En un recóndito lugar, que fuera convento franciscano, Zinacantepec alberga una misteriosa e interesante biblioteca que contiene más de 4 mil 500 libros sobre literatura, filosofía, concilios, escritos en latín y español antiguo; siendo el más antiguo de ellos del año 1512.

Toluca, México; 20 de febrero de 2020. En un recóndito convento franciscano de Zinacantepec, el Museo Virreinal abre sus puertas para que las y los mexiquenses se acerquen a conocer este patrimonio cultural, sobre todo su biblioteca que resguarda un importante número de volúmenes escritos en español antiguo y latín.
 
Ahí puedes encontrar, por ejemplo, impresos franciscanos y carmelitas, de los conventos de San Pedro y San Pablo, de Calimaya, Santa María Asunción, de Toluca, San Juan Bautista, de Metepec, y del convento de San Miguel Arcángel, en Zinacantepec.

De acuerdo con la directora de este museo, Andrea Zelaya Freyman, quien además es pintora, la biblioteca cuenta con más de 4 mil 500 libros que tratan temas de literatura, filosofía, concilios, escritos en latín y español antiguo; siendo el más antiguo de 1512.
 
“La biblioteca no está abierta al público por temas de conservación, pero si algún investigador o alumno quiere venir a conocerla, pueden acercarse directamente con nosotros en el Museo Virreinal y nosotros les daremos las facilidades para que puedan tener acceso a ella” dijo Zelaya Freyman.
 
La visita al lugar puede ser harto complaciente pues muestra también el estilo de vida que tenían los franciscanos en este inmueble, así como el arte religioso de la época virreinal. El museo cuenta con espacios como el atrio, la capilla abierta, el claustro bajo y alto, la sala de profundis, anterrefectorio y refectorio, alacena, cocina, despensa, pasillo ambulatorio, dos celdas normales y una principal, biblioteca, sala de virreyes, corredor de claustro alto, celda de oración o sala de capítulos.
 
Digna de mención es su pila bautismal, labrada por manos indígenas, en un bloque monolítico de color gris en forma de un gran copón o taza cilíndrica. Esta pieza posee un estilo llamado “Tequitqui”, resultado de la actividad cultural promovida por los frailes, con la talla en relieve del cordón franciscano.
 
Este recinto cultural se en Avenida 16 de Septiembre. No dejen de visitar.

Deja un comentario