Redacción VcV

Toluca, México; 22 de febrero de 2021. En cámara de seguridad que captó el accidente se ve a un camión refresquero detenerse sobre la carretera Toluca-Zitácuaro porque delante de él otros vehículos lo han hecho. Se trata de una antigua y transitada carretera de dos carriles que comunica a los pueblos cercanos s Villa Victoria y Toluca, y llega hasta Michoacán. Es una de las carreteras más letales porque carece de señales y es imposible entrar a las comunidades sin tener que invadir el carril contrario porque hay que cruzarlo. En este accidente, el camión de refrescos se ha detenido y detrás de él otra unidad que lleva refrescos Jarritos se sale de su carril a toda velocidad, invade la pista contraria y se lleva a una Jeep Liberty.

Ahí, en ese percance, murieron tres personas.

Era el sábado 20 de febrero, y los hechos sucedieron a la altura de un tramo que pasa por el municipio de Almoloya de Juárez. Ahora, familiares de los fallecidos señalan públicamente que el camión de Jarritos era conducido a exceso de velocidad.

“En la camioneta Jeep, Liberty, viajaban J. Carmen Ríos Alarcón de 69 años de edad, y sus hijos Óscar y Érick Ríos Hernández, de 35 y 41 años, quienes habían ido a trabajar y regresaban a su casa, en Toluca, donde los esperaba su familia”, dicen en un comunicado los afectados.

Mencionan también el video de registro, en donde se aprecia el exceso de velocidad que refieren, pero los familiares también denuncian que los tripulantes del camión de la empresa refresquera se dieron a la fuga con la complicidad de un taxista.

“Dentro de la camioneta fallecieron J. Carmen Ríos y su hijo Óscar, y aunque Érik logró salir aún con vida y ponerse de pie, más tarde murió dentro de la ambulancia de Protección Civil del municipio de Almoloya de Juárez”.

Hasta el momento no ha podido recuperar el celular de una de la personas que perdieron la vida, un Huawei negro que podría contener información que ayude a esclarecer los hechos.

Érick y Óscar Ríos eran padres de familia, fisicoculturistas por deporte y abogados de profesión.

La familia reclama justicia y exige a la empresa refresquera “Jarritos” hacerse responsable y proporcionar la información sobre sus trabajadores. los deudos se enteraron del accidente por la fotografía de una de las credenciales de elector que una persona subió en las redes sociales.

Deja un comentario