Redacción VCV

Toluca, México; 7 de septiembre de 2020. A Silvia Blas Ventura le asusta la pandemia, como a casi todos. La asusta, pero no la arredra. Y después de pensarlo muy poco, porque lo que menos tenía era tiempo, decidió cambiar plantas por productos de la canasta básica.

-La idea me surgió porque las plantas que cultivaba se quedaban almacenadas, no salí, Entonces pensé en cambiarlas por productos que necesitaba.

Ella es la dueña de un vivero en Metepec y las ventas se habían desplomado y ella dice que su decisión ha sido apoyada por otras personas y por eso ha funcionado. Vive en San Mateo y todos los días se traslada al municipio vecino para abrir. Un letrero sobre la delgada reja que protege su negocio dice lo que ella hace: “se cambian plantas por productos de la canasta básica”. Y abajo pone un teléfono, adonde también pueden comunicarse, y que es el 722 1515107, apenas rayonado aunque perfectamente visible.

El Estado de México fue especialmente afectado en el terreno laboral por la pandemia del coronavirus, y aunque el gobierno estatal dispuso una partida de 150 millones de pesos desde marzo para repartir a los desempleados, que habrían cobrado 3 mil pesos para ayudarse aunque sea un día, tal dinero no funcionó ni siquiera como un paliativo. La secretaria estatal del Trabajo, Martha Hilda González Calderón, ha dicho que en dos meses la entidad perdió 58 mil empleos formales y que no se ha podido recuperar ni el uno por ciento de los trabajos perdidos. Por eso, ideas relacionadas con el intercambio de productos y servicios funcionaron en algunos casos. Las plantas que intercambia Silvia provienen de Puebla, Veracruz, Morelos y del norte del Estado de México.

-Y yo aquí cultivo unas, las voy podando y enraizando- dice ella, mientras carga unas macetas y dice que ninguna autoridad de gobierno se ha acercado con ella, quien solicita el apoyo con la estructura del invernadero, pues en cuanto lleguen las heladas, afectarán a las plantas.

Silvia dice que los pocos ahorros que tenía se diluyeron cuando el encierro por la pandemia empeoró y casi paralizó el mercado. El apoyo que ella solicita es para la obtención de un crédito, y alguna facilidad para que se pueda pagar de manera efectiva.

-Nosotros cerramos, pues qué más. Cerramos en marzo y el letrero de intercambio de plantas por canasta básica lo puse pues cuando abrimos, en la segunda semana de junio. A partir de entonces las ventas no han mejorado nada, y yo estaba viendo que el presidente (Andrés Manuel López Obrador) decía en las noticias que ya íbamos saliendo, pero pus la verdad, yo pensé: “vas saliendo tú, porque yo la verdad la estoy viendo mucho más difícil- dice Silvia.

Ella cuenta que inspectores de Gobernación le ordenaron que cerrara.

-Y yo me quedé… digo… bueno, sí, yo… Y es que me dijeron que cerrara y que me fuera a mi rancho. Pues yo, por mí, era lo más fácil. Agarrar, cerrar e irme a mi rancho, pero me quedé pensando lo que les iba a pasar a las plantas. ¿Dejarlas secar? Yo que las cultivo estoy viendo cómo van creciendo, cómo se van desarrollando ¿y entonces que me digan que le cierre? Pues no.

Así que Silvia tomó la decisión de ir a su invernadero todos los días para cuidar de sus plantas y entonces se le ocurrió la idea del intercambio. Silvia aclara que las plantas que se intercambian son las que ella produce, y que son plantas chicas para jardines como el amaranto, durazno, trueno, alcatraces, mosaico y panalillo, entre otras. Señala que sigue vendiendo plantas y quienes acuden deciden si intercambian o compran. Ella abre de 9 de la mañana a 7 de la noche, en avenida de Las Torres, antes de Tecnológico, en Metepec.

Fotografías: Ramsés Mercado

Deja un comentario