¿LA POESÍA ES UN TIPO DE RESISTENCIAS? DE MARÍLIA GARCIA

ayer fue el día más caluroso del año en são paulo

vinimos a vivir en são paulo en invierno

y hacía mucho frío                         vinimos a vivir en são paulo

en invierno y las noches eran heladas y las mañanas

iluminadas                            tenía que salir todos los días

de bufanda roja con un suéter de lana

y una chaqueta de piel encima

pero incluso así

el viento helado quemando el rostro

                              las manos heladas la oreja helada

ayer fue el día más caluroso del año

en são paulo y leo preguntó si antes del invierno

no había hecho calor               ¿será que en enero

no hizo calor? preguntó

a mí aún no me había tocado calor en são paulo

pero vinimos a vivir en são paulo en invierno

y hacía mucho frío

                                         el calor aquí es seco

parece que me voy a secar            las manos                 la garganta

la nariz parece que todo va a secar

tuvimos que comprar un humidificador

de aire                   en amuleto de roberto bolaño

auxilio dice que el polvo de la ciudad de

méxico debe venir de todos los vasos

que son rotos en la ciudad de méxico

me quedé pensando de donde vendrá

esta resequedad de são paulo aunque aquí no veo polvo

debería existir polvo                 aunque aquí no veo polvo

si existiera polvo podría ser de los pedazos de las

cosas rotas todos los días

en la vida de las personas

pero aquí no veo los pedazos

¿dónde están los pedazos?

sólo veo todo seco

ayer fue el día más caluroso del año en são paulo

aunque a pesar del calor

me bañé con la regadera eléctrica encendida

estaba bañándome con la regadera eléctrica encendida

cuando la resistencia de la regadera se quemó

antes de vivir en são paulo

me bañaba con boiler de gas

yo no sabía que la regadera eléctrica tenía una resistencia

cuando descubrí que el problema de la regadera

era la resistencia

me acordé de un mensaje que recibí hace dos años 

de celia pedrosa

me acordé del mensaje que recibí hace dos años

de celia pedrosa y que me hacía una pregunta

sobre la poesía

“¿la poesía es una forma de resistencia?”

intenté responder la pregunta de celia pedrosa

intenté entender la pregunta de celia pedrosa

pedí ayuda a google

tomé notas

escribí

me hice otras preguntas

y no conseguí responder la pregunta

de celia pedrosa

celia pedrosa estuvo aquí en casa

en são paulo  pero aún no hacía tanto calor

nosotras fuimos a comer a un restaurante sur-matogrossense

nosotras comimos una comida que era mezcla de comida

pantanera paraguaya y japonesa

nosotras hablamos sobre la resistencia

de la poesía pero nosotras no hablamos sobre la pregunta que me hizo

celia pedrosa y que yo no pude responder

ayer al escuchar la palabra resistencia

de la regadera recordé el mensaje de celia pedrosa

¿la poesía es una forma de resistencia?

¿siempre                 por definición?          ¿o apenas

en determinados contextos                sociales políticos culturales?

hace dos años al hacerle la pregunta a google

respondió gradualmente en la función autocompletar

americanas

amor a la vida

amazon

amilo

a partir

a la búsqueda de la felicidad

la persona equivocada

el puente

la poderosa

el puente va a valer la pena

la contaminación

la poesía

la poesía de 30

la poesía romántica brasileña

la poesía prevalece

la poesía pulsa

la poesía más linda del mundo

la poesía es una pulga

la poesía épica

la poesía es

la poesía es una hormiga

la poesía es una forma de

la poesía es una forma de resistencias

la poesía es una forma de resistencia

la poesía es una forma de resistencia a la asfixia del momento

la poesía es una forma de resistencia a los discursos dominantes

*

y yo me quedé pensando si la poesía

es una forma de resistencias

entonces leo trajo una regadera nueva para cambiar

y leo cambió la regadera

y ya no hacía más tanto calor

porque llegó una tempestad a media tarde

en ese día no podíamos imaginar

que dos meses después

sería el mes más caliente de la historia de são paulo

pero allí en aquel día

cuando la regadera se quemó

ya no hacía más tanto calor

y yo descubrí que lo que calienta el agua

es la resistencia

*

un día henry deluy vino a brasil

y organizó una reunión con algunos poetas

brasileños             henry deluy estaba preparando

un dossier de poesía brasileña para la revista

action poetique

nos sentamos en el fuerte de copacabana para conversar

acción poética

y él preguntó si había algún poeta francés contemporáneo

publicado en brasil

al escuchar la respuesta “nathalie quintane”

henry deluy respondió

mais ça c’est pas de la poésie

*

un día fui a mérilheu para encontrar a emmanuel hocquard

él preguntó si había algún poeta francés contemporáneo

publicado en brasil

al escuchar la respuesta “nathalie quintane”

emmanuel hocquard respondió

mais ça c’est pas de la poésie

un día conocí a una pareja de brasileños en parís

gaspar y cristina

y ellos me presentaron al poeta jean-luc pouliquen

él preguntó si había algún poeta francés contemporáneo

publicado en brasil

al escuchar la respuesta “nathalie quintane”

 jean-luc pouliquen respondió

mais ça c’est pas de la poésie

ayer al quemar la regadera eléctrica

descubrí que la resistencia transforma

la energía eléctrica en energía térmica

que la resistencia ocurre cuando un conjunto de electrones

halla dificultad para desplazarse

es decir                 la corriente encuentra la resistencia

y al encontrar la resistencia                se transforma en calor

esto es conocido como efecto joule

ayer cuando la resistencia de la regadera se quemó

me quedé preguntándome si la poesía

es una forma de resistencias

el objetivo de la resistencia es generar calor

pero a veces el calor es excesivo

como en los circuitos eléctricos

necesitan ventiladores encendidos

varios ventiladores encima de la resistencia

para equilibrar el circuito

ayer cuando la resistencia de la regadera se quemó

me quedé pensando en la pregunta de celia pedrosa

me quedé pensando en la electricidad y en la electrónica

en los chips en los codecs en las pruebas pruebas y más pruebas

todas las pruebas que hacemos para sobrevivir

-¿de dónde vienen ustedes?

-cuidado no se acerque                    el mástil de mi barco

va a caer encima del suyo

*

-¿de dónde vienen ustedes?

-no sé

-¿para dónde van?

-no sé

-¿quieren rescate?

-cuidado          sólo me queda un mástil va a caer

yo creo que aquí en são paulo

las personas acostumbran atravesar la calle por el paso peatonal

yo creo que aquí en são paulo

las personas no tienen la manía

de atravesar la calle entre los carros

es lo que he estado pensando aquí en são paulo

por ejemplo

estoy yendo a hablar al centro universitario maría antonia

y atravieso la calle fuera del paso peatonal

estoy yendo a hablar al centro universitario maría antonia

y decido tomar el metro hacia vila buarque

¿cuántos pasos en la calle                  que atravieso?

¿cuántas calles en el trayecto?

me quedo pensando en el camino que haré

tomar el metro en la estación ana rosa

línea azul dirección tucuruvi

bajar en la sé                         transbordar a la línea roja

dirección palmeiras barra funda

bajar en la república

                                           después tomar hacia avenida ipiranga

entrar en consolación y listo

llego a la calle maría antonia en media hora

entonces salgo de casa para tomar el metro

voy caminando durante diez minutos

está caliente pero sin sol

y está seco                                 muy seco

voy caminando hasta la estación ana rosa

y siento que hay polvo en el aire

una nube de polvo                       en medio de la resequedad

¿será el polvo de las cosas rotas

todos los días en la vida de las personas?

me voy preguntando                              de dónde viene ese polvo

mientras camino hasta el metro

pienso que tenía ganas de terminar un libro con la palabra

como hizo gertrude stein                                              quiero decir eso

en el centro maría antonia                                             que lo bueno realmente

sería un libro que terminara con la palabra

                        ¿cuántos pasos por el camino?

cuando ya estoy muy cerca de la entrada del metro

atravieso la calle en consejero rodrigo alves

atravieso fuera del paso peatonal

y miro                      y no viene carro

los carros están parados en el semáforo

atravieso justo cuando del supermercado pan de azúcar

atravieso la calle corriendo pues estoy fuera del

paso peatonal y cuando ya estoy llegando al último carril

sale un carro del estacionamiento del supermercado

la conductora mira en la dirección contraria al sentido de la calle

para ver si no viene carro

para ver si ella puede entrar al último carril

los carros están parados en el semáforo

y ella cree que puede entrar

como ella mira hacia atrás

no ve que estoy entrando con toda prisa

justo al frente de su carro

estoy corriendo                         no tengo más

como parar                        ella tampoco

golpe vibrante en el aire                      cuchilla de viento en el cuello

los pedazos de vidrio de la vida de las personas

el polvo de las vidas rotas                 el polvo polvo electrones en los

circuitos de resistencias

                   golpe en el asfalto fuera del paso

y el sordo estruendo                   la última cosa que escuché

fue el grito del vendedor de palomitas

sonido                               onda longitudinal propagándose

sordo estruendo el polvo y la última cosa aquel grito

NO

Traducción de Sergio Ernesto Ríos.

Marília Garcia (Rio de Janeiro, 1979). Es autora de los libros encontro ás cegas (Rio de Janeiro: Moby Dick, 2001); 20 poemas para o seu walkman (São Paulo: Cosac Naify, 2007/ Bahía Blanca, Argentina: Vox Editorial, 2013), Engano geográfico (Rio de Janeiro: 7letras, 2012 / Error geográfico: Barcelona: Kriller71 ediciones, 2015), Um teste de resistores (Rio de Janeiro: 7letras, 2014 / Lisboa: Mariposa Azual, 2015), mera lenta (São Paulo, Companhia das Letras, 2017) y Parque das ruínas (São Paulo: Luna Parque Edições, 2018).

Es co-editora, junto a Angélica Freitas, Fabiano Calixto y Ricardo Domeneck de la revista de poesía Modo de usar & Co.

Sergio Ernesto Ríos  (Toluca, 1981). Es director de Grafógrafxs revista de literatura de la Universidad Autónoma del Estado de México. Publicó “Larga oda a la salvación de Osvaldo” (UANL, 2019), en coautoría con Minerva Reynosa, “El ganador del primer premio del centro de estudios interplanetarios” (Periferia de escribidores forasteros, 2019), “máquina portadora de cabezas” (edición digital, 2018) “Quienquiera que seas” (FOEM, 2015), “Brazuca“(Palacio de la fatalidad, 2015), “Obras Cumbres” (Bongobooks, 2014), “La czarigüeya escribe” (Editorial Analfabeta, 2014), en coautoría con Diana Garza Islas, “Muerte del dandysmo a quemarropa” (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2012) y “Mi nombre de guerra es albión” (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2010).

Tradujo del portugués “Boa sorte, 7 poetas brasileñas” (Grafógrafxs, 2020), “Bruno Brum a ritmo de aventura” de Bruno Brum (Palacio de la fatalidad, 2017); “Droguería de éter y de sombra” (Palacio de la Fatalidad, 2014) de Luís Aranha; “Oda a Fernando Pessoa” (Palacio de la Fatalidad, 2017), “Paranoia» (Palacio de la Fatalidad, 2013) y “Voy a moler tu cerebro” (Red de los poetas salvajes, 2010) de Roberto Piva; la antología de poetas brasileños nacidos en los ochentas “Escuela Brasileña de Antropofagia” (Kodama Cartonera, 2011). Tradujo del inglés, con Diana Garza Islas, “Una noche, senté a Donald J. Trump en mis rodillas/Y otras teorías estéticas del siglo XXI” (Oficina Perambulante y Palacio de la Fatalidad, 2017), a partir de un ejercicio de Chris Rodley.

Deja un comentario