Daniela Albarrán

Soy una gran fanática del terror y trato de consumir tantas películas, libros series y lo que sea que me saque un buen susto, sin embargo, hace mucho que ninguna serie o película me causaba miedo, o angustia; pensaba que estaba tan acostumbrada a este tipo de producciones que tal vez, ya nada me sorprendía, hasta que, hace poco, vi Servant, una producción exclusiva de Apple tv.

La serie trata de una pareja que acaba de perder a su bebé; al inicio de la serie, sabemos que el bebé murió, pero no sabremos en qué misteriosas condiciones lo hizo sino hasta el final de la primera temporada; y es ahí donde entra un elemento importante, el muñeco que va a sustituir a su hijo Jericho, un muñeco que van a tratar como si de verdad estuviera, vivo, tan es así que hasta contratan a una niñera para que les ayude con su cuidado.

Con la llegada de Leanne, la niñera,  comienzan a suceder cosas, que si no tildaría de paranormales, sí de una extrañeza cotidiana, y es que es justamente lo que provoca que la serie sea tan buena, aparentemente no sucede nada en esa casa, pues es una familia de clase media alta, con profesiones normales, que se comportan como cualquier otra persona, o al menos, es lo que nos van a mostrar.

Quiero aclarar que no es una serie en la que uno va a saltar de miedo, pero gracias a la magnífica escenografía que se encuentra en una casa medio antigua y lujosa, y los tonos claroscuros que nos remiten a las películas clásicas de las Haunted houses, nos van invitando poco a poco a ser parte de esa familia, y digo parte porque el espectador no es testigo, ni ellos, ni nosotros sabemos bien a bien qué es lo que está sucediendo.

También quiero rescatar las actuaciones de cada uno de los personajes, creo que todos se llevan las palmas, empezando por Dorothy, la mamá quien nos va a adentrar a lo difícil que es ser madre, periodista y esposa al mismo tiempo; luego está su esposo, Sean, que nos hará un increíble tour por su cocina, pues todo lo que él preparará, porque es chef, será totalmente armonioso con lo que va sucediendo en la casa.

Leanne, la niñera, también se lleva un papelazo, pues con su cabello lacio y largo y una tez clarísima nos remite a la inocencia de quien es parte, aunque en realidad, nos daremos cuenta, poco a poco que no es tan inocente como lo pensamos, o tal vez, sí y vivimos en un mundo tan corrupto que no podemos confiar en nadie.

Pero, quien creo yo se lleva las palmas es el hermano de Dorothy, Julian, (el actor es Rupert Grint ¡sí, Ron de Harry Potter!); al principio, debo decirlo, me empezó a caer mal por su esnobismo, pero conforme pasa la serie nos damos cuenta que cuida a su hermana, a su cuñado, y muy a pesar suyo a su sobrino reborn.

Definitivamente es una serie que, si te gusta el terror, tienes que ver, no esperes sustos ni fantasmas, pero te aseguro que tendrás una gran experiencia estética, el guion no tiene falla, y tiene un narrador maravilloso; me atrevería a decir que Servant le está apostando a un terror más complejo, uno que probablemente está muy en el fondo de nosotros, justamente en nuestro hogar.

Deja un comentario