Fotorreportaje de Aurora Servín

Muralismo Internacional autogestivo

Toluca, México; 20 de octubre de 2020. Fueron 10 días, 42 artistas, 120 horas, 42 obras, 7 países, innumerables aprendizajes y la firme convicción de transformar, comunicar y despertar conciencias. Esas cifras enmarcaron a “Colores antigüos, Coyotepec 2020”, el evento organizado y gestionado por el artista Hermes, originario de ese municipio y cuya finalidad consistía en recuperar la identidad de la región.

Juntos, ArtHermes y su compañera Edith Linares se aventuraron a tocar puertas para hacer posible este encuentro, sin embargo muchas de las cuales muchas fueron cerradas. Con ello comenzaron aprendizajes así como las experiencias que quedará marcadas en la historia del Estado de México y sus pobladores. La persistencia y la certeza de los artistas que aceptaron dejar 10 días de su vida y con ella esfuerzo, alegrías, horas de sueño, amor, fe, esperanza, talento y amor por el pueblo mexicano a cambio de generar una transformación monumental para el transitar de más de 39 mil 341 pobladores que viven el día a día de Coyotepec.

A simple vista pareciera que esta transformación surge en 2 pasos: el artista frente al muro en blanco y la obra terminada pero lo que vuelve trascendental e importante a un encuentro de muralismo es lo que pasa día a día. Desde el momento en que el artista llega y reconoce a algunos colegas que no ha visto desde hace tiempo, verlos los motiva, pero también llega el enfrentamiento con el muro, a veces pequeño, a veces grande, a veces liso y amable otras veces salvaje y agrietado. Previo a ello el artista estudió la geografía e historia de este lugar y aunque hay referencias e información en internet, la verdadera historia está en la tradición oral impartida por quienes viven y conocen este sitio.

Diversidad artística

Existen artistas que se mueven solos de estado a estado y aprecian estos momentos porque les llena de compañía y calidez pero también otros que se mueven en familia logrando que los niños y niñas se involucren en el arte desde pequeños, los demás muralistas agradecen la presencia de estas familias como si fueran una misma y otros viajan en pareja explorando y reconociéndose a través del trabajo en equipo uniendo sus ideas y sentimientos para hacer su aportación.

En cuanto a la carrera artística existen algunos que llevan años pintando, han experimentado con tantas técnicas y estilos como han podido; han llegado a la autocrítica, trabajan con más velocidad y experiencia, han recorrido toda la República y hasta otros países pero también hay artistas nuevos que nunca han viajado y este es su primer encuentro, harán su primer muro, lograron aceptar el reto pero el miedo y la incertidumbre existen, su enfrentamiento con la barda es más complejo, no sólo se enfrentan al cambio de formato de centímetros a metros si no a la opinión pública no sólo de sus colegas con más experiencia si no a la aceptación de los pobladores. Aún así, el compañerismo les da contención se apoyan unos con otros.

Los frutos del muralismo en Coyotepec

El encuentro de muralismo es un espacio en el tiempo y geografía del mundo dónde los frutos comienzan a surgir en el momento que los pobladores se reconocen en los muros como lo es en la obra de Nancy Elizabeth, artista plástica originaria de la Ciudad de México, quien plasmó la Danza del Cuero. Nancy es originaria de Coyotepec y posee una amplia crítica social a la urbanización, la contaminación y los niños en situación de calle.

No sólo los adultos mayores se reconocen en la obra, sino también las niñas como lo es el caso de Mari, quien acude al puesto de comida de sus padres con su mandilito para ayudar en el negocio familiar y ha visto a la ilustradora Herenia Gonzáles plasmar un cuento para las niñas y niños de Coyotepec, su alegría y curiosidad es tan grande que se ha acercado a pintar el muro a lado de Herenia y le ha exigido a Art Hermes que le proporcione un muro para que ella participe en el encuentro internacional de muralismo. Durante el día 10 cada artista hizo la presentación de su muro y Mary hizo la presentación del muro que hizo con Herenia en su representación ya que la artista se retiró días antes para participar en otro encuentro en Jalisco.

No hay límites en el impacto social que genera la escritura del mural: personas con adicciones también se acercan a pensar en lo que ocurre. La artista Vivian no conoce las razones ni dificultades por las que una persona con adicciones terminó en ese camino, tampoco le corresponde juzgarla, pero el arte y el discurso que genera su obra es capaz de transformar conciencias y darles un nuevo mensaje para sus vidas.


Galerías de arte a cielo abierto

Existe una pregunta muy común entre los maestros de historia del arte: ¿Es el arte para todos? La respuesta de la academia es que no y bajo este fundamento se comienzan a analizar las obras del renacentismo o el simbolismo de cada elemento. Los encuentros de muralismo revolucionan este concepto dejándolo obsoleto para generar una galería a cielo abierto. Así, los señores que salen a vender botanas para su sustento, pueden también apreciar el arte de vuelta a casa.

Comunidad que sabe agradecer

La respuesta de la comunidad para con los artistas es ofreciéndoles desayuno, comida y cena durante los días de trabajo, algunos llevan fruta, agua y aportaciones económicas en los recipientes que cada artista colocó frente a sus muros. No hay nada más exquisito que el recibimiento de las familias con una invitación a la mesa después de horas de trabajo.

Todo lo que empieza, tiene que acabar

Para concluir las obras, se hizo un recorrido de todas las obras donde cada artista explicó la idea que desarrolló en su mural, el simbolismo e historia de los elementos convirtiendo la tradición oral en escritura visual. También se les hizo entrega de un reconocimiento y una medalla que simboliza una carrera de 10 días pintando.


Deja un comentario