Redacción VcV

Toluca, México; 30 de julio de 2020. Campesinos afectados por la falta de lluvias exigen la salida de la empresa Bionatur, pues consideran que no han respetado acuerdos con campesinos, que la acusan de impedir que se formen nubes.

Esteban Nava Monroy, representante de los afectados, señala que se han entablado algunos diálogos con la empresa, la cual niega las acusaciones.

-Es una realidad que las nubes se están “cortando” y es una realidad que se están usando químicos. Ni siquiera dicen nada acerca de los bloqueos que estamos haciendo enfrente de sus instalaciones.

Nava dijo que aún no se han realizado estudios que demuestren la mecánica que usa Bionatur para detener las lluvias. Sin embargo hay antecedentes del uso de bombas antigranizo utilizadas en el 2009, que generó quejas en los municipios de Jocotitlán e Ixtlahuaca. En ese entonces la empresa se comprometió a dejar de usar esa técnica.

-Los habitantes de los pueblos afectados se dan cuenta porque la lluvia está por caer y apenas llovizna cuando aparece una avioneta y en menos de 10 minutos se cortan las nubes.

Los afectados se dicen dispuestos al diálogo con Bionatur, y que se garantice que esas prácticas ya no se realicen. Según Nava, los municipios afectados suman alrededor de 30, aunque también en Hidalgo y Michoacán el fenómeno también se presenta.

Los cultivos de maíz han sido los más afectados en una zona que tradicionalmente vive de esta producción, aunque también la siembra de calabaza, por ejemplo, también ha visto dañada.

Bionatur es una empresa de invernaderos biológicos propiedad de la empresa IUSA, de la familia Peralta y se encuentra instalada en la carretera Toluca-Atlacomulco, junto al complejo industrial Pastejé, el cual es una ciudad industrial que se ha desarrollado a la sombra de las comunidades que ahora afecta con sus prácticas.

Deja un comentario