Miguel Alvarado

Toluca, México; 5 de abril de 2021.

Trabajadores de una empresa de seguridad privada, propiedad de Eduardo, hijo de los actores Silvia “Biby” Gaytán” y Eduardo Capetillo fueron despedidos de manera injustificada y se les quedaron a deber parte de una quincena. La empresa se llama “Fuerzas Especiales Defensa y Apoyo” (FEDA), aunque también tenía otro nombre, Portare Soluciones, la cual contrató a los guardias en febrero de 2020, antes de que iniciara la pandemia de coronavirus y los distribuyó en empresas de Toluca y Metepec: la sucursal automotriz de Mazda, Galerías Toluca y la empresa Bike entre otras, que habían contratado los servicios de Capetillo.

“Estuvimos con ellos un año, exactamente y por problemas que desconocemos nos despiden. Ahora el supervisor ni los Capetillo nos dan la cara. Se quedaron con papeles originales de nosotros, que solamente queremos que se nos liquide”, denuncia el ex guardia Jorge Jesús Romero, afectado por los Capetillo.

Durante el año que trabajaron para sus patrones, no tuvieron ninguna prestación. No les dieron seguro social ni vacaciones e incumplieron en la entrega de bonos y despensas que habían prometido. Además, los trabajadores tuvieron que comprar sus propios uniformes.

“Queremos que la gente se dé cuenta del tipo de personas que son”, dijeron los afectados, quienes recordaron que Bibi Gaytán es candidata a la alcaldía de Ocoyoacac por el PAN, y que dan una cara en lo público pero en sus negocios son abusivos.

Los trabajadores fueron despedidos el 16 de marzo. Habían entrado a trabajar el 5 de febrero del 2020. En la sucursal de Mazda, quienes se encontraban ahí daban seguridad a las unidades que ingresaban o salían, así como a servicios que se realizan y que requieren de revisión constante. Los guardias controlaban también los autos dedicados a las demostraciones y llevaban registros de entradas y salidas de personas en el lugar. Los empleados de FEDA no portaban armas.


Los afectados acudieron a la Secretaría del Trabajo, en donde les dijeron que los servicios estaban detenidos y que debían regresar en tres meses.

“Pero nosotros no podemos esperar 90 días, pues ya llevamos un rato sin empleo. No se nos notificó con tiempo nuestro despido. Nos dijeron, de buenas a primeras, que en Mazda ya no íbamos a trabajar más. Somos tres los que tenemos un contrato firmado, pero no nos dieron copia alguna y nos negaron el acceso a él. No dejaron que le tomáramos foto, por ejemplo”, apunta Romero, quien aclara que fueron contratados de manera directa por Eduardo Capetillo junior, en oficinas que tiene la empresa en el complejo Santa Fe de la Ciudad de México. Fue Fernanda Romero, también empleada de la familia, quien realizó los trámites de esa contratación.

 Además del despido injustificado, la última quincena no les fue pagada de manera total pues les depositaron la mitad. Además, las quincenas, durante el año que laboraron, siempre se pagaron con dos días de atraso y ellos se tuvieron que uniformar, un gasto que salió de su propio bolsillo.

Los empleados acudieron al domicilio de Capetillo en Ocoyoacac. Llevaron cartulinas y pancartas a las puertas de esa casa, pero nadie les resolvió nada. Les dijeron que no vivía ahí, que estaban equivocados.

Eduardo Capetillo Gaytán tiene 27 años y era estudiante en la Universidad Iberoamericana. Él mismo dice que es oficial del Cuerpo de Guardias de Seguridad Industrial, Bancaria y Comercial del Estado de México (CUSAEM), una de las dependencias del gobierno del Estado de México más opacas en cuanto a rendición de cuentas. El CUSAEM renta servicios de seguridad a empresas privadas y a quien pueda pagarlos, pero se trata de policías estatales ejerciendo en otro ámbito. Biby Gaytán, que en realidad se llama Silvia Gaytán Barragán, fue anunciada por el partido político de derecha Acción Nacional (PAN) como candidata a la alcaldía de Ocoyoacac, un municipio a 20 minutos de Toluca y que actualmente está administrado por Morena. Su esposo, Eduardo Capetillo, estuvo nominado por el PRI en las elecciones pasadas para intentar obtener la misma alcaldía.

Deja un comentario