Daniela Albarrán

Pensando mucho en lo aburrido que de pronto pareciera ser la crítica literaria, y su estudio, digamos, minucioso y muy exacto, me gusta pensar que su labor va más allá de la ciencia, y mucho más acá de la imaginación, y aún más acá a la labor detectivesca.

Me explico, me gusta la literatura detectivesca, encontrar al malo, hacer anotaciones de las pistas que la novela nos va dando, y justamente eso es lo que hace la crítica literaria. Lejos de asumir la literatura como un objeto de estudio, creo, va un paso más divertido, pues hacer crítica, no solo es confrontarla con otros autores o textos, sino encontrar desde sí misma, desde la obra encontrar las pistas de su propio asesino.

 La cosa es que cuando leemos literatura desde una postura de disección médica, asumimos que la crítica es en el peor de los casos, ciencia, y en el mejor un objeto de estudio, bien alejado de lo divertido que puede ser estudiar una obra literaria.

Entender una obra desde sus entrañas implica meterse hasta el fondo, hasta las vísceras, la cosa es que un críticx no tiene un bisturí, muy por el contrario, sí se desarrolla un olfato de sabueso para que el texto nos guie a lo que nos quiere guiar, nos da pistas, nos muestra lo que nos quiere mostrar para que nosotros, sin disección, nos metamos y entendamos sus entrañas.

Y es ahí justamente donde entra lo mejor de estudiar literatura, los libros literalmente son mágicos porque nos dicen, dependiendo de las personas que lo estén leyendo, como quieren ser leídos, justamente por eso es bien interesante leer los libros de otras personas y todo lo que subrayan, esas pistas que dejan los lectores es también una forma de crítica, y la crítica, es una especie de metaliteratura.

Recuerdo muchísimo una parte de Wiplash en donde alguien le dice a la crítica de música que un crítico es un artista frustrado, y nada más alejado de la realidad, lxs artistxs crean arte desde una posición imaginativa, diría Eagleton, más cercana a la psicosis, pero el crítico literario crea desde la creación, imagina desde la imaginación, y busca, dese el ojo detectivesco sus posibles soluciones,  y si eso no es creación literaria, entonces no sé qué lo sea.

Deja un comentario