Miguel Alvarado/ Marco Antonio Rodríguez

Toluca, México; 28 de agosto de 2020. La Universidad Autónoma del Estado de México cesó a la secretaria de Rectoría, Janet Socorro Valero Vilchis, involucrada en el desvío de 7 mil 670 millones de pesos que se usaron para elaborar contratos ilegales en la administración del mexiquense Enrique Peña Nieto cuando fue presidente de México. En ese esquema de corrupción, que ahora investiga la Federación, participaron once dependencias federales y ocho universidades, así como medio centenar de funcionarios y 186 empresas privadas.

De los 7 mil 670 millones de pesos auditados, falta además saber en dónde quedaron 3 mil 433 millones, que no fueron reportados en ninguna operación. A ese esquema de desvío de dinero se le llamó La Estafa Maestra y en ella está involucrada la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx).

En días pasados, la Fiscalía General de la República pidió para la ex secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, 21 años de prisión por su involucramiento en esa Estafa Maestra. Esto coincide con un movimiento renovador en la UAEMéx que hoy ha cambiado a algunos directores, entre ellos a Valero Vilchis.

En esa estafa se involucró también al director general del Fondo de Fomento y Desarrollo de la Investigación Científica y Tecnológica (FONDICT), Érick Herzaín Torres Mulhia. Otros dos funcionarios de la universidad estatal, Hugo del Pozzo Rodríguez, director de Recursos Financieros y Enrique Fitch Becerra, director de Tecnologías de la Información, habían sido encarcelados debido a su responsabilidad en el desfalco de 16 millones de pesos en contratos firmados a nombre de la UAEMéx con empresas y prestadores de servicios, a principios de año.

Otros mexiquenses implicados en la Estafa Maestra son el actual gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, quien fue director general de Banobras; el ex gobernador del Edoméx y actual presidente de la Fundación UAEMéx, Emilio Chuayffet Chemor; la mencionada Janet Socorro Valero Vilchis, ex directora de la Facultad de Ciencias Políticas y secretaria de Rectoría; Gerardo Ruiz Esparza, ex secretario federal de Comunicaciones y el diputado federal priista Luis Miranda Nava.

A la depuesta Valero Vilchis se le señala de haber firmado, en 2014, un convenio entre la UAEMéx y el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), que implicaban cerca de 10 millones de pesos, pero la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dijo que el pago por montar un “esquema operativo y solución tecnológica de la metodología para llevar a cabo la detección y ubicación de personas de 15 años o más de edad que no sepan leer ni escribir un recado en español” se había realizado a la empresa Estrategia Solutions, la cual no cumplió con el trabajo asignado pero simuló haberlo entregado.

De acuerdo con su ficha curricular, Janet Valero Vilchis es licenciada en Comunicación por la UAEMéx y maestra en esta misma disciplina por la Universidad Iberoamericana, cuya tesis de grado fue titulado “Adolescentes, sexualidad e interacciones mediáticas”. Ha sido secretaria de Extensión y Vinculación, coordinadora institucional de Equidad de Género y directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, “donde desde 2004 es también profesora-investigadora de Tiempo Completo de este espacio universitario”, como indica un documento web del Ipomex. (https://bit.ly/32EuRIZ)

Captura de pantalla del currículum digital disponible.

Como cabeza de la Secretaría de la Rectoría, Valero Vilchis tenía a su cargo coordinar la conformación y funcionamiento de los órganos colegiados universitarios, “promoviendo el respeto a la pluralidad del pensamiento a través de ejercicios democráticos; garantizar a su comunidad y sociedad en general la gestión transparente de las acciones institucionales en la búsqueda de sus fines; y fortalecer los lazos de identidad, así como la promoción del deporte y la educación física como motor de desarrollo integral del individuo, con atención a la salvaguarda de su bienestar y del patrimonio institucional, bajo esquemas de sustentabilidad”.

En lugar de Valero fue nombrado el académico Juvenal Vargas Muñoz, quien intentó participar, en 2017, en un proceso para ocupar la Rectoría, pero desistió en el trayecto. Fue director de la Facultad de Humanidades en 2013, y maestro de la misma instancia, pero su paso por la escuela fue cuestionado incluso en medios de comunicación. Ese 2013, el diario local Milenio decía de él que “el desaseo y la falta de oficio político para atender los conflictos estudiantiles al interior del plantel a su cargo, ponen en tela de juicio la probidad del director de la Facultad de Humanidades de la UAEM, Juvenal Vargas Muñoz, quien podría ser sujeto de un severo extrañamiento”.

Con este nombramiento, Vargas Muñoz también accede a una nueva posibilidad de contender por la Rectoría en las elecciones próximas, que estarán tamizadas por el interés del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) por hacerse del control de la Universidad estatal, a la cual han marcado como uno de los dos objetivos políticos que buscan representar. El otro es la gubernatura del Estado de México. Juvenal es licenciado en Filosofía, maestro en Humanidades y doctor en esta misma área; fue director de la Facultad de Humanidades durante el rectorado de Eduardo Gasca Pliego y en la actualidad es catedrático de este espacio universitario y de la Facultad de Ciencias de la Conducta.

***

Otros cambios

Además, el actual rector de la UAEMéx, Alfredo Barrera, designó a Octavio Crisóforo Bernal Ramos en la Secretaría de Finanzas y a Javier González Martínez en la Secretaría Técnica de la Rectoría.

Octavio Crisóforo Bernal Ramos es licenciado y maestro en Economía y doctor en Educación. Fue subdirector académico de la Facultad de Economía de la UAEMéx, de donde es profesor desde hace 23 años. Desde 2017 se desempeñaba como director de Recursos Financieros de la institución.

Javier González Martínez, al igual que Crisóforo, es licenciado y maestro en Economía. Hasta el día de hoy es también secretario de Finanzas de la institución.

A decir de Barrera Baca “estos cambios tienen como propósito afianzar la posición de la máxima casa de estudios mexiquense como una de las mejores instituciones públicas de educación superior del país, en beneficio de los mexiquenses y los mexicanos, generando oportunidades de formación profesional de calidad para los jóvenes, así como conocimiento científico pertinente y referentes culturales para una sociedad más libre, justa y próspera”.

Deja un comentario