cosas.

La familia dice que un médico particular puede cobrar, por esta operación, entre 3 y 5 millones de pesos, solamente la operación. Y lo que viene después tiene otro costo. Sin embargo, se espera que por la gravedad del caso, se recurrirá al Instituto Nacional de Pediatría.

Deja un comentario