Miguel Alvarado/ Marco A. Rodríguez/ Elpidio Hernández

Toluca, México; 24 de febrero de 2020. La Facultad de Ciencias de la Conducta amaneció el sábado 21 de febrero con las puertas cerradas y pegadas o sujetas en ellas los carteles o cartones en los que la comunidad de esa escuela denunciaba las razones por las que había tomado las instalaciones. Más del 98 por ciento de los estudiantes en ese campus, que pertenece a la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), había validado la propuesta de ir a paro debido a que un alumno de la misma, Daniel Luis “Nñz”, había comercializado fotos con contenido sexual de las alumnas de la institución. Eso había revelado, además, toda una red de pornografía que se distribuía en redes sociales, a cambio de pagos de entre 500 y 800 pesos, y que involucraba a alumnas de otras facultades, preparatorias y hasta secundarias de la capital del Estado de México.

Ese sábado, a las 4 y media de la mañana, los alumnos que se habían quedado en las instalaciones barrían los pequeños patios y aseaban los sanitarios, lo cual representaba un mensaje de buena voluntad para las autoridades universitarias pero también de resistencia, de enojo y de organización ante un problema de seguridad que forma parte de un panorama desolador, y que con los años se ha ido profundizando hasta el punto de  “volverse normal”. Las agresiones sexuales en contra de alumnas y académicas en planteles de la UAEMéx no son nuevas y ya se habían denunciado.

“Hace ocho años que pasa esto”, dice una alumna que ha salido por la puerta de la escuela mientras el rector Alfredo Barrera Baca dialogaba con los estudiantes para intentar responder al pliego petitorio que recoge las demandas de los jóvenes, entre los que destacan, en primera instancia, el tema de la red de fotos sexuales, la seguridad de la escuela y de sus asistentes y el nivel académico del profesorado.  

Por eso, la madrugada representa una hora de tranquilidad para los alumnos, que se han atrevido, por fin, a protestar de manera articulada y organizada, y desde esta experiencia aprenden que los derechos de cada uno, en un momento histórico de máxima letalidad para México por la cantidad de asesinatos y feminicidios llevados al paroxismo del genocidio, deben pelearse, aunque sean adquiridos desde la condición de ciudadano. Las fotos que algunos alumno suben en redes sociales en el sitio de la Fuerza Comunal Universitaria FaCiCo, de facebook, a las cinco de la mañana de ese sábado muestran el amanecer que les toca, cielos espectaculares matizados de púrpura, como son casi todos los cielos de esta ciudad debido a su altura y a las formaciones de nubes que genera su clima. Antes de reunirse con el rector, los alumnos deben decidir qué harán y cómo conseguirán lo que piden. Pero también, aunque no tienen experiencia en situaciones de resistencia social, el instinto y la congruencia les dicen que hay que estar activos. Solicitan a la comunidad libros y organizan talleres de serigrafía y periodismo; hacen acopio de alimentos, agua y medicinas básicas y se preparan para aguantar. Han decidido que se cubrirán el rostro para evitar represalias y evitan a la prensa porque no confían en ella, no en toda. Y tienen razón. Ya habrá tiempo para lo mediático y de aprender acerca de lo que significa la infiltración inevitable, la negociación áspera, en pocas palabras, la resistencia necesaria.

Y si no, que le pregunten a la escuela de Ayotzinapa, a la parte inquebrantable de esa normal.    

Para el lunes 24 de febrero ya sumaban 13 las denuncias en contra de Daniel Luis “Nñz”, que están en poder de la Rectoría de la UAEMéx y con las que, dice el rector Barrera, iniciarán demandas. El paro y la toma de instalaciones de la Facultad de Ciencias de la Conducta en la UAEMéx, a las dos de la tarde de este lunes ya había logrado solidaridad por parte de otras facultades, como la de Ingeniería y Humanidades, así como de alumnas de la Preparatoria 1, Adolfo López Mateos, en Toluca. En ese plantel alumnas colocaron pancartas denunciando actitudes impropias y comentarios de “mal gusto” de algunos profesores. Al menos 5 catedráticos son señalados, principalmente el profesor Miguel Ángel Pérez Villalva, el nombre que más se repite y de quien dicen, tiene 30 denuncias de acoso sexual.

En la facultad de Ingeniería sucedió lo mismo: un tendedero con denuncias de acoso estuvo exhibido todo el día. Y en Humanidades, un plantel más politizado, la comunidad estudiantil suspendió la elección de consejeros de gobierno y universitarios en demanda de un proceso limpio, competido y transparente.

“Consideramos que la falta de auténtica representatividad en los consejos de la Universidad, elecciones a modo y candidaturas únicas son la causa de que esté en crisis económica, de credibilidad y de violencia de género; pues nunca se trabaja en función de las necesidades de la comunidad universitaria y por el contrario se actúa para encubrir los casos de violencia y corrupción.

Los alumnos exigieron postergar las elecciones de consejeros universitarios y de gobierno; la reestructuración de los consejos universitarios y de gobierno, del proceso electoral y de las jornadas de difusión previas al mismo y optar por dinámicas que garanticen la participación de la comunidad universitaria.

Horas después, las elecciones en Humanidades continuaban su curso normal porque se garantizaba un proceso transparente.

La decisión de la mayoría de los alumnos de la Facultad de Ciencias de la Conducta reabrió un agujero, apenas tapado con promesas, de abusos sexuales en los planteles y desinterés de autoridades por solucionarlos. El paro, llevado a cabo desde el 20 de febrero, mantiene a un grupo de jóvenes en el interior de la escuela, desde donde realizan sus demandas. Hoy a las 11 de la mañana, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Alfredo Barrera Baca, se presentó ante una parte de esos alumnos para responder a un pliego petitorio que incluye demandas por seguridad y niveles académicos de los profesores.

Una de las partes medulares del paro radica en la denuncia de una red de pornografía, un catálogo de fotos de alumnas de esa facultad, así como de secundarias y prepas de Toluca que se adquiere al comprar contraseñas en facebook o en tweeter, por 500 y hasta 800 pesos. Otras alumnas de facultades como Derecho, Gastronomía o Turismo también aparecen en ese catálogo.

En la facultad de Psicología, el alumno Daniel Luis “Nñz”, como aparecía en un perfil de facebook, es señalado como el promotor y comercializador de las imágenes. Un relato anónimo publicado en redes sociales narra que Daniel Luis pedía a algunas de sus compañeras que le prestaran contraseñas de redes sociales para “seguir a una ex pareja”. Algunas alumnas entregaron sus claves, las cuales fueron usadas para “explorar” los contenidos y llevarse fotos de contenido sexual, cuando las había. Al darse cuenta, las afectadas acusaron a Daniel Luis ante las autoridades universitarias y exigieron castigo penal para él y los responsables de esta red.


Antes de la reunión, los alumnos de la FaCiCo señalaron que el paro tiene carácter de indefinido y entregarán las instalaciones “poco a poco”.

– Hay gente que no es universitaria, ¿qué están haciendo dentro de las instalaciones? –se les pregunta.

– Tenemos un control. No hay gente que no sea de la universidad. Lo que pedimos siempre es credencial de la universidad. También estamos pidiendo la tira de materias y el INE. Así es como tenemos un control de la gente que entra y sale.

– ¿Por qué tomar la facultad?

– El caso de Daniel únicamente ha sido uno de los puntos desencadenantes para que la comunidad estudiantil decidiera tomar las instalaciones. Como se mencionó en el pliego petitorio leído al rector el viernes 21 de febrero. Referente a ese caso, la presencia del abogado únicamente sirvió para recabar datos personales de las denunciantes, información con la cual no se ha procedido en lo absoluto. Por esta misma razón se hace responsable al rector en caso de que se atente de forma física o moral a las víctimas.

Las denuncias acerca del uso de drones para espiar los movimientos de los paristas y la presencia de personas desconocidas en las inmediaciones fueron denunciadas por los paristas el fin de semana, así como la postura de la directora de la escuela, María Teresa García Rodea, quien acusó que el paro tarjo consecuencias de tipo académico, retraso en programas y en aplicación de exámenes. “Yo les pedí personalmente que pensaran muy bien lo que iban a hacer, porque el hecho de llevar a cabo este tipo de situaciones, podrían traer consigo algunas consecuencias académicas”, dijo la directora a medios locales.

– ¿Están considerando que la Universidad no pueda actuar mientras no haya una denuncia física? 

– Se tiene precedente de denuncias de violencia sexual perpetradas dentro de las instalaciones de la UAEM…

– ¿Dónde hicieron las denuncias?

– Se hicieron aquí en la FaCiCo, con el abogado general […]

Con ese panorama, el rector Alfredo Barrera Baca llegaba a las 1 1 de la mañana del lunes 24 de febrero para dialogar con los alumnos en paro. Una pequeña comisión lo acompañó y parado en el patio central de la escuela, dijo que la institución estaba dispuesta a ayudar a los jóvenes y responder a la brevedad sus demandas. Parados, frente a frente como bandos divididos, el diálogo comenzó. El rector aseguró que el estudiante Daniel estaba separado y se esperaba dar el cauce legal correspondiente a su situación. Se proponía la suspensión de los derechos universitarios del joven, así como la demanda penal correspondiente para ser investigado.

Los documentos que prueban estas acciones fueron exigidos por los alumnos, quienes reclamaron la entrega de soportes legales donde se compruebe que efectivamente se está haciendo lo que se dice de manera pública. Así sucedió con los puntos siguientes.

Después, el rector abandonó el campus para encontrarse de frente con la prensa local, con la cual habló durante unos minutos.

Adentro de la escuela, la bulla de las chicas opacaba las primeras palabras del rector. “¡FaCiCo vive, la lucha sigue!”, se escuchó como fondo, así como otros cánticos tomados del normalismo rural y de las manifestaciones de otras escuelas como la UNAM o el Poli. Los estudiantes universitarios de Toluca por fin las hace suyas.

– Desde ahora el joven queda suspendido, pero dicha suspensión o dicha sanción definitiva se habrá de corroborar por el Consejo Universitario en las próximas semanas. Por ahora no hay otros cómplices. Es una investigación que integra la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Mujer. Todos los temas que plantan los muchachos son atendibles, tienen una respuesta favorable, positiva, la necesidad existe y hay que solucionarla. En temas de seguridad mañana mismo podemos redistribuir las patrullas institucionales- dice entonces Barrera Baca. 

Respecto de otra demanda, la de las auditorías realizadas a la Universidad, el rector aseguró que digitalizarán las que tienen y las pondrán a disposición del público en general.

– Ya levantamos las denuncias. Ahora hay que estar en contacto con ellas (con las demandantes) […] ya quedaron formalizadas. Pues ahora que lo que continúa es el derecho de audiencia de Daniel. Y después viene el desahogo de pruebas , la valoración de pruebas por las autoridades […] dos semanas- aseguró Barrera.

La UAEMéx refleja lo que significa la sociedad del Estado de México, de Toluca, particularmente y también se convierte en una medida muy útil de la transformación de la misma.

En es reflejo, también el silencio cuenta.

En fechas recientes, todo comenzó cuando en 2016 la Rectoría precisamente guardó silencio ante las denuncias de profesores que habían sido violentados, en lo laboral y lo personal, contra María de los Ángeles Manzur Quiroga, directora de la Preparatoria número 3, Cuauhtémoc, de la UAEMéx, y hermana del ex secretario general de Gobierno del Estado de México, José Manzur.

En agosto de 2016, profesores adscritos a ese plantel acudieron a la Rectoría para relatar una serie de amenazas que Manzur Quiroga había proferido en su contra, debido a que no estaban de acuerdo en la manera en la que dirigía la preparatoria: maltrato a alumnos, pagos atrasados, presencia de guardias blancas, amedrentamiento a profesores, amenazas de expulsión y amenazas hacia la seguridad de los docentes se expusieron de manera puntual, primero por profesores que uno por uno buscaron ayuda y protección de manera discreta, y después por un grupo de cinco docentes que abiertamente la denunciaron. Después, marchas de alumnos también visibilizaron el caso de Mazur, pero la Rectoría decidió que no había elementos suficientes para suspender o por lo menos investigar a la directora.

– Acudía a la Secretaría Técnica- dijo una de las profesoras que recibían acoso constante de Manzur y su grupo- para exponer que en Prepa 3 había una situación de abuso. Lo que se me dijo en ese momento fue que no podían hacer nada, que entendían mi caso, y que lo único que harían sería cambiarme de escuela. Yo acepté, aunque eso significaba que perdería mi antigüedad por los años que llevaba dando clases, se me reducirían los horarios y por consecuencia el pago. De cualquier manera, todo eso era preferible a seguir ahí. Después, Manzur se me acercó en una actividad de la escuela y me preguntó si todo estaba bien con mi familia.

-… porque sería una pena que les pesara algo a sus niños, profesora- remató Manzur, quien sabía ya que la profesora había intentado denunciarla. María de los Ángeles Manzur Quiroga decía, para ese momento, que la próxima rectora de la UAEM sería ella, pues tenía el respaldo y el poder de su hermano, José Manzur. Otros señalamientos realizados en contra de la directora fueron violaciones a la legislación universitaria y al contrato colectivo de trabajo, así como nepotismo.

Después, el involucramiento de la UAEMéx en el caso de la Estafa Maestra reveló que hacía años había prácticas corruptas en las administraciones. El impago de impuestos a tiempo y una irregular historia hacendaria debido a la retención del dinero de empleados con derecho a servicios del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) ubicó a la institución en una historia de corrupción investigada ya por la Federación.

Las actuales autoridades de la UAEMéx han tratado de enderezar la administración que por años ha ido por rutas inadecuadas, pero en una entidad priista peleada palmo a palmo por morenistas y el Grupo Atlacomulco, la UAEMéx representa uno de los botines políticos más deseables, junto con la capital Toluca y el control del poder Ejecutivo.

En medio de todo esto, los alumnos en paro esperan, aún, acciones definitivas.  

Deja un comentario