Redacción VcV

Toluca, México; 21 de octubre de 2020.A Kenia Hernández el gobierno del Estado de México la detuvo dos veces por un delito que no puede probarle. La primera vez, la acusó de, pistola en mano, robar el 19 de marzo de 2020 tarjetas de crédito y 500 pesos en una caseta de cuota de Ecatepec. Por esa imputación fue detenida el 6 de junio de este año, y dejada en libertad cinco días después. La segunda vez fue detenida en Amozoc, Puebla, el 20 de octubre, ahora acusada de asaltar a pasajeros de un camión, el 20 de octubre. Ahora está en el penal de Almoloya, a pocos minutos de la capital del Estado de México.

Integrantes de la organización de derechos humanos Zeferino Ladrillero, del Estado de México, señalaron que el gobierno mexiquense ha fabricado una carpeta para detener a la activista, y que eso es una práctica recurrente.


El Estado, dicen, está encarcelando injustamente a la compañera Kenia Hernández y también la libertad de manifestarse, pues el penal fue rodeado por cerca de 500 granaderos ante el anuncio de que los colectivos protestarían.

– En el momento de su detención, hubo irregularidades, ese 18 de octubre, pues no se presentó una orden de aprehensión ni los policías se identificaron debidamente. No estaban uniformados ni tenían sus nombres en las solapas. A golpes, la subieron a la patrulla 113338 y se la llevaron. Horas después, Kenia llamó por teléfono para decir que estaba en Almoloya.

Los colectivos piden que haya una revisión de los delitos que se le imputan y que se usen las grabaciones de las cámaras, y que los resultados se hagan públicos. En la explanada de la Plaza de los Mártires, los manifestantes señalaron que no irán a las inmediaciones de la cárcel y protestarán de manera pacífica.

Kenia Hernández es originaria del estado de Guerrero, una de las entidades más violentas del país, y tuvo que escapar de allá debido a las amenazas de muerte que recibió al inmiscuirse en temas de derechos humanos y de la reivindicación de los derechos de las mujeres. Ella es una desplazada más por la violencia de Guerrero y que también experimenta el país entero, y aunque está respaldada por mecanismos de protección del propio Estado debido a las amenazas recibidas, ha sido detenida dos veces en menos de cuatro meses.

Deja un comentario