Redacción VcV

Toluca, México; 4 de abril de 2020. Ante el ajuste del reloj por el horario de verano, el cuerpo humano sufre modificaciones delimitadas por el ciclo circadiano, respecto al ritmo biológico con el que trabaja el organismo, señaló Miguel Ángel Torres Hinojosa, coordinador clínico de Educación e Investigación en Salud, adscrito al Hospital de Gineco-Obstetricia No. 221 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Estado de México Poniente.

Detalló que el cuerpo humano tiene funciones que ya se encuentran sincronizadas con lo que se conoce como ciclo circadiano, ya que el cuerpo está acostumbrado a comer y a dormir a cierta hora y cuando se presentan estos cambios es necesario realizar ajustes para estas y otras actividades.

Desde una perspectiva fisiológica, el efecto más inmediato del cambio de hora es una alteración en la secreción de melatonina, hormona que regula los estados de vigilia y sueño en función de la luz solar:


a más luz se produce menos, por lo que la función de inducir el sueño que tiene esta hormona se produce de forma más tardía.

Esta desregulación es suficiente para que el organismo se resienta y aparezca el cansancio, la fatiga e incluso la irritabilidad de las personas. Los más afectados por el cambio horario son los niños y los adultos mayores, ya que son más sensibles ante estas modificaciones hormonales. No obstante, el organismo se recupera y adapta en un lapso de tres días, y los ritmos circadianos se regulan nuevamente.

El especialista del IMSS indicó que si la sintomatología perdura por más días, es necesario acudir a su médico para determinar alguna otra causa que pueda provocar los síntomas, así como recibir el tratamiento adecuado.

Deja un comentario