Marco A. Rodríguez.

Toluca, México; 19 de marzo de 2020. “El día de hoy la Universidad ha sido nuevamente violentada por un grupo minoritario de la comunidad estudiantil que, sin representar los intereses legítimos del movimiento feminista o la lucha por la equidad, ha roto con la vocación y el espíritu de nuestra comunidad”, expresó el rector Alfredo Barrera Baca sobre lo acontecido la tarde de este jueves en el edificio central de Rectoría donde un grupo de al menos 70 jóvenes tatuaron símbolos anarquistas y frases de protesta en sus paredes.

“Lo hicimos por las buenas y no nos escucharon”, coreó entonces el grupo mientras dejaba inscripciones en las paredes y cristales rotos, amontonadas también las vallas que cercaban el edificio y que fueron colocadas en la entrada principal del mismo para obstruir el paso de los trabajadores. Al respecto, la máxima autoridad universitaria consideró tratarse de acciones contrarias al espíritu y carácter universitario pues, expresa, “desde el primer momento en que un grupo de universitarias se manifestó en contra de la situación de género en la Universidad, […] todas las unidades de la organización escolar se han movilizado para dar salida a las demandas estudiantiles, que se han cumplido puntualmente, respetando en todo momento el derecho a la libre organización estudiantil”.

Calificó también de provocación irracional las acciones argumentando que la UAEMéx ha confiado en la organización estudiantil “que hoy simplemente ha dado la espalda a sus comunidades”.

Reveló asimismo que la institución denunciará y fincará responsabilidades a quienes así lo ameriten, pues los actos van en detrimento de la comunidad estudiantil y los trabajadores de este edificio que, según el documento oficial, fueron amedrentados con palos y gritos y fueron expulsados de sus lugares de trabajo destruyendo, a su paso, escritorios y equipos.

Apenas una hora antes de los actos reportados, Barrera Baca compartió en sus redes sociales un video donde asegura que “la violencia sexual y de género se ha convertido en la primera emergencia de nuestros días”, volviéndolos rubros prioritarios de su trabajo. Convocó a sumarse a las labores de dicho proyecto colectivo. “Las y los universitarios asumiremos nuestras responsabilidades con el trabajo inteligente, reflexivo y comprometido en torno a siete ejes fundamentales: erradicar la violencia de género, estimular el florecimiento de la mujer universitaria, naturalizar la cultura de equidad de género, reeducarnos en el trato justo y respetuoso, impulsar el comportamiento ético de la comunidad, cimentar una gestión cercana y profesional y renovar el sistema de gobierno universitario”.

Deja un comentario