Redacción VcV

Toluca, México, 22 de enero de 2021.

Científicos de la Secretaría e Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) realizaron un estudio en noviembre del año pasado de casos referente a un tratamiento para atacar al virus SARS-CoV-2 que provoca el COVID-19, el cual demostró que podría ser efectivo no sólo en una intervención temprana, sino también en estado crítico.

Esta investigación inició en marzo del año pasado y fue liderada por José Meneses Calderón y Hugo Mendieta Zerón, adscritos al Hospital Materno Perinatal «Mónica Pretelini Sáenz”, de Toluca e incluyó como alternativa terapéutica el fármaco nitazoxanida (NTZ), un medicamento utilizado en México como antiparasitario.

Los resultados que describe el papel «Nitazoxanida contra COVID-19 en tres escenarios exploratorios” fueron exitosos al lograr el 80 por ciento de efectividad y un nuevo estudio en proceso llamado “Ensayo clínico descriptivo no comparativo”, que incluye a 166 pacientes, había alcanzado el 95 por ciento de efectividad.

El doctor Meneses Calderón señaló que a los pacientes, previo a la prueba de laboratorio, se les realizó una tomografía computarizada de tórax y no se les suministró algún otro antiviral debido a la estandarización de la medicación de base, la cual fue acompañada de antibiótico y un fármaco nombrado modulador, el cual reduce riesgos de inflamación en vías pulmonares a causa de la infección respiratoria.

Puntualizó que se ha comprobado que la nitazoxanida, aplicada en la etapa inicial o pre patogénica, tiene efectos positivos y que gracias al doctor Srivatsan Padmanabhan, candidato a Biólogo Molecular con residencia en el Centro Médico St. Joseph, de Tacoma, Washington, y quien colaboró en esta tesis, se adecuó una dosis amplificada a pacientes.


Esta investigación se encuentra en el catálogo del Centro Nacional para la Información en Biotecnología (NIH) de Estados Unidos y fue publicada en la revista internacional independiente The Journal of Infection in Developing Countries (JIDC), al cumplir estándares editoriales y de investigación.

Meneses Calderón recordó que con base científica, el ensayo clínico ‘Solidaridad’ de la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó que remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir/ritonavir e interferón tuvieron poco o nulo efecto en reducir la mortalidad, acortar la estancia hospitalaria o disminuir la probabilidad de requerir ventilador.

El tratamiento se aplicó bajo consentimiento a 41 mexiquenses con prueba PCR positiva a COVID-19, incluidos 16 pacientes ambulatorios, cinco trabajadores de Salud y 20 mujeres embarazadas, en edades de los 25 a 46 años, de la cuales, 75 por ciento tuvo fiebre, 60 por ciento disnea y 45 por ciento tos, siete pacientes tuvieron estancia hospitalaria hasta por 30 días, debido a su estado crítico.

Extraordinariamente, una de las mujeres gestantes que venció al virus SARS-CoV-2 padece linfoma de Hodgkin, un cáncer del sistema inmunitario llamado sistema linfático.

La investigación ha sido presentada en el simposio virtual «Pandemia COVID-19 investigación con Nitzoxadina”, que coordinó Laboratorios Liomont y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), que ha mostrado interés por este ensayo clínico, por lo que los especialistas del ISEM compartirán esta experiencia de este trabajo. Más información en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33031085/ y https://www.jidc.org/index.php/journal/about.

Deja un comentario