Ramsés Mercado

Toluca, México; 19 de septiembre de 2020. La reconstrucción ha sido muy lenta, en algunos casos ni si quiera ha comenzado. Han pasado tres años desde que un terremoto azotara nuestro país, el 19 de septiembre de 2017, además 35 años después de que otro sismo, el del 19 de septiembre de 1985, también destruyera la capital.

La ciudad de México y el Estado de México se vieron muy afectados. Hoy siguen viéndose esas venas o raíces en las paredes que se niegan a desaparecer, a hacerse escombros o de plano polvo. Así sucede con la Parroquia de San Francisco de Asís, en el poblado de San Francisco Tepexozuca, en Joquincingo, iglesia que recuerdo haber visitado en años anteriores siempre pensando sí seguirá dañada. Este año se le han visto mejoras, pero todo está sin terminar, los polines que sostenían la pared trasera, sobre la calle Morelos, han desparecido y ahí, en la pared, ya se ve cemento y piedra nueva tapando esas grietas pero el techo, cúpulas y campanarios se siguen sosteniendo para no desaparecer.

Parroquia de San Francisco de Asís, Joquicingo, Estado de México, 2020.
Parroquia de San Francisco de Asís, Joquicingo, Estado de México, 2020.
Parroquia de San Francisco de Asís, Joquicingo, Estado de México, 2020.

No es el caso de la iglesia de Santa María, ubicada en el municipio de Ocuilan, donde se venera a la Virgen de la Asunción, que a comparación de la parroquia de Tepexozuca no había visitado con anterioridad. Pareciera que el tiempo se ha quedado estático, detenido en aquel día. La iglesia continúa igual de lastimada o quizá hasta peor.

-Siento que la fachada se vino más para enfrente con el temblor de hace unos meses- mencionó Jazmín Cedillo, integrante de la mayordomía.

La iglesia permanece entre polines de madera por dentro, por fuera, a los lado, en el techo, escombros, escombros, escombros por todas partes: palas, botes, escobas y lámparas tiradas, ya no hay pared trasera – ahí estaban antes los santos y la virgen- y se ve la calle que cruza por atrás.

Iglesia de Santa María, Ocuilan, Estado de México, 2020.
Iglesia de Santa María, Ocuilan, Estado de México, 2020.
Iglesia de Santa María, Ocuilan, Estado de México, 2020.

Al no ver avances los habitantes decidieron construir una ermita para ahí colocar las imágenes sagradas, pinturas que fueron restauradas y entregadas por el INAH.

-El objetivo es reconstruirla totalmente, van a reconstruir la cúpula y la parte de atrás […] ellos (el INAH) pretenden replantearla, reconstruir el total, no saben a ciencia cierta el daño, porque dicen que conforme vaya la reconstrucción van a ir descubriendo otros, ellos prometen entregarnos una obra negra, el resto ya lo haría el pueblo, pero por ahora su promesa es levantarla como estaba.

A pesar de todo, Jazmín tiene fe.

El INAH ha mencionado que los recursos han quedado parados debido a la pandemia; sin embargo, ya existe la promesa de iniciar las labores de reconstrucción para noviembre y entregarla en 366 días, un año y un día después.


Escuela Secundaria Justo Sierra, Ocuilan, Estado de México, 2020.
Escuela Secundaria Justo Sierra, Ocuilan, Estado de México, 2020.
Escuela Secundaria Justo Sierra, Ocuilan, Estado de México, 2020.

Fotografías: Ramsés Mercado.

Deja un comentario