Redacción VcV

Toluca, México; 31 de julio de 2020. La calle Enriqueta es chiquitita. Apenas unas pocas casas le dan forma. Parece la calle ideal para vivir en una ciudad como Toluca porque no hay tráfico y todos los vecinos se conocen. A un costado hay un enorme terreno baldío que en esta época se ha puesto verde de tanto que nadie lo utiliza. La calle Enriqueta es parte de la Unidad Victoria, cuya característica principal es que sus calles tienen nombre de mujer -Rebeca, Estela, por ejemplo- y la de Enriqueta está muy cerca de la avenida 5 de Mayo, muy cerca también de la obra del tren interurbano que realizan en conjunto la Federación, el gobierno de la Ciudad de México y el Estado de México. Pero la calle es tan pequeña que termina después de unos cientos de metros porque un parque público le señala su fin.

El parque debe ser único en el mundo porque a un lado de la cancha de basquetbol alguien puso una enorme torre que sostiene líneas de alta tensión. Su colocación es tan gandalla -por decirlo de alguna manera- que los soportes metálicos que la sostienen fueron ubicados dentro de esa cancha y ahora hay quienes juegan debe esquivar la estructura metálica.

Pero sí los vecinos sí sabe quién y por qué la pusieron ahí.

– Todo esto se debe a que han querido entrar a realizar una obra que ellos tienen en mente, la cual invade la calle de Enriqueta y el parque. Esta obra, desde la explicación que da la Secretaría de Comunicaciones, se trata de la colocación de postes troncónicos del tamaño de los que están cerca de la obra del interurbano. Además, quieren poner una torre de la misma magnitud de esos postes aquí al centro.


Quien habla es un vecino de la Enriqueta y mientras dice eso señala el centro de la calle. Los cables que sostendría esa torre cruzarían por encima de las casas y también estarían a un lado de las casas, lo cual infringe las normas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). La Secretaría de Comunicaciones y Transporte insiste en realizar esa obra a pesar de que tiene oportunidad de redireccionarla para no invadir nada.

– De alguna manera, la SCT intentó madrugarnos, como pasó en el parque. De este otro lado ya habían hecho sus perforaciones y habían dejado su equipo para instalar otra torre, de la noche a la mañana, pero el dueño del terreno se dio cuenta y lo cerró. Además puso vigilancia- dicen los vecinos afectados Víctor Torres y Cecilia Trujano, quienes han conseguido frenar a la Secretaría.

La lucha de los vecinos de la Enriqueta cumple ya tres años. Los empleados de la SCT nunca han mostrado permisos para hacer lo que quieren hacer ni tampoco se identifican cuando van a la zona, y los representantes del ayuntamiento de Toluca les dicen que el permiso estaba dado.

-Eso no era cierto y nadie ha sustentado nada. Lo que nosotros queremos es que la SCT vea que su proyecto no es posible porque hay una afectación a la comunidad      

Deja un comentario