Miguel Alvarado

Toluca, México; 29 de marzo de 2021

Alfredo del Mazo Maza, actual gobernador del Estado de México, se encuentra en medio de una trama de demandas en contra de la familia de su esposa, Fernanda Castillo Cuevas, realizadas por el fiscal general de México, Alejandro Gertz Manero, quien reclama que la muerte de su hermano, Federico Gertz, en 2015, se trató de un “homicidio doloso por omisión”, de lo cual son responsables su ex pareja, Laura Morán, y la hija de ésta, Alejandra Cuevas, a quien ya encarcelaron en octubre de 2020. Las responsables son parientes de la primera dama del Estado de México.

Desde 2015 Gertz Manero había presentado pruebas acerca de lo anterior, pero se encontró, desde su dicho, con un escudo de protección de autoridades de la Ciudad de México a la familia de Del Mazo, a la cual no investigaron, no llamaron a declarar y ayudaron para que las denuncias en su contra no prosperaran debido a que se cuidaba la imagen de quien iba a ser en 2017 candidato a la gubernatura mexiquense.

Pero ahora, la familia Cuevas ha denunciado ante el diario español El País que el fiscal Gertz Manero ha conseguido que las acusaciones prosperen y por eso hay una detenida. Alfredo del Mazo funge como intermediario entre el fiscal y los Cuevas, un cartero de lujo que lleva y trae los posicionamientos de ambos. Gertz dice que no ha negociado nada pero la familia dice que sí, que ha pagado incluso 3.5 millones de pesos, que reclama el fiscal porque era de su hermano y que estaba en posesión de su viuda. Esa es una cantidad que Laura Morán, la ex pareja de su hermano, había transferido a su hija Alejandra Cuevas, ahora en la cárcel. Fue después de realizada esa petición, que a Alejandra la encarcelaron.

La historia no es fácil. Se trata de acusaciones entre las familias, pero además la renuncia de una pensión por 50 mil pesos mensuales -que cobra o cobraba la ex pareja de Federico Gertz, un abogado contable muy reconocido en México- el reclamo de obras de arte y recuerdos familiares. Esto, de acuerdo a un reportaje de Pablo Ferri publicado hoy en el diario El País.

También se trata de una muerte por abandono, de la omisión premeditada que sufrió el hermano del fiscal, Federico Gertz, y que según dictámenes médicos, contribuyó a su deceso. Esto, desde la versión y pruebas de Alejandro Gertz, quien en 2017 había denunciado una red de encubrimiento para tratar de proteger la imagen de Del Mazo. Todavía se transitaba por el sexenio de Peña Nieto. Según Gertz, la Procuraduría de la Ciudad de México era cómplice de la familia de la esposa del gobernador en ese tiempo. El ahora fiscal mostró fotos de su hermano enfermo, en las que aparecía con llagas, escaras y lesiones infectadas en la espalda producto del “abandono crítico” en el que se encontraba. Dos dictámenes médicos firmados por el doctor Federico Aragón Barrientos, del 19 de febrero de 2015 y otro fechado el 4 de febrero de 2016 señalan que la muerte de Federico “fue derivada de una omisión de cuidados por las personas encargadas”.

También dijo que en 2017 la familia Cuevas obstruyó la labor de los especialistas que él mismo llevó para tratar de salvar la vida del enfermo. Esa fue la razón de la denuncia, que al principio imputaba abandono de persona en agravio de uno de sus dependientes. Pero al morir se agregaron los delitos de homicidio y lesiones. El expediente clínico del enfermo alcanzó 400 páginas. Finalmente, Federico Gertz murió de paro cardiaco provocado en parte por las lesiones que tenía. Sufría desnutrición avanzada, deshidratación, principios de neumonía, entre otras cosas, dice una nota del portal electrónico de Carmen Aristegui.


Gertz Manero sostuvo en 2017 que Del Mazo y su esposa eran protegido por autoridades y tenían apoyo de la Presidencia de la República. Mostró un mensaje de Óscar Montes de Oca, en ese entonces subprocurador de Averiguaciones Previas, en el que le advertía que “por órdenes de mero arriba, la denuncia contra la suegra de Alfredo del Mazo jamás va a prosperar”. Pero no fue así.

Del Mazo, junto con el cuñado de su esposa, el abogado Fernando Díaz, quien además es esposo de una sobrina de la acusada, hacen de vaso comunicante pero sin mucho éxito. “Díaz es cuñado de Alfredo del Mazo. Sus esposas son las hermanas Regina y Fernanda Castillo respectivamente, sobrinas de Alejandra Cuevas”, aclara Ferri en su reportaje, quien da cuenta de un enredo en la que funcionarios de primer nivel como Gertz y Del Mazo se mueven con sigilo aunque no pueden evitar las sombras del poder público que detentan los involucrados.

Del Mazo hace lo posible por desempeñar adecuadamente su papel de intermediario con todo lo que conlleva su investidura pública, pero es precisamente ese papel el que lo señala profundamente. El gobernador mexiquense se ha ganado un espacio mediático por los escándalos en los que se ha visto involucrado, suyos o ajenos, aunque delegados federales de la Secretaría del Bienestar no dudan en señalarlo como “el gobernador más colaboracionista con el presidente Andrés Manuel López Obrador”. Es un gobernador de bajo perfil mediático, en comparación con el que sostenía su primo-hermano, el ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, o su tío, el también ex gobernador Arturo Montiel Rojas. Incluso su propio padre, el ex gobernador Alfredo del Mazo González, hijo a su vez de otro ex mandatario, Alfredo del Mazo Vélez.

A Del Mazo se le encontraron cuentas en Andorra, en 2012, por 1.5 millones de euros. “Ese año, Del Mazo, quien era alcalde de Huixquilucan, figuró como “representante” de la sociedad instrumental holandesa Abeodan Corporation, a cuyo nombre se abrió una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA), según documentos de esa entidad financiera […] En esta cuenta, indica El País, fueron depositados mil 500 millones de euros, pero las pretensiones de la sociedad holandesa en la que Del Mazo figuraba como representante eran depositar 4 mil 500 millones de euros más; 2 mil 500 millones de euros procederían de recursos depositados en Suiza”, dice la revista Forbes acerca del caso. A Del Mazo no le quedó más remedio que admitir lo anterior. “Reconozco que no fue la mejor decisión abrirla en este lugar”, dijo luego.

También se le relacionó con la Estafa Maestra, un esquema de desvío de recursos por más de 7 mil millones de pesos. La declaración de un inculpado ante la Fiscalía, el ex oficial mayor de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y de la Secretaría de Desarrollo Social, Emilio Zebadúa, dice que parte de esos recursos fueron usados para la campaña que llevó a Del Mazo al poder. Esos recursos provenían de contratos entre la Sedatu y universidades públicas, entre ellas la Universidad Autónoma del Estado de México, y fueron usados para movilización electoral y para promover a Enrique Peña, a Rosario Robles y a Miguel Ángel Osorio Chong. “Entre finales de 2016 y mediados del 2017 me consta que en seis ocasiones diversas, en la oficina de la secretaria Robles en Reforma 99, así como en la oficina alterna en la colonia Cove, se recibió y resguardaron fuertes cantidades de dinero en efectivo que a su vez fue enviado por personal adscrito a la oficina de la Secretaría a distintos puntos del Estado de México durante el periodo electoral de campaña para gobernador en esa entidad.

Por su lado, el Frente de Lucha contra la Corrupción en el Estado de México solicitó a la Secretaría de la Función Pública (SFP) exigió a la Cámara de Diputados en 2019 investigar a Del Mazo por estos casos, pero además por su desempeño al frente de Banobras, por posible desvío de recursos y su relación en Cajas Libertad, en Querétaro. De esa exigencia no hubo respuesta alguna por parte de los legisladores.

Además, debe tomarse en cuenta el árbol genealógico del gobernador para entender por qué ha ocupado los cargos públicos que aparecen en su currículum. Tiene un tronco común directo con Isidro Fabela Alfaro, a quien se le considera el fundador del Grupo Atlacomulco. Su abuelo fue Alfredo del Mazo Vélez y su padre Alfredo del Mazo González. Es primo-hermano de Carolina Monroy del Mazo, una ex alcaldesa de Metepec y secretario de Estado en la entidad. Es también sobrino de otro gobernador, Salvador Sánchez Colín.

Fernanda Castillo Cuevas, con quien contrajo matrimonio en 2014, tienen cuatro hijos y es una de las primeras damas de mayor bajo perfil en la historia del Estado de México. Su familia aduce ahora que el fiscal Gertz los presiona para arrebatarles sus bienes y el encarcelamiento de Alejandra Cuevas es prueba de ello, así como condicionar la entrega del cheque por 3.5 millones de pesos, las obras de arte y la renuncia a la pensión que dejó su hermano a la viuda.

Deja un comentario