Redacción VcV

Tenancingo, México; 21 de febrero de 2020. Un rancho donde se criaban y entrenaban gallos de pelea, propiedad de la Familia Michoacana, fue asegurado en San Pedro Tecomatlán, Tenancingo, en la comunidad de La Piedra, por la Secretaría de Seguridad (SS),en conjunto con agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) y municipales.
Ahí trabajaban siete personas, las cuales se encargaban del cuidado de los animales y las instalaciones, y que según una denuncia anónima fueron contratados por los narcos conocidos como el Malas y el Chochiloco, quienes se alojaban en un rancho ubicado en San Pedro Tecomatlán, en la comunidad de La Piedra.


Los narcos de verdad ni siquiera estaban cuando entró la policía, que detuvo A Víctor Alfonso “N” de 28 años de edad; Antonio “N” de 60 años; José Alejandro “N” de 42; Eder Raziel “N” de 35; Esteban “N” de 26, así como a dos adolescentes de 15 y 17 años respectivamente. Además, se aseguró el rancho, una camioneta marca Nissan, tipo Frontier, color gris y 300 gallos de pelea.
Los detenidos, así como la unidad y gallos confiscados, fueron trasladados a la agencia del Ministerio Público de la Fiscalía de Asuntos Especiales (FAE) donde se determinará su situación jurídica.


Las detenciones de militantes de la Familia Michoacana han sido más recurrentes en estos últimos meses que en los últimos años, lo cual indica que la guerra que pelean contra el cártel de Jalisco Nueva Generación ha inclinado su balanza.


Esa guerra se extiende por toda la Tierra Caliente mexiquense y el norte de Guerrero, en Teloloapan y hasta la región de Taxco. En el primer punto se registran desplazamientos de comunidades debido a la violencia ejercida por los cárteles.

Deja un comentario