Redacción VcV

Ciudad de México; 24 de enero de 2021. A Luis «D», ex policía federal por su probable responsabilidad en el delito de desaparición forzada agravada, se le dictó auto de formal prisión por estar probablemente involucrado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sucedida el 26 de septiembre de 2014.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), Luis “D”, se desempeñaba como titular de la estación de la Policía Federal en la ciudad de Iguala, Guerrero, en la noche de los hechos y tendría conocimiento de la detención de estudiantes normalistas, negando posteriormente su detención, posible destino y paradero.

El Ministerio Público Federal (MPF), presentó los medios de prueba al Juzgado Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, quien otorgó el auto de formal prisión. Dicho Juzgado liberó la orden de aprehensión en septiembre de 2020, por lo que la Policía Federal Ministerial (PFM), con apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a nivel Federal, dieron cumplimiento a la misma el 18 de enero de 2021.

El testigo “Juan”, protegido de la FGR, declaró el 20 de enero de 2020 que el actual director de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, recibía del cártel de los Guerreros Unidos un pago de 200 mil dólares mensuales por permitir las operaciones del grupo delictivo en Iguala. García era coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal en Guerrero, ese año. El señalamiento de corrupción contra García lo realiza quien probablemente sea Gildardo López Astudillo, uno de los jefes de plaza de Igual de los Guerreros Unidos que se acogió al programa de testigos protegidos de la Fiscalía y ha narrado que esa noche murieron en Iguala hasta 80 personas, entre estudiantes de la normal de Ayotzinapa y sicarios del cártel de los Rojos, que habían entrado a la ciudad para tomar la plaza e intentar asesinar a los hermanos Palacios Benítez, miembros de la banda local de Los Peques y operadores de los Guerreros Unidos.

La Policía Federal es señalada por ex alumnos de Ayotzinapa de proteger también las operaciones de las minas de oro canadienses de la Media Luna y de Los Filos, y de cuidar los vehículos de esas empresas (Teckominco y Equinox) en los traslados que realizan en Guerrero. La responsabilidad de las mineras en la desaparición de los 43 es un eslabón que se ha estudiado poco aunque la Comisión de la Verdad ha tratado de investigar, sobre todo en Carrizalillo, donde se ubica la mina de Los Filos, cuya reserva de oro se calcula en 60 millones de toneladas.

Deja un comentario