Redacción VcV

Toluca, México; 8 de agosto de 2020. Le daba de comer a los perros callejeros que pasaban por su fonda, La Amorosa, en Metepec, hasta que alguien la denunció ante las autoridades, que la citaron para que respondiera por lo que hacía, porque en ese municipio está prohibido por el Bando Municipal. A Sonia Díaz Carpio la ataron de manos y la acusaron por eso, por alimentar perros callejeros. Un oficio enviado por el municipio la citaba para que respondiera, y ella lo comentó en sus redes sociales. Dos días después lograba la promesa de la alcaldesa Gabriela Gamboa para derogar ese artículo del Bando.

La Amorosa es una cocina económica que hace cuatro años abrió sus puertas, y su dueña les da de comer a perros que lo necesitan. Ella también ayuda a animales maltratados y procura, desde lo que puede, que por lo menos no les falte agua ni un poco de alimento.


– No sé por qué se corrió la voz entre los perros -dice risueña la dueña del lugar- y después ya tuve más comensales. Ahora vienen cuatro y algunos tienen nombre. Está El Tristón, que es un San Bernardo que viene con trabajos. Otro se llama Hunter, por ejemplo.

Pero si entre los perros se corrió la voz, también pasó lo mismo con los inspectores. El municipio envió un citatorio el 5 de agosto a Sonia en el que le decía que no podía darle de comer a los perros en la vía pública. Pero cuando esa información se hizo pública, gasta la alcaldesa acudió a La Amorosa para expresarle su apoyo.

– La presidenta municipal me dijo que estaba a favor de que se alimente a los perros. Estos en particular tienen casa pero no los alimentan. Ya está todo aclarado, pero al principio no sabían qué hacer, sobre todo cuando me dijeron que iba a pagar un montón de dinero por multas. Agradezco el apoyo de la gente y sus comentarios. Ya no fue necesario presentarse ante las autoridades.

Este es un gesto inusual en las autoridades, que por lo general no se inmiscuyen en este tipo de controversias y dejan que se apliquen las sanciones por las violaciones al Bando, aunque algunos de los puntos que contiene pueden resultar absurdos si no se interpreta bien lo que dicen. Sonia dice que la alcaldesa expresó que le parece tonto que se prohíba de esa forma alimentar a los perros, y que tratará de modificar ese artículo.

-Me dijo que puedo seguir alimentándolos -dice la dueña de La Amorosa, ubicada en la calle de Matamoros, en el barrio de San Mateo- sin tener ningún tipo de problema. Yo de todas formas seguí dándoles de comer, a pesar del citatorio y de las quejas de algún vecino, que fue lo que generó esto. Tantos años que tengo dándoles de comer.

Deja un comentario