Elpidio Hernández


Toluca, México; 18 de febrero de 2020. México y particularmente el Estado de México viven su peor crisis de seguridad para las mujeres de la que se tenga recuerdo. En menos de un año fueron atrapados dos asesinos seriales de mujeres en la entidad, que en redes sociales fueron bautizados como los “monstruos” de Toluca y Ecatepec, respectivamente.
El caso más reciente que convulsionó al país fue el de Fátima, una menor de 7 años que fue asesinada en la Ciudad de México. Estos y otros casos han abonado para que las mujeres ya no se sientan seguras en las calles.
Hoy el 54.5 por ciento de los mexicanos creen que la violencia contra las mujeres ha aumentado; en tanto que sólo el 4 por ciento cree que ha disminuido y el 23.9 por ciento piensa que sigue igual, según la más reciente encuesta de la empresa Mitofsky.
El 69.1 por ciento de los encuestados cree que los feminicidios en el país han aumentado, el 4.5 por ciento piensa que han disminuido y el 19.9 que siguen igual. Lo cierto es que entre 2018 y 2019 los feminicidios en el país crecieron 10 por ciento, pasando de 891 en 2018 a 976 en 2019.
La mayoría de los ciudadanos, el 47.6 por ciento, tiene la percepción de que el actuar de las autoridades en el tema de los feminicidios es el mismo de siempre; en tanto que el 45.2 por ciento opinó que han puesto mayor atención.
Para el 66.8 por ciento de los encuestados por Mitofsky, las marchas pacíficas y violentas no han arrojado ningún resultado; en tanto que el 21.1 por ciento dijo que sí. El 47 por ciento de los ciudadanos rechaza las manifestaciones y sólo el 27.6 por ciento las apoya.
El 55.6 por ciento de los mexicanos apoya que las protestas feministas que luchan por la protección de las mujeres se hagan en eventos del presidente Andrés Manuel López Obrador y el 47.6 por ciento parando clases en las escuelas, en lo que no están de acuerdo los mexicanos es en vandalizar medios que no reporten bien los feminicidios, hacer paros en ciudades o pintar edificios y monumentos.

Deja un comentario